OPINIÓN

La responsabilidad del riesgo de permitir el predominio de la ultraderecha en el Ejército y las fuerzas policiales

  • La ultraderecha se consolida en espacios parlamentarios y mediáticos, lo que sumado a su predominio en las Fuerzas Armadas, hace que España esté asumiendo un riesgo
  • El PSOE, partido que gobierna en la actualidad y que ha gobernado durante 23 años, es uno de los máximos responsables de permitirlo
  • Reformar y democratizar las Fuerzas Armadas es una obligación de todos los ciudadanos, pero especialmente de partidos políticos y los medios de comunicación

5

Luis Gonzalo Segura es exteniente del Ejército de Tierra y autor de los ensayos El libro negro del Ejército español (2017), En la guarida de la bestia (2019) y El ejército de Vox (2020)

Hoy hemos sabido que el vídeo, publicado por La Marea, en el que un hombre dispara en una galería de tiro contra dianas en las que aparecen Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Pablo Echenique, Irene Montero y Fernando Grande-Marlaska está protagonizado por un exmilitar. Un episodio más que vuelve a demostrar que las Fuerzas Armadas españolas están integradas y comandadas por ultraderechistas.

Vivimos tiempos de crispación política y ascenso de la ultraderecha, cada día más consolidada, tanto en espacios parlamentarios como mediáticos, lo que combinado con unas Fuerzas Armadas y unas FCSE en las que predomina la ultraderecha, España está asumiendo un riesgo enorme y las consecuencias pueden ser inasumibles en muchos aspectos.

Sin duda, el PSOE, partido que gobierna en la actualidad y que ha gobernado durante 23 años, es uno de los máximos responsables de permitir que en las Fuerzas Armadas y las FCSE predominen los ultraderechistas mientras los demócratas y denunciantes son expulsados sin piedad. Incluso, en ocasiones, han sido los propios ministros socialistas quienes han ascendido ultraderechistas y han expulsado demócratas. Apunten los nombres de Pedro Sánchez, Fernando Grande-Marlaska y Margarita Robles, por mencionar a los actuales.

No menos responsables son los medios de comunicación que se autodenominan progresistas, como El País, La Sexta, La Ser, Eldiario o Cuatro, muy especialmente los periodistas más destacados de estos medios (Ferreras, Pastor, Bueno, Francino, Barceló, Escolar…) por silenciar, ocultar o censurar la información existente sobre el predominio de la ultraderecha en el seno de las Fuerzas Armadas y las FCSE, impidiendo que la grave situación se eleve a debate público y dejando desamparados a los demócratas y denunciantes de estas instituciones. Por supuesto, resulta inevitable responsabilizar a los medios públicos, como RTVE o Telemadrid, por no cumplir con su obligación de prestar servicio público e informar a la ciudadanía sobre esta grave cuestión. Porque lo cierto es que a día de hoy la crítica en cuanto a lo que sucede en las Fuerzas Armadas españolas es marginal en la mayoría de España y solo tiene un espacio relevante en Catalunya o Euskadi.

Ellos, juntos a otros muchos (como los no nombrados o los políticos y medios conservadores y ultras), pero ante todo ellos, serán responsables por complicidad, silencio y/o inacción de cualquier episodio que sobrevenga desde el día de hoy debido al predominio de la extrema derecha en las Fuerzas Armadas y FCSE, porque ellos son conscientes o deben ser conscientes del peligro que genera que militares y agentes policiales extremistas sean los portadores de las armas y los depositarios del uso de la fuerza y porque con su inacción, silencio o censura incumplen sus obligaciones de trabajar para la regeneración de estas instituciones por el bien común de todos los ciudadanos.

