CONFERENCIA DE PRESIDENTES

Migas de pan en las barbas

  • Los 140.000 millones que de los fondos europeos llegarán a España también serán cogobernados por las comunidades autónomas
  • Pocas ideas sobre digitalización, reindustrialización, transición ecológica en la conferencia de presidentes

4

La conferencia de presidentes autonómicos se celebraba el viernes en el monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla, como broche final de un agitadísimo curso político. Los dirigentes de las comunidades autónomas, con la ausencia del president de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, se reunieron con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, las cuatro vicepresidencias, Carmen Calvo, Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera, y los responsables de los ministerios de Hacienda, María Jesús Montero, Sanidad, Salvador Illa, y Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias. A los responsables autonómicos les recibió el rey, Felipe VI, en plena campaña propagandística azuzada por Moncloa para intentar minimizar los estragos causados por las supuestas corruptelas del emérito, Juan Carlos I, a la institución.

De este enclave románico riojano se dice que es la cuna tanto del castellano como del euskera. Las glosas emillanenses del siglo XI son anotaciones que un monje realizó en un códice escrito en latín, en los márgenes del texto, para explicar el significado en las lenguas del pueblo. Los primeros escritos en castellano. También hay anotaciones en euskera. Quizás el lugar de celebración de la conferencia adquiriera mayor simbolismo cuando el lehendakari, Íñigo Urkullu, apareció en la reunión del viernes a pesar de que no estuviera prevista su asistencia. Pocas horas antes, Gobierno de España y Gobierno Vasco cerraban un acuerdo en el marco bilateral que situaba, para Euskadi, el objetivo de déficit del 2,6% y deuda pública del 15,9%.

En San Millán de la Cogolla, la bilateralidad habló castellano y euskera. El monasterio se convertía así en el escenario propicio para la escenificación del acuerdo con la llegada victoriosa de Urkullu ante los reproches de EH Bildu, que veían cómo el lehendakari sucumbía a participar en la limpieza de imagen de la monarquía, en palabras de los abertzales, y de otros dirigentes autonómicos. Un sobresaliente acto de comunicación política, el escenario, el monasterio de Yuso, era el mejor lugar para inmortalizar el acuerdo bilateral.

Los 140.000 millones que de los fondos europeos llegarán a España también serán cogobernados por las comunidades autónomas. Sin embargo, no se concretó mucho más en una reunión que fue poco más que un despliegue institucional para hacer ver a la ciudadanía que los representantes públicos están trabajando duro, antes de las vacaciones, en intentar sacar adelante al país ante la monumental crisis. Comunicación política. La caída del PIB anunciada estos días se aproxima peligrosamente al 20%. La pandemia se ha cebado con una economía muy dependiente del turismo y hostelería y con una industria mermada.

El reparto de los fondos europeos se debe hacer por proyectos que impliquen una modernización de la economía, los cuales han de diseñarlos también las comunidades autónomas. Los presidentes autonómicos no hablaron mucho de ello. Pocas ideas sobre digitalización, reindustrialización, transición ecológica. Muchas peticiones de que el reparto se hiciera en base a criterios basados en población, PIB autonómico, grado de afectación de la pandemia… Lo de siempre o, en otras palabras, cortoplacismo antes de diseñar una estrategia para el medio y largo plazo. Dinero ya para resolver el presente y ya se verá más adelante cómo se soluciona el futuro.

Los datos económicos asustan. La pandemia dibuja ya un horizonte de pobreza. Y los dirigentes políticos siguen midiendo sus actuaciones en plazos de cuatro años cuando no en lo inmediato. Los hidalgos castellanos, allá por el Barroco, tal y como cuenta el Lazarillo de Tormes, se echaban migas de pan en las barbas y bigotes para disimular que habían comido, aunque no tuvieran nada que llevarse a la boca. Un poco lo de la conferencia de presidentes que, sin haber desarrollado ninguna idea interesante ni concretado la cuestión, todos posaban en la foto como si hubieran logrado algo para sus conciudadanos. Migas en las barbas. Migas que ni siquiera lucían, por las mascarillas.

4 Comments
  1. Miguel says

    Y el «pegote.» del Borbón : ¿ que pintaba a parte de la mona en San Millán de la Cogolla? . Es penoso ver como nos continúan tratando a la totalidad de la sociedad española , con esto no niego que no haya personas que «agradezcan» y much@s además sean merecedores de este tipo de trato que nos dispensa toda esta cuadrilla de depredadores de este país.
    «Gracias» P$(-)€.

    1. Mig says

      ¿Gracias» P$(-)€.?
      Lo tuyo es de traca. Y todavía sin enterarte de quiénes componen el gobierno. Así nos va.
      Arrobitas y orejeras.

      En efecto, migas en las barbas.

      1. Miguel says

        Caballerete : circule y no se me amontone. Siga disfrutando con sus monstruos y sus pesadillas ; y me permito darle un consejo : medite bien a quién puede votar ( con cerebro) si le interesa contribuir para poner definitivamente rumbo a la decencia y a la cordura en este puñetero país ; después de transcurrido casi un siglo de engaños y traiciones .

        1. Miguel says

          De las grandes legañas que tiene usted pegadas en los lagrimales , lo único que puedo decirle es que intente quitarlas para evitar los melonazos con las esquinas , armarios y papeletas de voto ; al tener más que limitada la visión.
          Moraleja :
          Sin duda es más fácil limpiar unas migas de pan en las barbas ; que una costra de legañas bien agarradas al lagrimal del ojo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.