La izquierda mueve ficha en Catalunya

  • Medio millar de personas arropan a Alberto Garzón para reactivar Esquerra Unida tras la salida de Joan Josep Nuet
  • El coordinador de IU dejó claro que daba apoyo a ese proceso y a la “necesidad de resolver una anomalía"

0

Que Joan Josep Nuet, el coordinador de EUiA, la organización referente de Izquierda Unida en Cataluña, fuese el cuarto en la candidatura de ERC a las elecciones generales y hoy sea diputado en el Congreso por ese partido es de un surrealismo difícil de comprender. Que todavía hoy, sean sus seguidores los que piloten la dirección de EUiA, también resulta extraño. Por ello, el pasado 8 de junio, la dirección de IU decidió "suspender temporalmente" el protocolo que mantenía con su socio catalán EUiA. La organización federal recordaba que “el entonces coordinador de EUiA recogió su acta parlamentaria y participó en el primer pleno del Congreso de los Diputados siendo en ese momento todavía coordinador de EUiA".

No es el único caso de transfugismo desde la izquierda catalana, Elisenda Alamany logró su cargo de diputada en el Parlament por la lista de En Comú Podem y es al mismo tiempo concejala de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona. Alamany es una de las concejalas que aplaudía a los manifestantes que en la plaza Sant Jaume increpaban y abucheaban a Ada Colau por lograr la alcaldía de Barcelona.

Publicidad

Ni que decir tiene que muchos militantes catalanes viven la situación con desesperación, máxime cuando el control de EUiA sigue en manos de los seguidores de Nuet y, por tanto, trabajando a favor de ERC mientras forman parte de En Comú Podem. Si a ello le añadimos que la diferente percepción sobre el procés es un elemento claro de diferencia programática y estratégica de ambas líneas (una ERC liderándolo frente a una militancia de izquierda que cada vez se siente más hastiada de él y que quiere recuperar un marco de debate social y no meramente territorial) se comprenderá el ambiente de confrontación que se vive. De ahí la expectación que generaba entre muchos el intento de reactivar Esquerra Unida en Catalunya y el espaldarazo que suponía la presencia en Barcelona del coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, en un acto abierto.

Pero quizás, antes de continuar, sea oportuno exponer cómo es esa matrioshka organizativa en que se ha convertido la izquierda catalana. Lo más homologable al resto del Estado sería el PSUC viu, referente catalán del Partido Comunista de España. Y, al igual que este hiciese promoviendo la creación de Izquierda Unida, se integrará con otras organizaciones minoritarias para crear Esquerra Unida de Catalunya. Al lado de ellos existía otra organización, Comunistes, con un perfil más soberanista. Ambos se unen para crear EUiA. Se da la circunstancia que el diputado de ERC Joan Josep Nuet sigue siendo el secretario general de esta organización. Y al lado de estos encontramos a Iniciativa per Catalunya Els Verds, con un perfil más ecologista y mayor implantación. La unión de ambos IC-EUiA sería durante años el referente de IU en Catalunya. No sin contradicciones, quizás la mayor que los representantes de IC-EUiA, integrados en la misma lista electoral de IU en las elecciones europeas se fueran después a un grupo político diferente en el Europarlamento: los catalanes al Grupo Verde y los de Izquierda Unida al Grupo de la Izquierda Europea.

Se da la paradoja de que, en la anterior legislatura (con Podemos e Izquierda Unida en diferentes candidaturas), los diputados de Podemos estaban junto con los de IU en el mismo grupo, mientras que sus compañeros catalanes de candidatura participaban en otro. La separación no era baladí, los grupos políticos tuvieron diferencias de comportamiento en temas muy importantes para la izquierda, desde la posición frente a Cuba y Venezuela a la guerra de Kosovo. El grupo de Los Verdes se unió a las políticas agresivas contra estos gobiernos latinoamericanos y también apoyaron los bombardeos contra Serbia, no olvidemos que por entonces los Verdes alemanes estaba en el gobierno.

