El Gobierno se felicita por cerrar el año con 4.447.711 parados

Los consabidos calificativos gubernativos (y de los medios colaterales) del "mejor mes de la serie histórica" o del "mayor incremento desde la conquista de Albania", les van a servir de poco a los 4.447.711 parados con los que cierra este anémico 2014 en materia de empleo, según los datos de diciembre publicados por el ministerio de Fátima Bañez. Los fuegos artificiales incendian como reguero de pólvora las páginas oficiales y las cooficiales: "El paro bajó en 253.627 personas en 2014, su mayor descenso anual desde 1998", titula Europa Press; "España crea empleo en 2014 por primera vez en los últimos siete años", dice El País, que añade este subtítulo: "La afiliación crece en 417.574 personas y el paro registrado baja en 253.627. Es el mayor descenso interanual en un mes de diciembre desde 1998". La sumarios de la nota de prensa del Ministerio de Báñez rezan de esta guisa: "El número de desempleados baja en 64.405 personas en diciembre, el segundo mayor descenso en ese mes de toda la serie histórica". "El número de contratos aumenta en el último año en dos millones, un 13,1%". "La contratación indefinida a tiempo completo crece un 22% en el conjunto del año".

Albricias. Que redoblen los tambores y que Dizzy Gillespie desempolve su estrafalaria trompeta: por fin, amigos, hemos cruzado el Rubicón. Que aprendan los daneses y todos esos listos de por allí arriba: por estos pagos, señores, también sabemos hacer las cosas. La reforma laboral ha dado sus frutos, ¡es un éxito! Ya no hay nada que temer. España, con 4,4 millones de parados, está a salvo, y todo ha sido gracias a la convicción y al esfuerzo de un puñado de hombres y mujeres, gracias a la convicción y al esfuerzo de los hombres y de las mujeres que forman parte del Gobierno del Partido Popular.

Publicidad

Lo cierto es que el hecho de que un país que tiente a casi 4,5 millones de sus conciudadanos en paro celebre estas cosas ya supone, de por sí, un motivo de preocupación. Y es que, miradas las cosas con cierta calma y perspectiva, podría parecer preocupante, por ejemplo, que la totalidad del saldo positivo del empleo en diciembre (64.405 parados menos respecto a noviembre) se haya registrado en el sector de los servicios (se supone que la Navidad algo habrá tenido que ver con eso), donde el paro se ha reducido en 65.275 personas, y en la agricultura (-2.639), mientras que en el resto de sectores se han destruido puestos de trabajo: 2.435 en la industria, 12.698 en la construcción y 11.615 en el colectivos de parados sin empleo anterior. Vistas las cifras así da la impresión de que la mejora es coyuntural, como siempre, y que aquello de la transformación del modelo productivo, de la apuesta por el valor añadido, por la reindustrialización del país y coletillas similares siguen siendo milongas de programa electoral. Nada más.

Tampoco tranquiliza mucho saber que hay 2.112.508 hombres y 2.335.203 mujeres en paro, a pesar de que sean 7.702 menos en el caso de los hombres y 56.703 en el de las mujeres que hace un mes; o que 387.958 de los jóvenes que siguen por aquí y que todavía no han hecho las maletas estén inscritos en las oficinas de empleo, pese a que sean 28.925 menos que en noviembre.

El gran titular de la nota del Ministerio de Empleo de que "la contratación indefinida a tiempo completo ha crecido un 22% en el conjunto del año se nos escurre entre las manos cuando comprobamos que de 1.384.062 contratos registrados en diciembre, solo 99.853 fueron de carácter indefinido (7,22%), aunque esa ridícula cifra suponga, eso sí, un incremento del 19,17% respecto al mismo mes del año anterior.

Cómo estarán las cosas respecto al índice de cobertura de la prestación por desempleo cuando no sale ni en los sumarios de la nota del Ministerio. Según los datos oficiales, "la cobertura del sistema de protección por desempleo durante el mes de noviembre de 2014 ha sido del 57,88%, el mismo indicador en noviembre de 2013 fue del 61,43%, lo que supone un descenso en la cobertura del 5,8 %". Además, precisa la misma fuente, "la cuantía media bruta de la prestación contributiva percibida por beneficiario durante el mes de noviembre de 2014 ha sido de 809,5 euros, lo que supone un descenso de 18,7 euros sobre el mismo mes del año anterior (-2,3%)".

Respecto a la afiliación a la Seguridad Social, el aumento respecto al mes anterior es de 79.463 cotizantes, que, como no podía ser de otro modo, supone "el mayor incremento de la serie histórica".

Ya lo dijo hace solo unos días en la Ser el flamante ministro de Economía, Luis de Guindos: lo importante es que en España "la gente ya no tiene a miedo a perder su empleo". Pues nada, que aquí estamos todos tan contentos disfrutando de las grotescas delicias de la última entrega, la de diciembre, de este auténtico Club de la Tragedia... Como lloraba Fernando Fernán Gómez en El viaje a ninguna parte: "Esto del cine es una mierda"... Feliz año...