Una IU-CM del 99% (II)

6

Hugo Martínez Abarca *

Hugo-Martínez-AbarcaHace dos años publiqué un artículo titulado Una IU-CM del 99%. Eran las semanas previas a la Asamblea Regional, que iba a ser ajustadísima. En él constataba la evidencia de que “ni las opciones de cambio ni las continuistas superarán el 51 o 52%” y que “nuestro pueblo no merece una izquierda madrileña fraccionada y anclada en esas mismas formas políticas que son señaladas por la ciudadanía en todas las encuestas y que no tienen nada que ver con las que hay en el conjunto de Izquierda Unida. Tampoco tienen que ver con el 99% de una militancia que está en otras cosas: en formar piquetes, en participar en tal o cual marea o en la asamblea popular del barrio. O en todas esas cosas a la vez”.

Publicidad

Publicidad

El resultado fue muy ajustado y no fuimos capaces de generar a partir de él la unidad fraterna y combativa necesaria. Pero efectivamente existía una amplia unidad de fondo, eclipsada por las miserias internas. Hoy, ese muy mayoritario consenso en lo importante es más evidente que nunca. Ha habido unas primarias en las que el resultado ha sido mucho más contundente del esperado, además en las (innecesarias) dos urnas, la de simpatizantes y también en la de afiliados.

También hay un amplio consenso sobre las responsabilidades políticas por el caso CajaMadrid-Bankia (que siempre ha sido central en los conflictos internos de IU-CM): un consenso que surge de la Presidencia Federal de Izquierda Unida y en el que coincide el PCE, el PCM, la candidatura respaldada por la mayoría real de votantes en IU-CM, el coordinador federal Cayo Lara, el secretario general del PCE José Luis Centella, nuestros simpatizantes, el probable futuro candidato a presidente del Gobierno Alberto Garzón, el conjunto de federaciones de Izquierda Unida activistas y movimientos sociales presentes en Ganemos Madrid… Ese consenso evidencia que las responsabilidades políticas (no penales) pasan en IU-CM por la sustitución de los portavoces de los grupos institucionales Gregorio Gordo y Ángel Pérez. Tan amplio consenso sólo es roto por una parte de IU-CM que se resiste a dar los pasos mínimos para situar a IU con la cabeza alta tras los evidentes errores históricos cometidos en un pasado que hay que mostrar superado. Es real que prácticamente todos lo hemos superado porque lo rechazamos entonces y ahora.

Todo ello, además, impulsado por el caudal de ilusión y fuerza que suponen los 8.000 simpatizantes que hicieron suya la causa de IU-CM, lo que sitúa a nuestra organización como un referente del cambio que mucha gente sigue esperando pese a todos los obstáculos y las sospechas que se vertieron sobre los simpatizantes.

Ese bloqueo ejercido por una minoría contestada en las urnas de IU-CM y por todos esos relevantes actores es el que pone en jaque a una organización que, por otra parte, ya tenía dificultades propias. En ese sentido escribía aquel artículo de 2012: una IU-CM del 99% porque en Madrid el bloqueo de IU lo impone un pequeño núcleo (que no va más allá de unas pocas decenas de personas sobre los 5.000 afiliados de IU-CM) que está demostrando una lealtad inmensa hacia sí misma caiga lo que caiga y aunque ello suponga un colapso político capaz de arrastrar a IU-CM, al conjunto de IU y a cada una de sus federaciones a pocos meses de las elecciones municipales, autonómicas y generales. Y para mayor gravedad, este bloqueo se produce al borde del año en el que estamos en disposición de cambiar el país por el probable fin institucional del bipartidismo, y tal cambio será muchísimo peor si las gentes y las propuestas de Izquierda Unida no tienen un protagonismo sustantivo en él.

Desde la última semana de la campaña de las primarias y hasta ahora es creciente el enroque de ese pequeño núcleo para hacer inviable toda salida digna y leal con nuestra organización. Desde la campaña de infamias contra la candidata de la organización, pasando por la torpe vulneración del reglamento de primarias para segregar urnas hasta hacer como que no pasa nada si el coordinador regional dimite y negarse a acatar las decisiones de la presidencia federal de IU, dando por zanjado el caso CajaMadrid-Bankia sin que pase nada. La contundente voluntad de impedir acuerdos que hagan viable una salida política que nos ponga en campaña para arrebatar Madrid a la mafia caciquil que la lleva saqueando tantos años llevó finalmente a la imposibilidad de celebrar la presidencia regional del 16 de diciembre.

