Grecia claudica y se humilla

Alejandro_InurrietaProbablemente hoy sea uno de los días más tristes para la democracia europea, y especialmente para el conjunto de instituciones del conjunto de la UE. No por esperado, el acuerdo que han firmado el conjunto del Eurogrupo y Grecia deja absolutamente sin funciones al gobierno griego y despoja de toda representatividad a los electores helenos que en seis meses habían votado a un gobierno con un programa diametralmente opuesto al que se va a implementar y, finalmente, en un referéndum que se ha demostrado un autentico engaño.

La realidad griega ha dejado al trasluz el enorme desprecio, que se podría tachar incluso de xenofobia, hacia la población y el propio gobierno griego por parte de una parte importante de los negociadores alemanes, pero también fineses, austriacos o eslovenos. En esencia, no se estaba negociando sobre un pacto económico, sino que había cuitas políticas que librar a raíz, especialmente del desafío que para Alemania supuso la convocatoria y posterior desenlace del referéndum sobre la propuesta de la Troika y el FMI.

En estos momentos resulta estéril hacer un análisis económico de lo que suponen las propuestas que incluye el acuerdo de Grecia con la Troika. Así mismo es irrelevante si este acuerdo es más o menos duro que el anterior, ya que hay que partir de una máxima que es que el país heleno está quebrado. La situación económica, pero especialmente la financiera, constituye un caso de suspensión de pagos. El problema de Grecia no es tanto tener mucha deuda, que también, claro, sino que su actividad productiva no tiene, ni va a tener, el músculo suficiente como para poder pagarla. Tras un lustro largo sumida en un agujero sin salida, el país heleno tiene más deuda que antes, menos PIB, menos empleo y mucha más pobreza.

Publicidad

La incertidumbre sobre el futuro de la economía griega deviene de unas cifras demoledoras. Desde 2010 el PIB griego se ha despeñado más de un 25%. La tasa de paro se acerca peligrosamente al 30% (29,2%) y entre los menores de 25 años se dispara hasta el 56%. Los ingresos medios anuales de los ciudadanos se han desplomado un tercio y las pensiones se han recortado con recurrencia. El país lleva en deflación desde febrero (sólo por eso subió el PIB en el tercer trimestre, un 0,7%). Además la producción industrial, ya de por sí escasa en este país, se ha hundido un 30%.

La historia económica reciente de Grecia es la de un país ahogado por un endeudamiento sobrevenido e inducido por la banca internacional y organismos multilaterales que insistieron en seguir acumulando deuda, cuando las señales económicas ya eran de prácticamente bancarrota. Los tímidos repuntes del PIB en 2014, utilizados políticamente para justificar que las políticas de la Troika ya habían logrado enderezar el país, no fueron más que impulsos estadísticos compensados tras un brusca caída acumulada del PIB de más del 25% en 5 años.

El endeudamiento heleno ascenderá este año, según las previsiones de la Comisión Europea, a un estratosférico 175,5% del PIB, frente al 96,4% en el caso español. Es decir, prácticamente el doble. Y es que Grecia, como admiten todos los informes de los servicios de estudios privados, nunca podrá pagar su deuda pública (a ella hay que sumar la privada). Entre otras cosas porque depende casi exclusivamente del exterior para poder financiarla por ausencia de ahorro interno (en esto sí se parece a España). Su deuda exterior neta (Posición de Inversión Internacional) supera ampliamente el 90% del PIB (cerca del 100% en el caso de España). Expresado en otros términos. Grecia tiene que negociar su futuro bajo la inspección permanente de la troika (FMI, BCE y Comisión Europea), por lo que esa sensación de pérdida de soberanía es la que corroe las instituciones griegas tradicionales y a la sociedad en general.

Una derivada peligrosa de esta depresión de Grecia es que los países que la sostienen se juegan también unas suculentas pérdidas en caso de quiebra total. La deuda pública griega asciende a 315.509 millones de euros, lo que equivale al 176% del PIB (en 2010 era del 130%). El 68% de esa cantidad, 215.800 millones, está en manos de los socios europeos y el FMI. Esos adeudos tienen un vencimiento medio de 25,2 años y un interés medio del 2,4%. Además, el Banco Central de Grecia tiene una deuda de 41.700 millones con el BCE. Por tanto, los acreedores públicos copan nada menos que el 81% de la enorme deuda helena (257.500 millones, en total). Para que Grecia pudiese pagar la deuda íntegramente, el PIB debería elevarse al 4% al menos durante algo más de una década sin interrupción y los intereses de la deuda, bajar al 2% o menos sobre el PIB. Un escenario harto improbable.

A pesar de este panorama, la negociación de la troika ha sido implacable, dura y sin concesiones, sabiendo que un paso atrás podría suponer un relanzamiento de las posiciones políticas, pero también económicas, que indican que solo con una quita ordenada y coordinada de deuda aliviaría el panorama tan sombrío que se cierne sobre la economía del sur de Europa.

El resultado del pacto implica desmantelar y privatizar lo poco que queda de valor de Grecia, unos 50.000 millones de euros, incluidos los bancos, patrimonio que será gestionado directamente por la Troika para poder repagar a los acreedores y capitalizar la maltrecha banca griega. Las pensiones caerán a plomo, se subirá el IVA para los sectores más desfavorecidos y a los pocos sectores con futuro, como el turismo, y se eliminarán todas las medidas de gasto que el gobierno griego haya implementado desde enero, especialmente lo relativo a paliar la pobreza energética y la contratación de funcionarios. Este conjunto de medidas tendrá el efecto contrario al pretendido, y se tardará mucho más en poder recuperar la deuda.

El hundimiento del PIB griego, acrecentado por el corralito, servirá para poder satisfacer, y poder comprar a precios de saldo, buena parte de lo privatizable y que, sin duda, beneficiará a las empresas alemanas y algunos de los países que más ha ayudado a hundir y humillar al pueblo griego con este episodio.

Queda una gran parte de culpa al propio gobierno griego que, escondido tras su coraza de intelectualidad y origen nada humilde en muchos casos, ha jugado con la ilusión y confianza de un pueblo que, al margen de una actitud displicente con la economía sumergida y el fraude fiscal, sí había depositado en Syriza un gran caudal de crédito para restaurar lo que los anteriores partidos hegemónicos habían esquilmado y robado. Esto, junto a la imposibilidad de aplicar la democracia al mundo actual, dada la preponderancia de la economía financiera, configura un panorama desolador para el conjunto de la UE y el euro.

Al margen de consideraciones económicas, y de quién ha ganado o ha perdido, lo verdaderamente triste y grave es que, desde hoy, la UE y el euro ya no gozan de inmunidad e irreversibilidad como se nos había contado. A lo largo de estos meses, y especialmente en la última noche, se ha plasmado por escrito la posibilidad de salir, temporalmente, del euro, incluso sin legislación sobre ello. Esto da muestra del matonismo con que Alemania ha tratado al gobierno griego y la absoluta falta de confianza en el propio ejecutivo, por lo que ya nada será igual. Podemos estar escribiendo, el fin de una era, como así lo han apuntado incluso desde Francia.

La presión que están ejerciendo los grupos fascistas que en algunos países cogobiernan o dan su apoyo, como en Finlandia o Dinamarca, para que sus países se salgan del euro o dinamiten la propia UE, como preconiza Le Pen en Francia, dibuja un escenario dantesco, máxime si se cumple que Le Pen pueda gobernar en Francia o que UK se salga de la UE. Todo ello sería suficiente para que no se desborde la euforia que tantos muestran hoy con la humillación recibida por Grecia. Mañana seremos nosotros. Atentos y cuidado con la Alhambra o la mezquita de Córdoba. Hoy las empresas alemanas ya han incorporado a su activo parte del inmovilizado griego. El efecto neto será, sin duda, muy beneficioso para todos los acreedores. Pero nada será igual políticamente en el seno de la UE.

(*) Alejandro Inurrieta es economista y director de Inurrieta Consultoría Integral.