En 2015 seguiremos con miedo a perder el empleo

6

Alejandro_InurrietaLa economía española no será una excepción en 2015 y sufrirá los rigores de una nueva caída y, lo que es peor, claras señales de estancamiento secular durante muchos años.

Los que nos movemos en el largo plazo y en el análisis de fondo no podemos ser complacientes, como lo son los que se deslizan únicamente en el corto plazo y en los datos puntuales, muchos de ellos manoseados hasta la nausea. Las señales económicas, sociales y demográficas de la economía española son francamente preocupantes, y lo triste es que nadie tiene intención de ponerle freno, más allá de eslóganes fáciles para poder ganar algunos votos.

La realidad es tozuda y, salvo algunos muy militantes, los economistas y sociólogos más prestigiosos apuntan a una situación muy peligrosa en los próximos años. Ejemplos hay muchos, pero si leemos a Summers, Solow o Richard Koo, o Krugman el diagnóstico es claro. Estamos en una crisis de sobreendeudamiento, con escaso margen para crecer salvo si se reactivan las burbujas que tanto daño han hecho a las principales economías, especialmente en Reino Unido, EEUU o España, y se expande la demanda.

Pero al margen de estos factores, de corte coyuntural, la tónica de fondo es negativa para el crecimiento del PIB, si es que este indicador refleja bien la evolución socioeconómica de un país, cosa harto discutible. Para que el PIB crezca tienen que darse dos factores, uno muy relevante es que crezca la población y el otro es que haya mejoras en la productividad suficientes para que una economía crezca lo suficiente para absorber la población activa y así crear empleo, minimizando el desempleo.

La realidad es que el ahorro privado no consigue la rentabilidad esperada para financiar la inversión privada, por lo que las empresas privadas se han convertido en prestamistas netas, algo impensable hace no muchos años. La consecuencia de todo esto es que la política monetaria convencional, la expansión de la cantidad de dinero en circulación, genera inestabilidad financiera y búsqueda permanente de riesgo, a cualquier precio. Aquí surge la solución extrema de Buiter, que preconiza que el BCE cree dinero comprando deuda pública a perpetuidad o sin tipo de interés.

Otra faceta que sigue siendo relevante es por qué las potentes tecnologías de la información y digitalización apenas generan movimientos positivos en la productividad total de los factores (PTF), a diferencia de los grandes avances en las manufacturas de principios del siglo XX. Esto está cuantificado, entre otros por Gordon para EEUU, que muestra cómo el gran salto en la PTF se produjo entre 1920 y 1970, para apagarse después, lo que explicaría la ralentización del crecimiento en las últimas décadas, algo que ha influido, así mismo, en los salarios pagados a los trabajadores norteamericanos.

"La perdida de población en España, tanto
por crecimiento neto como por emigración, es desoladora"

Con todos estos factores, el siglo XXI ha comenzado con unas expectativas de crecimiento muy inferiores a las del siglo XX, algo de lo que España no es inmune. Esto se debe esencialmente a las tendencias demográficas y de envejecimiento. Las últimas cifras del Banco Mundial, con un gran margen de error, apuntan a que la población mundial solo se multiplicará por 1,78 veces en el presente siglo, frente a las 3,72 veces en el anterior. En España, las proyecciones del INE son realmente preocupantes. Ya se está produciendo el fenómeno de más muertes que nacimientos, y la pérdida de población, tanto por crecimiento neto, como por emigración, es desoladora. Por ende, menores tasas de crecimiento de la población alumbran menores tasas medias de avance del PIB, aunque es cierto que con una gran dispersión.

Si a esto añadimos que la tasa de fertilidad global caerá del 2,53 hijos actual a 2,24 en el periodo 2045-2050, las expectativas no son mucho mejores. En España, la misma cifra se puede aproximar a 1, frente a los 1,3 actuales, lo cual no deja de ser francamente preocupante. Todo esto presiona a los sistemas públicos de pensiones como el español, que acumula un déficit oficial del 1% del PIB, algo que se convertirá en crónico si no hay una recuperación brusca del empleo y un aumento de los ingresos medios por cotizante. Así mismo, con esta pirámide de población serán inviables las políticas públicas de dependencia y salud, salvo que se eleve la recaudación fiscal por impuestos, algo que va en contra de lo que los grandes partidos preconizan en sus balbuceos electorales de comienzos de este 2015.

Dentro de este gran problema mundial, la UE envejece a un ritmo superior al resto, y la tasa de fertilidad seguirá descendiendo, por lo que el crecimiento potencial de nuestros vecinos será cada vez menor. La consecuencia última también es que la población en edad de trabajar caerá en 35 millones en los próximos años. Esto aliviará artificialmente las cifras del desempleo. Habrá menos personas desempleadas, porque cada vez habrá menos personas en edad de trabajar, y dentro de éstas, la tasa de actividad mantendrá el ritmo decreciente.

