CUARTOPODER | Publicado: - Actualizado: 16/5/2017 01:00

Hugo Martínez Abarca *

Hugo-Martínez-AbarcaA la salida de la reunión a tres, José Manuel Villegas, en nombre de Ciudadanos, explicó la situación: “Con las actuales propuestas de Podemos, un acuerdo es inviable e imposible a día de hoy. Vamos a llamar a Podemos a rectificar y la única posibilidad es que apoyen el pacto de PSOE y Ciudadanos porque creemos que mejora la vida de los españoles”. Por el PSOE comparecía Antonio Hernando y confirmaba que el pacto PSOE y Ciudadanos seguía vigente. El PSOE proponía un acuerdo a tres siempre de la mano de quien acababa de dejar claro que el acuerdo a tres era imposible.

Es la lógica interpretativa del dúo PSOE-Ciudadanos en el paripé de negociación de ambos con Podemos. El PSOE hace como que quiere llegar a un acuerdo con Podemos (poli bueno) mientras Ciudadanos lo bloquea (poli malo) pero con el PSOE diciendo que no hará nada que no cuente con el visto bueno de Ciudadanos. Así las cosas, Podemos tendría la opción de rendirse y regalar sus votos, como pide la tertuliada y la prensa de orden. Ciudadanos dejó claro que del acuerdo no se mueve ni una coma y el PSOE que no piensa dar un paso sin el permiso de Ciudadanos. O Podemos se suicida entregándose incondicionalmente o esa vía es imposible.

Lo curioso es cómo aplican el reparto de papeles al dirigirse al PP. Ciudadanos (ahora convertido en poli bueno) le pide que dialoguen, que lleguen a un acuerdo mientras el PSOE (malísimo policía para la ocasión) sigue anunciándole que no tiene nada que hablar. Y Ciudadanos, por supuesto, se lo dice al PP de la mano del PSOE, por lo que la propuesta al PP es (al menos hasta este momento) que vote incondicionalmente la investidura de Pedro Sánchez.

Hay dos importantes diferencias respecto del juego con Podemos. La primera es que Rajoy, a diferencia de Pablo Iglesias, no ha movido un músculo por proponer ni intentar acuerdos de gobierno concretos. La segunda, que si se rompiera el acuerdo PSOE-Ciudadanos, un supuesto acuerdo PP-Ciudadanos no sumaría en ningún caso los votos necesarios para una investidura con la oposición del PSOE mientras que el acuerdo que propone Podemos al PSOE sí podría sumar los votos suficientes, por mucho que Ciudadanos se opusiera.

En todo caso, el juego teatral que PSOE y Ciudadanos dirigen a Podemos y PP es el mismo: hacer como que uno tiene voluntad de acuerdo pero que como el otro se niega, tal acuerdo consiste en entregar los votos sin ninguna condición, como si la ciudadanía hubiera dado esos cinco y siete millones de votos respectivamente a Podemos y PP por error, queriendo en realidad que los recogieran el PSOE o Ciudadanos.

Con su anuncio de consulta interna, Podemos ha demostrado que no va a ceder al chantaje del trágala regado de editoriales, tertulias y encuestas aliñados con el más turbio funcionamiento de la cloaca del Ministerio de Interior; que se puede dialogar, negociar y llegar a un acuerdo pero que nadie puede esperar una rendición incondicional.

Por parte del PP tampoco parece posible que convenzan a Rajoy de que se entregue porque sí. Rajoy no ha movido un músculo por ser presidente del gobierno, no ya desde el 20J sino desde que en 2003 Aznar le designó por ser el más dócil de los posibles delfines. Pero de ahí a pedirle que sí mueva un músculo para desalojar la Moncloa entregando sus votos para ello es quizás excesivo.

La experiencia catalana nos demuestra que no se puede dar por hecho que vaya a haber elecciones hasta que haya pasado formalmente el plazo. Y estos meses nos enseñan que el teatral e infantil intento del PSOE y Ciudadanos de forzar el suicidio de Podemos o PP ha fracasado. Es obvio incluso para quien tenga una opinión excelente del acuerdo PSOE-Ciudadanos, que no es viable que este acuerdo vertebre una investidura.

El País, que siempre hay que leer atentamente para saber qué se piensa donde aún se manda, ha apuntado en sus portadas la posibilidad de una gran coalición PP-PSOE (asistida por Ciudadanos) que pase por apartar a Rajoy y Sánchez de primera línea. Les da tiempo, aunque parece claro que estos meses Rajoy y Sánchez han mostrado que su prioridad absoluta era mantenerse al frente de sus partidos, tuviera ello las consecuencias que tuviera. Obviamente una operación así permitiría consolidar las políticas del saqueo.

Queda la otra opción, la que ha estado sobre la mesa desde que la propuso Pablo Iglesias, la que parecía defender Pedro Sánchez cuando amagó con rebelarse ante Susana Díaz y viajó a Portugal pero que dinamitó al atarse a Ciudadanos. Ya sabe que Podemos no va a rendirse a un acuerdo como el que ha firmado con Albert Rivera y esta semana comprobará que, frente a la propaganda, la negativa a rendirse tiende a la unanimidad en Podemos.

Cualquiera de las opciones posibles (elecciones, gran coalición o gobierno de cambio) pasan por lo que haga el PSOE: mantenerse atado a Ciudadanos, entregarse también al PP o alcanzar un acuerdo con los partidos de cambio real. Lo que falta no es tiempo sino autonomía del PSOE.

(*) Hugo Martínez Abarca es diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid y autor del blog Quien mucho abarca.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend