El secretario general tiene la mayor legitimidad para poder empujar al PSOE hacia el bloque del cambio

El PSOE de Pedro Sánchez, Podemos y el cambio en España

HUGO MARTÍNEZ ABARCA | Publicado:

Pedro Sánchez cambio
Pedro Sánchez en una imagen de archivo durante una ponencia ante el Pleno. / Efe

Si nos tuviéramos que atener a los antecedentes no habría lugar para la esperanza con el PSOE. Suponiendo coherencia y racionalidad a los actores en juego pensaríamos que Pedro Sánchez buscará consolidar su poder interno y lograr estabilizar el PSOE y que para ello integrará política y personalmente a sus enemigos internos: no ya por demócrata sino por inteligente e incluso por egoísta. Pensaríamos, asimismo, que Pedro Sánchez se habría dedicado estos días a tranquilizar al establishment político, empresarial y mediático y a recordarles que el PSOE lleva demasiado tiempo a su lado como para romper amarras; a solicitarles que no se preocupen, que le ayuden, que la imagen de rebelde que canta La Internacional con su pueblo era una pose para ganar. Pensaríamos, resumiendo, que Pedro Sánchez ha jugado al outsider izquierdista con la misma habilidad y objetivo que cuando jugó a ser el títere de Susana Díaz en su primera elección. Y que nada sustancial ha cambiado en un PSOE acostumbrado a ilusionar con una derrota de su aparato pero que siempre acaba con los “renovadores” renovando lo de siempre.Esto puede ser verdad, claro que sí. Cada generación de españoles tiene un Pedro Sánchez que parecía que venía a cambiar las cosas desde el PSOE y acabó entregando el país a sus poderosos.

Pero también hay factores para pensar que esta vez es más difícil que suceda lo de siempre. Por primera vez en décadas hay partidos socialdemócratas en Europa (Reino Unido, Portugal…) que han visto que la supervivencia pasa por ser una de las patas del cambio político. La quiebra interna de Pedro Sánchez con todo el aparato presente y pasado, estatal y territorial, orgánico y mediático-empresarial del PSOE es de tal calibre que la supervivencia de Pedro Sánchez pasa por una suerte de atrincheramiento junto con las bases socialistas. Y el propio Pedro Sánchez demostró en su primera época como secretario general del PSOE mucha más capacidad para perder aliados internos que para convertir a viejos enemigos en amigos.

Deberíamos dejar los pronósticos solemnes para la barra del bar: tanto quien asegure que el PSOE de Pedro Sánchez va a ser igual que el de Almunia como quien se ilusione convencido de que el PSOE por fin se va a poner firme del lado de nuestro pueblo deberían tomar una sana pastillita de escepticismo.

De lo poco que sabemos es que el ciclo electoral que terminó en 2016 nos demuestra que, durante un tiempo, por un lado la política española no va a volver a ser cosa de dos partidos y, por el otro, que el PSOE no está en el camino acelerado hacia la pasokización que muchos, erróneamente, adivinábamos en un horizonte próximo. El fin del bipartidismo es sólido; el PSOE también. Y con esos mimbres tendremos que jugar todos.

Una victoria de Susana Díaz en el PSOE habría sido positiva desde el punto de vista del patriotismo de partido: Podemos tendría mucho más simplificado el horizonte de crecimiento electoral con un PSOE entregado irremediablemente a los poderes que han destrozado el país. En ese sentido la victoria de Pedro Sánchez ofrece a Podemos la necesidad de una gestión evidentemente más compleja y que, seguramente, incluya unas primeras encuestas en las que el PSOE crezca por su izquierda atrayendo a un electorado más joven y rebelde.

Sin embargo, todo lo que nuestro pueblo ha hecho desde el 15M, incluida la emergencia de Podemos, no tiene como aspiración la mera consolidación de un gran bloque de oposición que se estabilice por encima del 20% de los votos, sino el cambio en el país. Por favorable que nos hubiera sido como partido una victoria de Susana Díaz, al país lo habría condenado al bloqueo hasta que las fuerzas del cambio que vertebra Podemos alcanzaran una mayoría absoluta que en ningún caso parece inmediata.

