La ciudadanía europea se manifiesta contra el contubernio del TTIP

0
Cabecera_manifestacion_TTIP
Cabecera de la manifestación contra el TTIP y el 'fracking', celebrada hoy sábado en Madrid. / @Mareasciudana (Twitter)
Actualización de las 22:19 con la imagen de la manifestación de Madrid

BRUSELAS.– Millones de ciudadanos europeos están llamados hoy a tomar las calles en los distintos eventos que tendrán lugar en toda Europa contra los tratados de libre comercio que desde hace meses la Unión Europea negocia con Estados Unidos y Canadá, entre otros países, a espaldas de la ciudadanía.

Publicidad

El pasado 15 de julio, se presentaba una iniciativa ciudadana bajo el nombre “STOP TTIP” que exigía a la Comisión Europea llevar la negociación de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP) al Parlamento Europeo. Pocos meses después, la iniciativa era rechazada por la Comisión ya que la negociación de un tratado no supone la modificación de la legislación europea y por tanto ésta no entra en los campos de acción previstos para la iniciativa ciudadana.

Ante el rechazo de la iniciativa, las organizaciones han decido presionar a la Unión Europea saliendo a la calle en el “European Dayof Action.” La convocatoria llama a los ciudadanos de los estados miembros a participar en las manifestaciones, debates y charlas que lo largo del día de hoy se celebrarán en toda Europa.

El objetivo del “European Day of Action” es dar a conocer a la ciudadanía toda la información posible y mostrar su rechazo sobre el contenido de tres acuerdos en proceso de negociación:

  1. Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión, más conocido como TTIP por sus siglas en inglés (TransatlanticTrade and InvestmentPartnership). Se trata de un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos que busca reducir no solo las barreras arancelarias sino también las diferencias entre las regulaciones estadounidenses y europeas.
  2. Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA, ComprehensiveEconomic and TradeAgreement). Aunque con objetivos muy similares al TTIP, este acuerdo de liberalización afecta a las relaciones comerciales entre los estados miembros de la Unión y Canadá.
  3. Acuerdo sobre el Comercio Internacional de Servicios (TISA, Trade in ServicesAgreement). El TISA es un acuerdo multilateral que reúne a decenas de países con el objetivo de liberalizar el mercado de servicios que incluye entre otros el transporte o las telecomunicaciones.
Uno de las imágenes utilzadas en la campaña europea contra el TTIP. / noaltip.blogspot
Uno de las imágenes utilzadas en la campaña europea contra el TTIP. / noaltip.blogspot

¿Quién organiza STOP TTIP?

Cientos de organizaciones no gubernamentales, organizaciones políticas, movimientos sociales y sindicatos forman parte de la organización de esta campaña europea de rechazo al TTIP, el CETA y el TISA. Entre los miembros españoles destacan ATTAC España, la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública, Ecologistas en Acción o Equo.

Algunos partidos políticos han mostrado abiertamente su rechazo a las negociaciones y su apoyo a la campaña STOP TTIP. Además del ya mencionado Equo, la Izquierda Unida Europea, de la que forman parte Izquierda Plural y Podemos, llama desde su web a la movilización durante el día de hoy.

¿Por qué estas organizaciones están en contra del TTIP, el CETA y el TISA?

En primer lugar, por la falta de transparencia. Las negociaciones que desde hace meses tienen lugar entre Estados Unidos y la UE (representada por el Consejo de la Unión Europea y la Comisión) eran secretas hasta ahora. Tan solo algunas filtraciones habían dado acceso a ciertos borradores del futuro acuerdo de libre comercio entre USA y Europa. Esto supone que al menos durante un año, la Unión Europea ha estado negociando sobre los derechos laborales, sociales y económicos de sus ciudadanos a sus espaldas.

Segundo, la armonización de las legislaciones. Uno de los principales objetivos de estos tratados es armonizar las legislaciones de los estados firmantes. Estas organizaciones estiman que la armonizaciónsupondría una grave pérdida para los ciudadanos europeos. En general, la legislación norteamericana es mucho más laxa en lo que a derechos laborales y sociales además de protección medioambiental y alimentaria se refiere.

Tercero, la puesta en riesgo de la soberanía de los estados. Quienes se oponen a estos tratados defienden que el objetivo principal no es la liberalización de los mercados sino la armonización de las regulaciones y el aumento del poder de las empresas sobre los gobiernos. Además, preocupa la posible instauración de un mecanismo de resolución de diferencias entre corporaciones y estados que condicionaría de manera directa la toma democrática de decisiones.

La Unión reacciona a la presión ciudadana

El pasado 9 de octubre, el Consejo de la Unión Europea y la Comisión anunciaban su decisión de hacer públicas las negociaciones que mantienen con Estados Unidos sobre el TTIP. La presión social y las demandas de la práctica totalidad de los grupos políticos del Parlamento Europeo han forzado a ambas instituciones a tomar la decisión.

La publicidad de las negociaciones podría rebajar las concesiones de la UE respecto a las corporaciones, sin embargo, para algunos sectores de la opinión pública europea no basta. Cualquier concesión que afecte directamente a los derechos de los ciudadanos europeos es intolerable y por eso, llaman hoy a la acción.

¿Conseguirán los ciudadanos europeos que la Unión se replantee los términos de la negociación tras las protestas de hoy?

(*) Beatriz Ríos es periodista.

Leave A Reply

Your email address will not be published.