El Gobierno niega la existencia de los informes de Interior sobre Sanfermines 78

  • El entonces ministro del Interior, Martín Villa, hizo referencia al documento en una Comisión de la cartera que él comandaba

Nuevo portazo a la investigación política y social de lo ocurrido en los sucesos de Sanfermines 78. En los hechos ocurridos el 8 de julio de 1978, hubo más de cien heridos y un muerto, Germán Rodríguez, después de recibir un disparo en la frente de las fuerzas policiales presentes en los alrededores de la plaza de toros.

Los diputados Marian Beitilarrangoitia (EH Bildu), Joan Baldoví (Compromís), Joan Tardá (ERC) y Eduardo Santos y Ione Belarra (Podemos) pidieron al Gobierno el informe realizado por Ministerio del Interior de los sucesos acaecidos en el año 1978 en Pamplona. Se conoce la existencia de este informe ya que en la reunión de la Comisión de Interior celebrada el 19 de julio de 1978, 11 días después de los sucesos de Sanfermines, el entonces ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, hizo referencia al informe realizado por el ministerio que él comandaba.

Publicidad

El Gobierno, en respuesta parlamentaria, ha negado por escrito la existencia de tal informe ni registros de su existencia.

Esta negativa del Gobierno a clarificar los sucesos del 8 de julio de 1978 se une al rechazo del PP, PSOE y Ciudadanos a inicios del mes de mayo a investigar los sucesos ocurridos en Sanfermines 78. La propuesta de investigación de los hechos acaecidos hace cuarenta años surgió del Parlamento de Navarra, donde fue aprobada de manera casi unánime con los votos de UPN, PSN, EH Bildu, Geroa Bai, Podemos-Ahal Dugu e Izquierda-Ezkerra y la abstención del PP. En el Congreso, la investigación se ha detenido por los votos en contra del Partido Popular, PSOE (a pesar de que su ‘filial’ navarra sí dio su voto positivo a la investigación) y Ciudadanos.

Publicidad

Este año se cumplirán cuatro décadas de los altercados acaecidos durante la jornada del 8 de julio de 1978  en Pamplona, en el interior y en los alrededores de la plaza, cuando un grupo de manifestantes pedía la amnistía total para los presos vascos, incluidos aquellos con “delitos de sangre”. Las investigaciones posteriores revelaron los audios donde el comandante mandaba cargar contra los manifestantes “sin importar provocar muertos”.