Profecías del apocalipsis

5

Miguel_Sánchez_OstizTras los repetidos anuncios de apocalipsis a nivel planetario que trae la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, he llegado a pensar que los profetas apocalípticos desean que caiga sobre su cabeza un diluvio de fuego a la medida de Sodoma, o mejor, sobre cabeza ajena, como hasta ahora, para seguir disfrutando del espectáculo de un mundo que se hace añicos. Saben lo que va a pasar y tal vez por eso hacen un caso relativo o ninguno a lo que está pasando en su propia casa, aquí y ahora, ayer y mañana. Yo no sé si la democracia está en peligro porque gracias a ella ha ganado Trump, pero no es el primer caso de un tonto malévolo que se hace con el poder a través de las urnas.

De Trump no sé nada, lo mismo que de otros mucho asuntos, pero he asistido como todo el mundo a un rosario de patochadas, más propias del Capitano Spavento della Valle Inferna que de un amo del mundo, aunque ambos coincidan tan a menudo que no sabemos si no son la misma cosa: matasietes, guapetones, camorristas... y caballeros de industria. Ignoro lo que va a pasar en el futuro. La adivinación del porvenir no es mi fuerte. Pero visto desde la perspectiva de las hemerotecas, los Estados Unidos llevan décadas haciendo lo que les da la gana dentro y sobre todo fuera de sus fronteras. Recuerdo el chiste que corría por Bolivia: "¿A que no sabes porque no hay golpes de Estado en Estados Unidos?". Respuesta: "Porque no tienen embajada norteamericana".

Las dejaciones de la soberanía nacional respecto a las actividades policiales norteamericanas son constantes y flagrantes, así que lo que pueda hacer o dejar de hacer Trump me parecerá un suma y sigue en el mundo de los tartufos y las engañifas. ¿Son peligrosas las amenazas de Trump? Cierto, pero no más que las prácticas políticas y policiales, al amparo de la democracia y de un sistema de libertades que a poco que te informes hace aguas por todas partes y es más publicidad que otra cosa: lo dice Trump y lo dicen sus detractores, como Chomsky. ¿Efecto Trump en las manifestaciones de racismo violento? ¡Ah, qué novedad! ¿Así que las de ayer no eran de efecto Trump?

¿Es obligatorio rasgarse las vestiduras? Pues parece ser que sí porque si no lo haces, sea cual sea el motivo, te echan a las tinieblas exteriores, y pasas por populista y cómplice de la ETA, como mínimo. Está visto que hay que acatar las consignas difundidas por un sistema de información ya muy podrido a origen, tanto que hasta parece prudente desinformarse, no ya como un objetivo intelectual, sino por cuestión de salud mental, de salud a secas, o buscar otras fuentes de información que no sean los medios de comunicación. ¿En manos en realidad de quién, de qué? Vuelve el doctor Francisco Sánchez, el Escéptico, con su Que nada se sabe (o muy poco). El escepticismo está mal visto en este mundo de adhesiones sectarias y partidistas, de venid y vamos todos, de picotas, bullas, pellas y banderines de enganche abiertos como boca de loco en cada esquina. El que disiente es un sospechoso y susceptible de acoso y derribo mediático. Confundir la justicia con la legalidad y esta con el ejercicio de la fuerza es ya una práctica social, una «forma de pensar» y solo eso.

Llama la atención la sumisión a las consignas, a la opinión pública creada ad hoc, a la autoridad jamás puesta en tela de juicio y a los estados de opinión hechos artículos de fe. Los medios de comunicación son órdenes del día cuarteleras, doctrinarios boletines de obispado. No hay lugar para la duda.