Y es que este nuevo episodio ultraderechista y violento en una galería de tiro, no es ni mucho menos aislado. En las últimas semanas, hemos sido conocedores de la ratificación de la expulsión del cabo Marco Antonio Santos Soto por parte de Margarita Robles, actual ministra de Defensa, por firmar un manifiesto democrático. Un episodio grotesco y kafkiano que se une a un interminable listado de obscenidades protagonizadas por la cúpula militar de las Fuerzas Armadas y las FCSE en las últimas décadas, desde la amenaza golpista del teniente general Mena en el año 2006 (con medio centenar de cartas de adhesión incluidas) hasta el Manifiesto de los Mil de 2018 a favor de Franco, pasando por las reiteradas amenazas de intervención militar en Catalunya, las actividades de la Fundación Nacional Francisco Franco –muy relacionada con la milicia y dirigida por Juan Chicharro, exgeneral que sirvió como ayudante de campo de Juan Carlos I–, la organización de militares en redes sociales para intervenir en Catalunya en octubre de 2019 o las múltiples relaciones de las Fuerzas Armadas y las FCSE con extremistas o neonazis (como Joachim Fiebelkorn), así como los casos del coronel ‘Tácito’, el coronel torturador Manuel Sánchez Corbí y su compañero de aventuras, Diego Pérez de los Cobos, o el coronel Rudolf. Casos, todos ellos, que han sido publicados con un perfil de baja intensidad y jamás han gozado de la necesaria continuidad ni han sido relacionados con problema estructural alguno dentro de las Fuerzas Armadas o las FCSE, pues se prefiere vivir en la fabulación de que estas instituciones han sido democratizadas, aun cuando todos los que las conocen mínimamente saben que ello es completamente falso.

Pongamos, por ejemplo, uno de los casos reseñados, el del coronel ‘Rudolf’, en el que coronel Rodolfo Sanz Sánchez vendió una pistola en el año 2015 al jefe de Falange, Manuel Andrino, y tenía en su casa un auténtico arsenal: 24 kilos de explosivos y 12.500 cartuchos. ‘Rudolf’ formaba parte de una organización criminal en la que se integraba un subteniente del Ejército de Tierra, Francisco Carreras, que estuvo durante nada más y nada menos que 25 años traficando ilegalmente con armas, las cuales vendía a empresarios y policías. Los tres se encontraban, junto a muchos otros ultras, con motivo del 20-N. Sigamos tirando del hilo: el jefe de Falange, Manuel Andrino, fue detenido por el asalto a la Centro Cultural Blanquerna de 2013, en la que también participó Íñigo Pérez de Herrasti, cuñado Íñigo Méndez de Vigo y Pedro Morenés Eulate, ambos ministros durante el Gobierno del Partido Popular, y que fue detenido en el año 2000 y condenado a 14 años de prisión por intentar atentar con armas y explosivos contra familiares de presos de ETA. Un sujeto al que el Tribunal Constitucional suspendió en 2017 la pena de prisión impuesta por el Tribunal Supremo por el asalto al Centro Cultural Blanquerna en 2013.

Un caso como el del coronel ‘Rudolf’, que data de 2015, debería haber sido suficiente como para que los medios de comunicación se escandalizaran y los políticos y los servicios de inteligencia emprendieran una investigación sobre la ultraderecha en las Fuerzas Armadas. No es una exageración, es lo que ha sucedido en Alemania en el último lustro. De hecho, este asunto ha sido tratado recientemente en El País y no existe ni una sola referencia al predominio de las ideologías ultraderechistas en las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, es como si no tuvieran relación alguna. Un caso aislado, ya saben.

Todos estos y otros muchos más episodios, que se pueden encontrar en la hemeroteca o han sido detallados tanto en El libro negro del Ejército español como en El ejército de Vox, demuestran que las Fuerzas Armadas españolas y las FCSE están comandadas y formadas de forma mayoritaria por ultraderechistas, lo que constituye un serio peligro para la seguridad de todos.

Dado que en Alemania debemos responsabilizar a los políticos y periodistas, indistintamente de sus posicionamientos políticos, de la constante y activa búsqueda y expulsión de militares ultraderechistas (casi 300 en los últimos cinco años y 550 este mismo enero de 2020), en España debemos hacer lo propio con todos los políticos y periodistas españoles, así como los partidos políticos y medios de comunicación, pero para señalarles como responsables, no ya de la búsqueda y expulsión de los ultraderechistas, sino justamente de lo contrario: de su protección y de la expulsión de los demócratas. Máxime en una situación de creciente aumento de poder ultraderechista y crispación política y social, con las consecuencias que ello pudiera deparar.

