El club de la comedia

portada_ABC_rey
Portada de' 'ABC' el pasado viernes.

La familia del humor ibérico está viviendo unos días de enorme intensidad emocional. Y no solo por el retorno a la programación televisiva de 'El club de la comedia', que acaba de arrancar nueva temporada en La Sexta, sino por las altas y bajas que han sacudido el mundo del gracejo, la chanza y el chascarrillo: nos ha dejado Manolo de Vega, un clásico del chiste atemporal, y nos hemos reencontrado con el mejor Bieito Rubido, director de ABC y auténtico amo del humor periodístico. A de Vega se lo han llevado problemas relacionados con la diabetes. A Rubido nos lo ha traído el irreversible deterioro del periodismo español.

"Independentistas y extrema izquierda urden un plan para derrocar al rey", rezaba la portada del ABC del pasado viernes. Rubido en estado puro. Faemino y Cansado son los reyes del surrealismo, Eugenio reinaba desde el taburete de cabaret, José Mota es el señor de la pantalla... y Rubido es el puto amo de la manipulación alarmista y la mentira descacharrante. Estrella indiscutible del club de la comedia mediático, seguido muy de cerca por el no menos hilarante Francisco Marhuenda, otro cachondo de cuidado, el bueno de Rubido tiene una faceta gloriosa que no debemos olvidar: además de un portadista enorme, digno de El Jueves o Mongolia, es un monologuista de primera.

Publicidad

Hace solo unos meses Rubido pisaba, como cabeza de cartel, el escenario del Foro de la Nueva Comunicación, y ante un público predispuesto a la carcajada tan exigente como el presidente del Congreso, Jesús Posada, el aún presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, o su recambio Cristina Cifuentes, hizo una demostración de talento solo al alcance de los más grandes. Estuvo sembrado: "El buen periodismo sigue hoy bajo las cabeceras de las grandes marcas", dijo ante el delirio de un auditorio que, entregado, se rompía las manos aplaudiendo. Viniéndose claramente arriba, y sin duda aludiendo al estilo que marcan portadas como la del pasado viernes, Rubido puso en valor "el periodismo de siempre" y defendió las cabeceras clásicas, "que son las que dan las exclusivas, las únicas que de verdad respetan el Estado de Derecho y que son la conciencia crítica de poder".

Las cabeceras clásicas son las únicas que de verdad respetan el Estado de Derecho. La conciencia crítica del poder. ¡Supera eso, Lenny Bruce! ¡Ríndete ante el talento de Bieito, mediocre Groucho! La portada del pasado viernes, con ABC advirtiendo al país de un plan de independentistas y extrema izquierda para derrocar al rey, justo el día en que Felipe VI recibía a Artur Mas, es histórica. Y debería conservarse en las hemerotecas y facultades de periodismo junto a las que publicó El Mundo sobre el 11-M.

En Intereconomía, otro santuario del humor, llamaron por teléfono a Rubido para que les comentase detalles sobre tan soberbia portada. Y el monologuista favorito de la derecha habló de información contrastada, de datos irrefutables, de fuentes de la máxima solvencia. Tronchante. Este tipo es el rey de la comedia.