Corta y pega

51
El alcalde de Alcorcón (Madrid), David Pérez. / Efe
El alcalde de Alcorcón (Madrid), David Pérez. / Efe

Hemos perdido el control. La culpa es de las prisas, que nos han robado la vida lenta, que es la vida verdadera, la vida reflexiva, calmada y justa. La vida que te invita a pensar, a escuchar, a ceder, a trabajar para vivir, a vivir para soñar. Las prisas nos deshumanizan. Las prisas por ganar, por epatar, por disimular, por opinar, por brillar, por apabullar, por salir en televisión. Unas prisas que nos obligan a correr, a precipitarnos, a dar codazos, a mentir, a equivocarnos. Las prisas que asesinan neuronas, que matan a políticos y periodistas, que acaban con nuestro lado profesional y, también, humano.

El corta y pega es la prisa convertida en periodismo. ¿Documentarme? ¿Salir a la calle? ¿Entrevistar a los protagonistas? ¿Parar cinco minutos para entender el conjunto, y otros diez para saber qué queremos contar, cómo queremos contarlo? ¿Contrastar los datos? Lo siento, no tengo tiempo. Corto y pego.

Publicidad

El corta y pega es acelerar la información, abaratarla y simplificarla, también menospreciarla. Para la mayoría de periodistas es un suicidio. Para algunos políticos, la excusa perfecta (o casi): ahí tiene al alcalde de Alcorcón, el tipo que hace apenas un año dijo, durante el VI Congreso Nacional de Educadores Católicos, que el feminismo es un movimiento «rancio, radical, totalitario» y las mujeres que lo defienden unas «fracasadas, amargadas y rabiosas» [ver vídeo, abajo] ¿Un miserable machista? No, para nada. Se considera una víctima del corta y pega: alguien ha realizado un «montaje» con frases «inconexas», dice el muy cínico, un corta y pega audiovisual, en lo que debería considerarse un ataque contra su persona. Asegura que “quienes no logran derrotarle en las urnas” han convertido su “alegato en defensa de la mujer frente al feminismo radical» en un ataque contra las feministas.

El alcalde machista insiste en que el corta y pega que tan hábilmente transformó por completo el contenido de sus palabras es obra de «auténticas redes de perfiles falsos creadas y dirigidas con el único fin de hacer daño desde el cobarde anonimato y la acción destructiva». El alcalde machista utiliza el nuevo periodismo para intentar justificar lo injustificable: que es un gañán misógino.

En la Cadena SER, Pepa Bueno reconoce que cortaron una frase de Pablo Iglesias sobre la “feminización de la política”. Frase capada que había cambiado el significado de la misma y que facilitó un nuevo capítulo del linchamiento del líder de Podemos, acusado ahora de machismo. Bueno asume que el titular emitido no recogía la idea principal de la reflexión de Iglesias y emite una explicación grabada por el político. Rectificar, que es reducir la velocidad, deshacer el corta y pega, asumir el error. Y hacerlo lentamente, con la cabeza alta.

Iz Yahel Platas (YouTube)