Por todo lo anterior, ninguno de los señalados en estas líneas, explícita o implícitamente, podrá alegar que nada sabía al respecto de cualquier episodio negro que pudiera acontecer en el futuro. Bajo ningún concepto podrá catalogarse dicho suceso como sobrevenido e imposible de prever, pues el riesgo que supone para toda la sociedad permitir el predominio de la ultraderecha en las Fuerzas Armadas españolas y las FCSE es a día de hoy evidente para cualquiera.

Porque la realidad es que, tanto el Gobierno como los medios de comunicación progresistas, están jugando con fuego y si bien es cierto que en las últimas décadas no nos hemos quemado, aunque cerca hemos estado en varias ocasiones, no lo es menos que podemos terminar ardiendo, cuando ello es absolutamente innecesario, irresponsable, anacrónico y temerario. Reformar y democratizar las Fuerzas Armadas y las FCSE es una obligación de todos los ciudadanos, pero muy especialmente de los partidos políticos y los medios de comunicación. Y la están incumpliendo.


loading...

5 Comments
  1. Juan says

    Breve reflexión de 2 minutos sobre la crispación:
    https://www.youtube.com/watch?v=voa0EQEcKZ0
    Espero que sirva para algo.

  2. Julio Loras Zaera says

    Todo lo que dice este teniente (me niego a considerarlo ex-tenientte) es cierto. En las FCSE lo más próximo que podemos encontrar a un demócrata es un «profesional», los verdaderos demócratas se pueden contar con los dedos de una mano (y aún nos sobraría alguno). En las FFAA és aún peor: se pueden contar con los edos de una oreja.

  3. Pedro says

    Menuda tontada de artículo. No acierta ni de suerte. Las Fuerzas Armadas son los únicos que realmente defienden y respetan la democracia y precisamente es eso lo que quieren dinamitar. Claro que hay militares de ideología de derechas, también los hay de izquierdas, pero por encima de eso son militares y asumen con orgullo y honor lo que ello representa. La realidad es que el que no piense como vosotros, es de ultraderecha y hay que quitarlo del medio. Pues señores, les guste o no, un militar puede pensar lo que le salga de las narices, otra cosa es que lo exprese u obre según esos pensamientos y sí, estarán siempre ahí para hacer resperar la Constitución, aunque os duela.

  4. Miguel says

    La corrompida cúpula militar tampoco tuvieron » webos» de desmantelarla ; ¿ ahora que es lo que queréis? ; ¿lealtad , quizas……..? .
    Gracias nuevamente P$o€ y especialmente al mafioso de Felipe González alias : » Mr Cal viva » , » Mr X , o Isidoro el de Surennes que el daño que hicíste y el que continúas haciendo al país , pedazo de cabrón ; son encomiables.
    PD.
    El teniente Segura es sin duda otra victima más de este corrompido régimen que padecemos y que otros » disfrutan en su ignorancia» .
    Salud y decencia.

  5. Mig says

    De aquellas lluvias , éstos barros.

    https://www.sinpermiso.info/textos/cloacas-de-langley-a-madrid
    El PSOE de Suresnes manejado por la CIA y los servicios secretos de Franco, los policías torturadores fascistas, militares y jueces franquistas ascendidos y condecorados, los militares demócratas castigados, GAL y hasta hoy sin enmienda ni arrepentimiento sino todo lo contrario. Tapar el pasado para seguir trabajando para los mismos. Hoy en el gobierno, por cierto.
    El teniente Segura ha sido valiente y lo ha pagado muy caro. Otros, a primera hora adalides de convertir la indignación contra el régimen del 78 en cambio político y apertura democrática , de una Europa de los derechos y la democracia, no la de la rapiña y el desprecio a los pueblos, reculan hasta lo indecible.
    http://tratarde.org/wp-content/uploads/2014/01/Manifiesto-Mover-Ficha-enero-de-2014.pdf
    Se piensan que no les van a dar la puñalada trapera en cuanto no los necesiten.

Leave A Reply

Your email address will not be published.