Una Nochevieja en el Doce de Octubre: "Tratamiento para todos en el 2015"

Sato Díaz *

Los enfermos de Hepatitis C encerrados en el Hospital Doce de Octubre, ayer, brindando por la entrada del nuevo año. / Plataforma de Afectados por la Hepatitis C
Los enfermos de Hepatitis C encerrados en el Hospital Doce de Octubre, ayer, brindando por la entrada del nuevo año. / Plataforma de Afectados por la Hepatitis C

Ha sido una Nochevieja diferente. El ambiente festivo no ha dejado de lado la reivindicación más urgente, la de la propia vida. El hospital madrileño 12 de Octubre acoge desde el pasado 17 de diciembre el encierro de los enfermos de hepatitis C que reclaman al Ministerio de Sanidad "tratamiento para todos los afectados" por esta enfermedad. Un encierro que se está ampliando a otros hospitales. Si hace tres días se ocuparon las instalaciones del hospital de Córdoba, ayer se hizo lo mismo en Vigo. "Esto está creciendo día a día. Es nuestra única opción, la otra alternativa es nuestra muerte", explica a cuartopoder.es el presidente de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, Mario Cortés.

Publicidad

De esta manera, lo que hace pocas semanas era una causa desconocida para la mayor parte de la población española se ha convertido en el último tramo del año 2014 en uno de los principales quebraderos de cabeza del actual Gobierno, y de su flamante nuevo ministro de Sanidad, Alfonso Alonso. El pasado lunes, 29 de diciembre, el secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, anunció ante los medios que se sufragarán entre 5.000 y 6.000 tratamientos para los enfermos más graves. "Esto es un insulto a los enfermos de hepatitis C. Es totalmente insuficiente. Hay más de 30.000 cirróticos avanzados en estado grave que tendrían que tener el tratamiento hoy, mañana puede ser demasiado tarde", discrepa Cortés, quien también se mostró dolido por el tono que utilizó el responsable público durante la comparecencia. "El tono con el que habló insultó gravemente a los afectados por la enfermedad, dejó entrever que tenemos hepatitis C porque compartimos jeringuillas, ni que fuéramos drogadictos. Esto es muy grave", valora.

Además, según adelantó el presidente de los afectados a este medio, presentarán una querella criminal contra Ana Mato por homicidio. "Es la responsable de más de diez muertes al día que se podrían haber evitado si se les hubiera proporcionado el tratamiento adecuado". La querella se materializará en la Audiencia Nacional el próximo 12 de enero. "Hemos recopilado muchos informes de casos de fallecidos que podrían estar vivos si no fuera por las decisiones del Ministerio, pero una vez se presente la querella, se podrán sumar a ella más personas, no está cerrada", comenta Cortés. "De momento, la querella es contra Ana Mato, pero dependiendo de cómo se desarrollen los acontecimientos se podrá ampliar a consejeros autonómicos, a presidentes de comunidades autónomas y al actual ministro de Sanidad", advierte.

"La lucha es el único camino", coreaban los manifestantes del pasado 27 de diciembre en una cadena humana que rodeó las dependencias del Ministerio de Sanidad. Por ello, las acciones se van multiplicando en todo el Estado español. En Madrid, el próximo 10 de enero está convocada una gran marcha que partirá desde el hospital 12 de Octubre hasta la Moncloa. "Organizaremos varios puntos de encuentro en el recorrido, en Callao, en Plaza de España, en Moncloa... para que se vaya uniendo la gente", explica Mario Cortés, quien hace un llamamiento "a todo el pueblo español a que venga a Madrid a solidarizarse con los enfermos de hepatitis C, porque nos va la vida en ello".

De este modo, un grupo de enfermos ha pasado la Nochevieja manteniendo el encierro en el hospital madrileño. Un encierro que durará hasta que "haya una reunión con el ministro y escuche nuestras reclamaciones". Piden un plan general contra esta enfermedad y un presupuesto especial que permita el acceso a los antivirales sofosbuvir y simeprevir a todos los afectados. Hasta el momento, sólo tienen acceso al tratamiento un 0'6 por ciento de los enfermos. Según explicó el doctor Rodríguez Agulló a este periódico, "estos antivirales son eficaces en un 95 por ciento de los casos, y si dicen que son caros es la falacia del precio, porque más caro es mantener los cuidados y trasplantes de un enfermo".

Anoche, los afectados encerrados cenaron un menú compuesto de algo de marisco, quesos, embutidos y algunos platos de comida china y después se unieron algunas personas a tomarse las uvas y a brindar junto a ellos. Algunos representantes políticos también mostraron su apoyo a los afectados, como Antonio Miguel Carmona, aspirante a la Alcaldía de Madrid por el PSOE. El ambiente festivo, los brindis y las charlas se deben a la fecha, pero también a que ha entrado en contacto gente que tiene la misma enfermedad y que hasta ahora llevaba el problema en silencio. Muchos enfermos prefieren mantener en secreto su diagnóstico debido al rechazo social al que se ven sometidos. Muchas otras personas están infectadas y no lo saben. Actualmente hay unos 170.000 enfermos diagnosticados de hepatitis C, pero se estima que haya unos 600.000 infectados en total, pues muchos de ellos lo desconocen, ya que la enfermedad es asintomática hasta un estadio muy avanzado, cuando se empiezan a notar los efectos. Ayer, el ambiente festivo no dejó de lado la reivindicación. Y, en el brindis, se desearon felicidad para el año que entra. Pero la felicidad, en este caso, va asociada a un medicamento. "Feliz año 2015 y tratamiento para todos".

La acción del encierro en el Doce de Octubre, que recibido un amplio tratamiento mediático, ha sido acompañado de este vídeo que explica las razones de la protesta de este colectivo de afetados:

Boca Lobo (YouTube)
(*) Sato Díaz es periodista.