El saqueo de Telemadrid

7
cinco_periodistas_telemadrid
De izda. a dcha,, Hermann Tertscht, Fernando Sánchez Dragó, Cristina Tárrega, Ernesto Sáenz de Buruaga y Melchor Miralles. / Fotos: Telemadrid, RTVE, Efe y Wikipedia

La gente es muy buena. O muy tonta. Me refiero a toda esa gente que se ha echado las manos a la cabeza al enterarse de que Telemadrid no solo es una televisión autonómica tendenciosa y de mala calidad, sino que además ha derrochado durante años el dinero de los madrileños, repartiéndolo entre los amiguetes de la cuerda de los políticos al frente de la Comunidad. Es decir, de la cuerda de Esperanza Aguirre. Sánchez Dragó cobró 2,8 millones de euros entre 2004 y 2009. Ernesto Sáenz de Buruaga, 971.000 euros, a razón de 4.500 por programa. Hermann Tertsch, un millón de euros: por cada intervención de dos minutos en Diario de la noche percibía 500 euros, y estuvo cinco años en ese programa. Melchor Miralles, 2,8 millones de euros. José Luis Garci, 17 millones de euros para su película Sangre de mayo. Cristina Tárrega, 765.000 euros. Y añada a estas cifras los sueldos de todos los mamporreros que, durante años y bajo la denominación de “periodistas”, convirtieron los informativos en un instrumento de propaganda de Aguirre.

Publicidad

Pagar tan importantes cantidades de dinero en personajes tan solventes y contrastados como un eyaculador interior, una locutora calentorra, un cineasta decrépito o unos periodistas tendenciosos fue un éxito. Los resultados de la inversión estuvieron a la altura de la suma empleada: desde la llegada de Esperanza Aguirre a la presidencia de la Comunidad madrileña la audiencia no dejó de caer, derrumbándose desde el 17% del 2004 al 4% actual. Es decir, que no solo se tiró el dinero, sino que se hundió la cadena. La televisión de los madrileños se convirtió en un instrumento de propaganda de Aguirre y en un chollo para sus amigos. Para los madrileños ha sido una ruina.

"Alfonso, ¿Por qué hay tantos rojos en Telemadrid?", preguntó Esperanza Aguirre a Alfonso García, ex director de Informativos de la cadena pública, al poco tiempo de tomar las riendas de la Comunidad.

No nos llevemos las manos a la cabeza. No seamos, además de idiotas, hipócritas. Ha pasado más de una década desde que Aguirre, la política que descubrió la trama Gürtel, el único ser humano capaz de dimitir a medias, llegó a la Comunidad y comenzó a hundir Telemadrid. Muchos trabajadores han sido ninguneados, despreciados, apartados o directamente expulsados. El ERE afecto a 861 trabajadores. Se creó una redacción de informativos paralela. Algunos protestaron. Otros se reciclaron. En ningún caso se puede hablar de oscuridad: todas las fechorías se han realizado de día, en horario laboral, ante la indiferencia de la dirección del Partido Popular, la ineficacia de la oposición y la complicidad de algunos medios de comunicación. Los madrileños quedaron convertidos en meros espectadores que, anonadados, veían impasibles cómo se adulteraba y se desvalijaba su televisión. La televisión que seguían pagando.

Telemadrid ha sido durante más de una década, y en las narices de los madrileños, el ejemplo perfecto de cómo se manipula, se corrompe, se saquea y finalmente se destruye un bien público. No es un hospital, no es un colegio, es solo una televisión. Un medio de comunicación muy importante, puesto que podía haber ofrecido a los madrileños información independiente y entretenimiento de calidad. Y la han inutilizado y saqueado delante de nuestras narices.

7 Comments
  1. Mecacholo says

    Los madrileños, las madrileñas, son los verdaderos responsables de lo que ha pasado: siguen apoyando con su voto a esta panda de chorizos. Tenemos lo que nos merecemos, por desgracia.

  2. Nick nolte el nota says

    Así son «los liberales» y «los emprendores» españoles. Mamando de la teta pública, sea legalmente con contratos millonarios, o robando a dos manos con comisiones o pelotazos inmobiliarios. Y lo de los fondos buitres que están comprando a precio de saldo vivienda de protección oficial, es más escandaloso que todas las desamortizaciones del siglo XIX juntas. Roban a los pobres para darselo a los ricos. !Esta etapa de la historia de españa es detestable!!!Ni liberales ni emprendedores, España tierra de ladrones !!

  3. Sigan así says

    Parece ser que nunca aprendemos, la clase política ya lleva mucho tiempo riéndose de los que van a depositar su voto en las urnas cuando a ellos se les antoja.

    Y claro cuando se ha votado y salen los resultados, ellos empiezan a manipular los referidos votos a su antojo, haciendo pactos sin contar con los votantes y solo para captar el sillón y estar como mínimo una legislatura, cobrando esos sueldos astronómicos y si dicen algunos colectivos que dimitan, ellos y ellas dicen que ‘a mí me han votado’.

    Así que sigan Ustedes votando, que ellos seguirán riéndose de los que votan, y los votantes seguirán dándose cuenta que les están engañando.

    Como dicen personas inteligentes:
    ¡¡¡TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS Y SEGUIMOS SIN DESPERTAR!!!

  4. Josu says

    ¡División de poderes ya! Mucho se habla del poder ejecutivo, del legislativo y del judicial, pero poco del poder financiero y del poder de los medios de comunicación. El poder económico y financiero hipoteca a la democracia y el resto de poderes se subordina a este… El mejor ejemplo, los cuatro años de desgobierno del pp, fiel servidor de los grandes lobbyes, incluida la Santa madre iglesia.

  5. Piedra says

    Chorizos, fachosos, corruptos. Laguarri y sus mariachis se han forrado dejando más de ochocientos trabajadores en paro. Eso sí que es antisistema. ¡Podridos, borrachos, cabrones!

  6. Camino a Gaia says

    En qué consiste si no el adelgazamiento del estado, sino en un eufemismo del saqueo

Leave A Reply

Your email address will not be published.