Trump va a traer el fascismo o el nazismo o el populismo, pero aquí mismo se está fabricando un proceso político retorciendo los hechos de manera abusiva como sucede en el caso de la pelea de Alsasua: silencio de medios de comunicación (o complacencia acrítica y linchamiento desvergonzados) y silencio de juristas que admiten actuaciones jurídicas impropias de un Estado de derecho y actuaciones de unos tribunales, como la Audiencia Nacional, que se parecen demasiado a tribunales de excepción, como el extinto de Orden Público, sustraídos a la menor crítica. Hay informes de la Policía Foral de Navarra y de la Guardia Civil que contradicen la actual lectura político-judicial de los hechos de Alsasua... no cuentan. No he leído a nadie decir que el primer auto de la Audiencia da falsedades como hechos no ya probados, sino del dominio público que no necesitan pruebas, como es el atribuir a los encausados el uso de un falso emblema "habitual" de ETA. Al auto me remito: es un dislate. Eso, a mi juicio, lo dice todo acerca de la rectitud de intención de quien actúa. La detención y encarcelamiento de personas que se habían presentado a declarar no es desproporcionada, claro, sino algo natural, rutinario, ¿no? A eso se le llama perversión jurídica, pero no, aquí lo que cuenta es la demagogia de Trump, la expulsión de inmigrantes con antecedentes, qué barbaridad, cuando voces autorizadas señalan como "infiernos" a los CIES, donde no han podido entrar con intención de inspección cargos electos, convertidos en lugares sustraídos a un control público independiente de lo puramente policíaco, de la devoluciones en caliente ni palabra, los muertos de Ceuta son agua pasada (por la depuradora política), señalar las acusaciones y peticiones basadas en montajes policiales es denigrar a las víctimas del terrorismo, que la violencia y el encono estén en el aire eso no le preocupa a nadie, tampoco que la independencia judicial esté más que puesta en duda por organismos internacionales a los que está adherida España, nada, todos somos Abel, justos... y todo, en su conjunto, es demagogia y populismo, bolivarismo y aberchalismo etarroide, podemismo... De aquí a los autillos de fe, un paso.

(*) Miguel Sánchez-Ostiz es escritor y autor del blog Vivir de buena gana
5 Comments
  1. juanjo says

    ETA fue una organización político criminal, algunos, y tal vez muchos, de sus esbirros, con el apoyo de una montonera de vascos ocupan hoy puestos políticos importantes y bien pagados.

    Lo cual nos jode un montón a casi todos los que conocimos algunas de las personas asesinadas por ETA
    ..
    Pero jode mucho más qe un montón de sujetos (no me parece adecuado llamarles personas) les hayan votados como representantes suyos.
    … Y mucho más aún cuando cualquier menda aprovecha sus dispositivos periodísticos para echar un cable a los asesinos o a
    sus continuadores y defensores
    ..
    Y mucho más, los que estando de acuerdo con la LEY DE MEMORIA HISTÓRICA, no exigen su aplicación
    contundente y precisa a los asesinos etarras y sus protectores, sean de Alsasua o de Euzkadi Buru Batzar

  2. Peru says

    Perfecto el artículo, va a ser que el problema de esta España sea Trump y no el despropósito de un sistema el que viene desde el 78 que hace cosas que ni en los USA se atreveríanos.

  3. richi says

    Mu bueno el articulo, ya te van preparando la acusación de enaltecimiento al terrorismo y colaboración con banda armada… no sabes que solo existen sus argumentos, sus intereses y sus víctimas? no somos un estado de derecho, somos un estado de derechas !

  4. juanjo says

    ¡Ah! y jode mucho (muchísimo más) que gente del PCE o IU colaboren y sean amigos de los asesinos, los amigos de los asesinos o los votantes de los asesinos JOSE LUIS LÓPEZ LACALLE.
    ….
    Y, por cierto, sería mucho más edificante y mucho más de izquierdas ayudar a atrapar a los 200 asesinos que aún andan sueltos,
    ..
    y de los cuales, alguno hasta puede ser que sea diputado y hasta haya que remdirlo honores.

  5. juanjo says

    ACLARACIÓN: ….De los asesinos de José Luis Lopez Lacalle,

Leave A Reply

Your email address will not be published.