Momento Montero

  • La portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, reaparecía ayer en política tras su baja por maternidad
  • En un acto con mujeres activistas, situó la lucha feminista como prioridad para combatir a las derechas y ultraderechas

“Entre mujeres”. Así reaparecía ayer la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, en la vida política después de seis meses de baja por maternidad tras dar a luz a gemelos prematuramente el pasado 3 de julio. Emocionante acto de regreso, titulado La vida, en el centro, en la Nave Terneras del Matadero de Madrid. Aforo lleno, 500 personas, y más de 100 personas se quedaban en la puerta. La puerta violeta, de María Rozalén, la banda sonora.

El mismo día que las derechas y ultraderechas de PP, Ciudadanos y Vox aseguraban el acuerdo que llevará al popular Juanma Moreno a la Presidencia de la Junta de Andalucía, en el momento en el que el movimiento feminista está siendo más fuertemente atacado desde las posiciones reaccionarias, Montero reaparece y toma las riendas de Unidos Podemos. Y su compañero, Pablo Iglesias, toma el relevo en la baja por paternidad y pasa a un segundo plano en la vida pública.

En un momento de extrema dificultad para las izquierdas, con las derechas y ultraderechas –“los trillizos reaccionarios” en palabras de la propia Montero- tomando la delantera en las encuestas, el acto de reaparición de la portavoz dibujó las líneas por las que, previsiblemente, transitará la línea discursiva y la acción política de la formación morada durante las próximas semanas.

En primer lugar, rechazo frontal a la coalición de las derechas y las ultraderechas en Andalucía y a la amplificación de mensajes que esta tiene en el resto del Estado. En segundo lugar, agitar la bandera del feminismo y situarlo en el centro del debate político, a menos de dos meses del 8 de marzo cuando, previsiblemente, las mujeres vuelvan a llenar las calles en ciudades de todo el Estado. En tercer lugar, acercar la acción institucional de Unidos Podemos a las protestas en las calles, a los distintos conflictos sociales y laborales que se vayan produciendo y mezclarse en sus movilizaciones. Tres tareas para encarar con mejores expectativas el próximo reto electoral que, salvo sorpresa de última hora, será en mayo: municipales, autonómicas y europeas. Un ciclo electoral que no ha comenzado con buenos resultados para las izquierdas.

Vienen semanas en las que el macrojuicio contra los dirigentes independentistas en el Tribunal Supremo volverá a situar la tensión política en el conflicto territorial, un plano favorable para las derechas y ultraderechas, y puede mantener lo social en un segundo plano mediático. Por ello, sacar adelante los presupuestos será una prioridad no sólo para el Gobierno de Pedro Sánchez, sino también para Unidos Podemos. La negociación con las fuerzas independentistas sucederá en un momento de creciente tensión política, la proximidad de la celebración del juicio. Los presupuestos, con un claro carácter social jugarán un papel imprescindible para las izquierdas en un terreno de juego favorable para PP, Ciudadanos y Vox.

Así, ayer, decenas de mujeres representantes de colectivos sociales feministas, de luchas laborales y sociales y de comités de empresa de todo el Estado acompañaron e intervinieron al regreso al partido de Montero. “A las mujeres andaluzas, a las que están siendo maltratadas, a las que vuelven a sus casas con miedo, no estáis solas”, iniciaba, así, su intervención una emocionada Montero que rompía a llorar cuando recordaba su propia experiencia de los últimos meses: “Si algo he aprendido es que la esperanza puede vencer al más terrible de los miedos”.

Publicidad

“Esperanza”, que, para Montero, “no es solo una emoción, es una decisión, una decisión colectiva, común”. “Hay que transformar el miedo en esperanza”, repetía la portavoz del grupo confederal, poniendo tareas para los próximos meses a las presentes en la Nave Terneras: “Hay que llenar las calles y las urnas los próximos meses”.

El público femenino cerraba filas en el acto: “Sí se puede”. Las espartanas de Coca-Cola, pensionistas, trabajadoras de H&M en Lucha… Montero toma el relevo tras semanas en las que Vox ha marcado la agenda política estatal tras su irrupción andaluza y ha señalado al movimiento feminista como su enemigo principal. Ayer PP y Vox llegaban a un acuerdo para que los segundos apoyen la investidura de Moreno como presidente a la Junta. Las principales reclamaciones del partido de ultraderecha contra las feministas se habían borrado de las exigencias del primero. ¿La primera victoria del movimiento feminista contra Vox?

“Han elegido al peor enemigo a batir”, decía Montero en referencia a la diana situada por Vox contra el movimiento de las mujeres. “Las mujeres sabemos mejor que nadie lo que significa la derechización, estuvieron en contra del voto de las mujeres, del aborto, del matrimonio igualitario”, recordaba la portavoz de Unidos Podemos. Frente a ello, afirmaba: “No nos podemos quedar solas, quien tiene familia, quien tiene amigas, sale adelante. Por eso hay que proteger lo común, por eso hay que decidir participar en política”.

No estaba planeado, la fecha del acto de reaparición de Montero estaba prevista desde antes de que las derechas decidieran el 9 de enero como la materialización del pacto andaluz. A menos de dos meses del 8-M, mientras colectivos feministas andaluces y de todo el Estado preparan movilizaciones de repulsa a los discursos de las derechas, Montero se pone al frente de Unidos Podemos.