Es inaceptable que un pequeño núcleo, que tras las primarias ya no puede siquiera autodenominarse “mayoría de IU-CM” ponga en jaque a toda Izquierda Unida, a IU-CM, y deteriore las posibilidades de cambios históricos que se abren para nuestro pueblo. Y lo que es inaceptable no se puede aceptar. Tenemos la responsabilidad histórica de ser actores del cambio, de no permitir el lastre que supone que unas pocas personas, felizmente apartadas de IU, se aprovecharan de las siglas para forrarse con tarjetas black tras haber participado en el saqueo de CajaMadrid y que su pequeño entorno impida que se ponga a Izquierda Unida a la altura que reclama toda Izquierda Unida. Es hora de dar respuestas que sean capaces de entender nuestros vecinos y poner a IU en marcha impulsando al cambio en el país, junto a tanta gente que está esperando con impresionante paciencia que les dejemos acompañarnos en la transformación de nuestras ciudades, comunidades y de nuestro país.

(*) Hugo Martínez Abarca es miembro del Consejo Político Federal de Izquierda Unida y autor del blog Quien mucho abarca.
6 Comments
  1. josé ramón biescas ferrer says

    Qué bonito sería todo, y qué sencillo de resolver, si fuera como Hugo Martínez lo plantea.
    Nos vuelve a contar la situación de un mundo de buenos y malos en la que todo le encaja, aunque haya que soltar unas mentirillas y ampararse en algunos olvidos.
    Es mentira que en la antigua dirección de IU se nadara entre las tarjetas black, y hacerse eco de esas afirmaciones es hacer un flaco favor a IU y a la realidad. Edy Sánchez reaccionó como se debía hacer.
    Me cuento entre los llamados militantes de base que llevan años trabajando y lo que ocurre es que he visto muchas veces como se quiere borrar «lo viejo» para «partir de cero» y así borrar también los errores de lo que encarnan «lo nuevo». Ya se que esos términos han sido usados por grandes revolucionarios para hacer revoluciones maravillosas. Pero yo, no creo en ellos. Creo en el trabajo diario y en los cambios continuos, hechos sobre el aprendizaje colectivo de los errores anteriores.
    Para mi, hay un peligroso olvido en tus análisis. En el último año, hemos podido presenciar el intento de linchamiento de ex-alcalde de Rivas, Pepe Masa. Solo puede entenderse dentro de la búsqueda del poder, porque no se ha incorporado ningún cambio en su política municipal. Solo, «lo nuevo» contra «lo viejo». Después, el anatema para todo y todos que se opongan a lo nuevo.
    Me da mucho miedo ampararse en las inmensas nuevas mayorías que argumentas para pedir las adhesiones totales.
    Ustedes, la mayor parte de «los nuevos», han crecido a la sombra de «los viejos» y eso jode personalmente. Aunque se haya estado cobrando un sueldo desde el primer día que han aparecido en el trabajo político. Me da la impresión de que quieren que el fuego purificador les deje prístinos, para liberarse de sus propios errores.
    Les diré aquello de «me vencerán, pero no me convencerán».
    Atentamente
    José Ramón Biescas

  2. Paco Gutíerrez says
  3. Hasta la Victoria says

    Dejaros ya de lo nuevo y lo viejo. Han pasado muchas cosas desde la última Asamblea Regional en la que fue elegido Edy. Si ha dimitido no creeis que hay que consultar a los militantes? Basta ya, convocar unas primarias para elegir a un nuevo secretario general y una nueva ejecutica. Si tan seguro estais de que vais a ganar ¿a que estais esperando?

  4. Luis says

    De acuerdo con el comentario de José Ramón. El relato facilón de Hugo recuerda demasiado a las historietas de los guardias rojos en China o de quienes quieren hacer carrera en cualquier empresa: » quitemos de en medio a los que impiden nuestro ascenso en el escalafón».
    Tras toda la perorata de «el 99% de buenos contra el 1% de malos», porcentajes a todas luces inventados al efecto, solo se esconde una llamada a que «alguien» (a quien ya le llegará su hora) allane de una vez el camino de los aspirantes a pequeño timonel, con alguna de esas medidas burocráticas de infausto recuerdo en la izquierda, ¿una gestora?, ¿disolver IUCM?, que sin duda solo traería un profundo cataclismo para la única organización de IU que ha logrado siempre mantener la representación en el Congreso de los Diputados en las coyunturas más desfavorables.

    ¿Sueña Hugo con esa IU de Madrid, debilitada sí, pero en la que al fin solo manden él y las personas que provocaron con mentiras, conspiraciones y calumnias la dimisión del Alcalde de Rivas?.
    Pues sepa que el suyo es simplemente un sueño corporativo más, pero con efectos destructivos para IU.

  5. plomi says

    A qué cambios y de qué lealtades habla. A trabajar desde IU para otra organización. Mirén, a los que piensan como usted y que socaban la fuerza de IU, la lealtad hubiera estado en reformar y mejorar esta organización sin recibir las monedas a cambio que por cierto no eran de Plata.

Leave A Reply

Your email address will not be published.