Pero vayamos a la última capa (por ahora) de la matrioshka. Nace Podemos en toda España y se crea Barcelona en Comú en Barcelona con el fuerte liderazgo de Ada Colau. Las dos organizaciones se unen a EUiA y a IC y crean En Comú Podem, que será el referente actual de Unidas Podemos en Catalunya.

El acto del pasado 3 de julio, bajo el título “Assemblea oberta de Esquerra Unida Catalunya amb Alberto Garzón”, suponía retrotraerse a una de las capas interiores de la matrioshka donde, si bien su militancia es minoritaria en Cataluña, al menos no hay confrontación entre ellos, la posición sobre el procés está más consensuada y su referencia con la Izquierda Unida federal es incuestionable. En un lugar nada céntrico, el Casal de Cultura de la localidad de Sant Adrià de Besòs, se reunieron unas cuatrocientas personas, un centenar más de los asientos disponibles, que hasta tuvieron que aportar dinero por el uso del local. Una asistencia respetable teniendo en cuenta que en Barcelona asistí a actos de campaña electoral de En Comú Podem con primeras figuras con menos público. Junto al coordinador de Izquierda Unida participaron el diputado nacional por En Comú Podem Joan Mena y Núria Lozano, ambos de de EUiA, esta última responsable de relaciones con IU.

Aunque el tono de los oradores fue muy comedido, se dejaba claro que el objetivo del encuentro era proclamar la necesidad de reorganizar EUiA, renegar de los dirigentes que les han llevado a ser subsidiarios de ERC (no se citó ni un solo nombre) y poner la cuestión social en el centro del debate. Si bien no faltaron las críticas a la derecha española también denunciaron “la irresponsabilidad del independentismo que ha mentido a los catalanes”. Joan Mena llamó a “desacomplejarnos y defender nuestra propuesta territorial, que no es otra que la República Federal”.  Por su parte, Nuria Lozano denunció el modus operandi de la dirección de EUiA: “los que se quejan del 155 son los que han dado un golpe de Estado en EUiA y a nuestra soberanía” y calificó de “dirección ilegítima que quiere anestesiar la organización”. De ahí su reivindicación de hacer una Esquerra Unida “más fuerte y más cohesionada”.

Por último Alberto Garzón, en un discurso de contenido claramente de política económica y social, dejó claro que Izquierda Unida daba apoyo a ese proceso y a la “necesidad de resolver una anomalía”. Llegado el tema territorial destacó que, “si bien los sentimientos nacionales pueden suponer una riqueza, el independentismo está usando la misma estrategia que la derecha nacional: exagerar y beneficiarse del concepto político independentista. Los que aplicaron el 155 se retroalimentan de los independentistas más intransigentes”. Y reivindicó que se reconozcan los sectores plurinacionales con los mismos problemas de vivienda, sanidad o empleo.

Al igual que el resto de los oradores, Garzón insistió en el valor de los militantes, eran conscientes de que estaban en un acto en el que eran éstos los que intentaban rehacer una organización que consideran secuestrada por una dirección ilegítima, que trabaja para otro partido y que no convoca una Asamblea para elegir nuevos representantes. Termina su intervención con el histórico Salud y República. Evidentemente para todo el Estado español. Levantados en pie los asistentes cantaron, pero no fue Els Segadors, fue La Internacional y con el puño en alto.

El tiempo dirá si este encuentro en Sant Adrià de Besòs es el inicio de algo nuevo de la izquierda en Catalunya, la recuperación de un discurso social que supere el remolino del debate territorial y dejar de ser la cantera de dirigentes políticos que abandonan sus bases para irse a ocupar cargos en el independentismo. De momento lo que se llamaba “asamblea abierta” fue solo un mitin en el que no se dio la palabra a los militantes, no se debatió nada, no se votó nada ni se aprobó nada y los oradores desparecieron tras su monólogo en el estrado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.