Inversiones éticas: mucho reclamo pero poca ética

1

Lucía Martín *

Francisco_Palacios_Inversiones_éticas
Francisco Álvarez, presidente de Ética Family Office, en una imagen de archivo. / economiasocialtv (YouTube)

No todos los productos de inversión denominados éticos lo son. De hecho a muy pocos de los que tienen esta denominación se les podría aplicar al cien por cien. El mercado de estos activos es muy pequeño, aunque todo parece indicar que va en crecimiento.

Todos hemos oído hablar de las inversiones éticas. Lo cierto es que el marchamo ético viene a dar buena prensa a algo que no suele tenerla: invertir con el fin de obtener ganancias. Sin embargo, inversión y ética no tienen por qué estar reñidos aunque es cierto que este adjetivo se utiliza con “cierta alegría” en muchos productos. “El sello ético se suele poner porque los instrumentos en concreto, por ejemplo, fondos de inversión, destinan una parte de sus beneficios a causas sociales. Desde mi punto de vista, eso no puede ser visto como ético. Por ejemplo, hay un fondo que invierte en British Petroleum, que es verdad que destina dinero a la responsabilidad social corporativa, pero al mismo tiempo fue la culpable de uno de los vertidos en la bahía de México”, comenta Paco Álvarez, de Ética Family Office.

Además, también habría que diferenciar entre el comportamiento que la entidad tenga para con el cliente, que debiera ser ético, y los productos que ofrece. “En realidad en el mercado hay muy pocos que puedan ser clasificados realmente como tales”, aclara.

Por ejemplo, en el caso de los fondos de inversión éticos, éstos invierten en empresas cotizadas: “Y tiene que ser así porque deben tener una valoración diaria, pero claro, la mayoría de las cotizadas lo único que busca es la rentabilidad financiera, no una rentabilidad financiero-social”, añade.

Lo que suelen hacer los fondos éticos es no invertir en determinados sectores, como por ejemplo, el alcohol, el armamento… ¿Sectores que sí podríamos catalogar como éticos? “Las renovables, la biomedicina.. Otra opción son “las cooperativas de crédito como Fiare. "Nosotros informamos a nuestros clientes, aunque claro, luego tienen que adaptar lo que quieren conseguir con lo que se considera ético. Les recomendamos Letras del Tesoro o Bonos, al fin y al cabo es estar invirtiendo en la riqueza de tu país”, explica. “Al final la inversión ética es buscar un equilibrio entre conservar tu patrimonio a la vez que mejoras la calidad de vida”, dice.

Otra posibilidad es apostar por entidades como Triodos Bank: este banco, creado en 1980, ofrece distintas posibilidades como, por ejemplo, los certificados de depósito para acciones. Con estos productos el titular dispone de los derechos económicos de las acciones, pero no tiene los derechos políticos. Además, ningún titular de certificados puede poseer más de un 10% del capital social, una forma de garantizar la independencia de la entidad. El precio del título es de 77 euros (se obtiene de dividir el valor neto de los activos por el número de certificados emitidos). Su rentabilidad a 5 años ha sido del 4,4%. La entidad también ofrece cuentas y depósitos. Por ejemplo, los depósitos, a partir de 3.000 euros, van desde 1 año a cinco años, y sus rentabilidades oscilan entre el 0,60% y el 1,55%. Existe la posibilidad de donar parte del interés recibido, o la totalidad, a la organización que el cliente escoja. El banco también tiene fondos de inversión, en microcréditos, comercio justo o cultura, pero no se comercializan en España. “Con la actual crisis de valores sí que he visto una toma de conciencia sobre estos aspectos en estos últimos años y hay interés por ejemplo en crear fondos de inversión que verdaderamente sean éticos”, concluye Álvarez.

(*) Lucía Martín es periodista.
1 Comment
  1. lzarate says

    Me parece mucho más ético, aunque no se venda como tal, el fondo de quien escribe esto: http://www.anguloinversor.com/2014/11/el-sentido-de-mi-rumbo-profesional.html

Leave A Reply

Your email address will not be published.