Así pues, la esperanza para nuestro pueblo pasa por seguir avanzando políticamente desde nuestro patriotismo democrático y social y por la conversión de las primarias del PSOE en el final del PSOE tal y como lo diseñaron sus dirigentes y quienes sobre ellos mandaban. Y eso, que no se engañen los compañeros del PSOE, no para recuperar al PSOE como partido hegemónico en España: es cierto que no va a haber pasokización pero tampoco el fin del bipartidismo es flor de un día. Por si hubiera alguna duda, la inmensa participación en los procesos internos de Podemos y del PSOE muestra la solidez y vitalidad como organizaciones incluso en momentos ásperos y complicados.

El escenario de optimismo para nuestro pueblo que se abre es el de la colaboración entre Podemos y la futura dirección del PSOE y que cada parte tenga claro que el objetivo no es arañarle unos cuantos votos al otro sino establecer las condiciones para que en nuestro país se dé el cambio político, económico y social que aún sólo se ha podido dar en los principales ayuntamientos del país.

Podemos demostró el lunes flexibilidad y generosidad en esa dirección al abrirse a que una moción de censura del PSOE pudiera desplazar la propia. Con todo, es evidente que la experiencia de tantos años exige combinar la audacia y felixibilidad que Podemos lleva en su ADN con el escepticismo y el recuerdo de las razones para pensar que el PSOE puede volver donde sus dirigentes lo han mantenido tantos años. Y eso es lo que toca: análisis fino y sin apriorismos rígidos con capacidad para que suceda lo que suceda en el PSOE (la confirmación o la frustración de las esperanzas generadas o incluso la división) Podemos sepa canalizar la coyuntura histórica para empujar hacia el cambio en España.

Las principales dificultades estarán en el PSOE. Pedro Sánchez tiene la mayor legitimidad y fuerza para empujar al PSOE hacia el bloque de cambio que haya tenido ninguno de sus antecesores: no porque Pedro Sánchez sea el Largo Caballero del siglo XXI sino porque la Historia le ha dado ese papel como única posibilidad de supervivencia. Si decide (o no puede evitar) ser firme en la dirección del cambio real la guerra contra él será feroz y no cabe descartar que llevara al PSOE incluso a una ruptura: el violento conflicto interno de estos meses y la impudicia editorial de El País garantizan un camino tan duro como el recorrido hasta ahora si se mantiene el rumbo. Es probable que Pedro Sánchez tenga que optar entre decisiones que favorezcan al PSOE tal y como lo conocemos o la defensa del país en cumplimiento del mandato inequívoco que le han dado las bases del PSOE.

La militancia del PSOE ha puesto por primera vez en décadas a su partido en disposición de ser un agente de cambio frente al gran agente de estabilidad y orden del régimen que había venido siendo desde 1978 hasta este domingo. No les será fácil pero habrá que ayudar a que, con distintos espacios diferenciados, autónomos y, por qué no, mutuamente desconfiantes, siga abierta la crisis de régimen. El domingo se abrió un poco más la posibilidad de devolver a nuestro pueblo un país más democrático y justo; un país arrebatado a las élites a las que el PP, Ciudadanos y el PSOE de siempre se habían regalado. Y nuestra obligación, como siempre, es mantener esa posibilidad abierta y conseguir que se concrete.

Artículos Relacionados

  • florentino del Amo Antolin

    Un articulo con buenas intenciones de cara a lavar.. ¿ que PxxE ?. Aquí, hay mucho que soportar de cinismo todavía; no está nada de claro, por mucho que quieras tu que suceda. Mira: Sánchez tiene el 50% Díaz el 40% López el 10%. Todo eso lo metes en la coctelera de un Congreso tan.. Tan. Bueno, los Barones también votan. Los medios que tienen “P”arasitos “S”O”ciales “E”spañoles en sus Consejos, sus mujeres..¿ Se van ha quedar parados?. Sánchez, es una opción más de la oligarquía que nos desgobierna. Su problema.. Tienen firmado lo que nunca se debió firmar, con alevosía y nocturnidad. Amen de las cloacas del Estado, llenas de dolor, lagrimas, quejidos llenos de Tantun. Mi deseo es que no suceda, pero el Socialismo en Libertad no está en esas facciones neoliberales amigo Hugo. Salud y República Social!!.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend