El capitán del Aita Mari, Marco Martínez: “Que Salvini aplauda a Sánchez es un problema”

  • Marco Martínez: "Nos están diciendo que prefieren que se ahoguen a que los rescatemos"

0

Desde la bienvenida del primer Aquarius el verano pasado hasta ahora, la política migratoria del Gobierno no parece la misma. El bloqueo del barco de rescate Aita Mari en el Puerto de Pasaia, de la ONG Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), se suma al de Open Arms en Barcelona. El Ejecutivo aduce motivos de seguridad y administrativos para estos barcos, que planean llevar abordo a un elevado número de personas, cuando los puertos de Italia y Malta permanecen cerrados de facto. Mientras tanto, el número de muertos sigue aumentando en una zona de cientos de miles de kilómetros cuadrados donde actualmente tan solo queda el buque humanitario de Sea Watch. Hablamos con el capitán del Aita Mari, Marco Martínez, para conocer sus impresiones y las medidas que piensan tomar.

-- ¿Cuánto tiempo lleva preparándose para navegar el Aita Mari y con qué recursos ha contado?

Publicidad

-- Yo me incorporé en noviembre, pero el barco lleva preparándose desde hace unos siete u ocho meses. Esto fue una apuesta del lendakari y del Gobierno vasco, así como de los socios de SMH, de particulares y entidades privadas. Ha participado el pueblo, por decirlo de alguna manera.

Publicidad

--¿Cómo interpreta que la Capitanía Marítima, dependiente del Ministerio de Fomento, haya impedido la partida del barco al Mediterráneo?

-- Es una decisión política, no técnica, porque teníamos todos los certificados y permisos. Hemos pasado todas las pruebas al dedillo. Cometen una especie de prevaricación porque suponen que algo va a pasar sin que yo haya soltado las amarras. Con Open Arms al menos, aunque sea igual de injusto, se basan en experiencias anteriores, pero nosotros nunca hemos salido del puerto. Dan por hecho que nos dirigimos a una zona determinada, cuando ni siquiera lo indicamos.

El barco es para veinte personas pero, según ellos, rescataremos a muchos naúfragos y no los podremos llevar a puerto seguro, dando a entender que los responsables de esa zona, como Libia e Italia, van a desentendernos. Por el motivo que nos paran, tendrían que parar a todos los barcos de Salvamento Marítimo español, que llevan a siete y ocho personas, pero rescatan a 150 o 200 náufragos. Nos están diciendo que prefieren que se ahoguen a que los rescatemos.

El pesquero Aita Mari.
El pesquero Aita Mari./ S.M.H.

-- Habla de náufragos...

-- A mí me gusta hablar de náufragos, no de migrantes. Lo hago para distinguirlos de quienes tienen que saltar una valla con concertinas o entrar por la frontera terrestre. Un náufrago es una persona que se está ahogando en el mar y tiene un derecho adquirido por su condición.

-- Tiene experiencia en otras misiones de rescate como capitán. ¿Cómo evalúa los impedimientos que se han ido poniendo a las ONG que realizan rescates en el Mediterráneo?

-- Hasta que no hubo elecciones en Italia nosotros estábamos perfectamente coordinados con el país que responsable de la zona, es decir, Italia. Una vez que ganó el fascista de Matteo Salvini empezaron a no colaborar. El sistema de comunicación marítimo de aviso de náufragos dejó de existir y empezaron a dirigirnos a los libios. Esto es ilegal porque el país no es un estado seguro, ni siquiera es un estado porque está controlado por varias facciones armadas. Se dejaron de producir los traspasos de náufragos a barcos de Italia o Malta e incluso nos negaron el diésel.

Empezamos a ir a la península ibérica, pero el Gobierno de Pedro Sánchez ha dado un giro: ha puesto un mando único de la Guardia Civil en Algeciras, cuando el puerto más cercano es Baleares o Cataluña. Italia y Malta han cerrado sus puertos aunque esta medida solo está permitida en caso de guerra. De cualquier manera, solo otro estado puede denunciar a Italia o Malta ante la ONU y ninguno está dispuesto a hacerlo. Además, la multa la pagaría el Estado, no las personas responsables de estas políticas.

-- ¿Qué supone ahora mismo que el Aita Mari no salga a navegar?

-- Supone que no podamos estar colaborando con los náufragos que están a la deriva para echarles una mano. No me gusta decir que salvamos vidas, sino que somos una pieza más. Los héroes son quienes empezaron una odisea hace años, han cruzado un desierto y después se han quedado atrapados en Libia. Si tenemos la suerte de encontrarlos, podemos ser esa pequeña ayuda que necesitan para llegar a puerto seguro. Sin embargo, los que se salvan son ellos.

-- ¿Qué consecuencias tiene la prolongación de esta situación?

-- Tendremos unos 200 cadáveres ahora mismo, así que tendremos más cadáveres. Y eso solo contando los cuerpos que nos encontramos, porque realmente no sabemos cuanta gente muere. Ahora vienen las elecciones municipales y europeas. Hay miedo de que gane el fascismo y la extrema derecha y lo están pagando las pateras. El porcentaje de llegada por mar es residual, alrededor de un 15% de la migración que llega lo hace por mar. La mayoría llegan a través de los aeropuertos, pero a nadie le interesa aumentar los controles ahí. Es vergonzoso que muera gente y las autoridades lo sepan y puedan dormir. En el momento en el que el señor Pedro Sánchez es aplaudido por el Gobierno de Salvini tenemos un problema.

-- ¿De qué materiales dispone el barco?

-- Sobre todo amor y dignidad para ellos. Llevamos los chalecos de rescate, un motor de cien caballos para una lancha que sirve para hacer el primer contacto, y a bordo tenemos mantas, comida y un pequeño hospital.

-- Tras el impedimento para zarpar hacia el Mediterráneo, ¿cuáles es el plan? ¿Se peleará la medida junto a Open Arms?

-- Estamos haciendo campaña con Open Arms en Change.org para recoger firmas, y ya hemos alcanzado más de 260.000. Intentaremos impulsar una lucha conjunta. El problema es cuantos muertos va a haber hasta que salgamos. Hemos recurrido nuestra parada y estamos estudiando si podemos denunciar por prevaricación. En Euskadi también tenemos apoyos de la sociedad como Ongi Etorri (Bienvenidos Refugiados). De momento, la idea es partir este sábado hacia Bilbao y, si el tiempo nos lo permite, dirigirnos hacia Santurce, Gijón, Santander, Galicia. Mientras sensibilizamos a la gente y hacemos difusión, iremos bajando hasta Mallorca. La idea es que cuando lleguemos a la isla todo esté solucionado y podamos dirigirnos hacia Libia.

Leave A Reply

Your email address will not be published.