Desgraciadamente estas cifras, y lo que implican, no están en el debate público ni político europeo, pero tampoco en el español. La cruda realidad no deja ver estas tendencias de medio y largo plazo y se van cometiendo los mismos errores, año tras año. La coyuntura, con el inestimable apoyo de los que manosean las estadísticas, eso sí, va cercenando este debate y las pobres cifras de empleo o afiliación a la Seguridad Social se venden como grandes logros e inicio de otra década supuestamente milagrosa. La realidad es otra muy diferente. En 2015 pueden confluir factores que distorsionen y rompan la dinámica de impulsos compensados que explican los rebotes en algunas variables macroeconómicas. Es cierto que los datos oficiales de PIB en 2014 superan a los de nuestro entorno. Hay que explicar que España cayó mucho más abruptamente, a la espera que terminen las revisiones del PIB y veremos que todavía será peor, por lo que es estadísticamente lógico que el crecimiento sea algo superior. Este espejismo solo se apoya en que se mantiene la tendencia al endeudamiento, en este caso público, único motor que ha permitido no seguir decreciendo, pues no hay demanda solvente suficiente para relanzarlo.

"El contrato de trabajo medio durante 2014 ha durado 54 días,
y el 25% de los mismos fue de
una semana
"

Este magro crecimiento se asienta en sectores estacionales, como el turismo, con poco valor añadido y con una contratación eminentemente temporal y precaria. El contrato de trabajo medio durante 2014 ha durado 54 días y el 25% de los mismos fue de una semana. Esto implica una gran inseguridad en el empleo, con pobres expectativas de solvencia para los más de 400.000 trabajadores que supuestamente encontraron un empleo, vendiéndose estas cifras como un gran logro.

En 2015, sin ningún sector relevante que pueda sustituir todavía a la construcción, el mercado laboral seguirá languideciendo, solo mitigado por la obra civil que las CCAA puedan encarar gracias a la quita de deuda que el ministro Montoro les ha obsequiado para que el debate que inició Podemos no se enfríe. Los riesgos asociados al shock bajista del precio del petróleo son múltiples. Por un lado, servirá para que las familias y empresas tengan más renta disponible, pero también puede provocar una inestabilidad financiera internacional que rompa las burbujas latentes en los mercados bursátiles y de renta fija, algo en lo que España será una de las principales afectadas.

Los riesgos geopolíticos, con Grecia a la cabeza, también nos afectarán de lleno. Si hay un cambio de percepción del riesgo, los inversores decidirán apostar por otros activos geográficos y venderán masivamente la deuda española, muy sobrecomprada, y volveremos a ver turbulencias financieras, aumentos de prima de riesgo y anuncios de nuevos ERES en grandes empresas, especialmente en el sector financiero. No hay que olvidar que estamos ante una economía eminentemente financiera, sin apenas producción de bienes y servicios y con gran dependencia del capital extranjero. Los desequilibrios endémicos de nuestra balanza corriente vuelven a situarse en primera línea y anuncian que el endeudamiento externo aumentará, lo que generará un drenaje de la economía productiva significativo.

Con este panorama solo nos queda asumir que la economía española ha entrado en una dinámica de estancamiento secular, con crecimientos no superiores al 1%-1,5%, con apenas creación de empleo, empobrecimiento relativo creciente, abandono de la población activa, envejecimiento galopante y pérdida de derechos laborales y sociales estructurales. Ya no hay salvadores, porque la UE está igual y para el resto del mundo no existimos.

(*) Alejandro Inurrieta es economista y director de Inurrieta Consultoría Integral.
6 Comments
  1. arkaitz says

    NO TENEMOS MIEDO A PERDER EL TRABAJO POR QUE LA MAFIA CRIMINAL NEOLIBERAL GURTELIANA PEPERA DEL OPUS DEI ESTA DESTRUYENDO MILLONES DE EMPLEOS PARA FAVORECER LA EXCLAVITUD EN SUS ETTS= EXCLAVISMO NEONAZI PEPERO DEL OPUS DEI

  2. arkaitz says

    EN LAS ELECCIONES DE MAYO 2015 PODEMOS PARAR LOS PÌES AL PP=NAZIS EXCLAVISTAS Y PEPEROS DESTRUCTORES DE ESPAÑA BASTA YAA

    YES WE CAN PLEASE 2015 POR LA DIGNIDAD HUMANA LA LIBERTAD LA DEMOCRACIA DE ESPAÑA Y EUROPA YES WE CAN PLEASE 2015 PODEMOS

  3. ramón moreno palau says

    ARKAITZ-Yo no haBRIA descrito mejor al PP,la palabra MAFIA le va como anillo al dedo a ese grupo de sanguijuelas azules que nos chupan la sangre desde hace tres años.esta inacabable crisis se va a llevar por delante a la clase media-los pobres ya estan aplastados-y el estado del bienestar desaparecerá para enriquecimiento de los pariente s o amiguetes de las sanguijuelas azules,para el futuro,nos esperan cifras de paro escalofriantes-no inferiores a porcentajes del 15 por ciento-clase media destruida,pobres mendigando,cogiendo cartones,robando o prostituyendose y una infima clase de superpotentados bien conectados con los politicos y los militares,fortificados en urbanizaciones blindadas,protegidas por ejercitos de vgltes privados-puede que la unica profesión con futuro,por desgracia yo ya paso de la edad para serlo-armados hasta con metralletas,estas urbanizaciones de superlujo tendran colegios,comercios,parques y alli los explotadores estarán a salvo de las iras del pueblo al que han robado y arruinado,esto ya se puede ver en paises como ARGENTINA-¡¡¡menudo desastre de pais¡¡¡-donde existen cientos de urbanizaciones de este tipo,alli les llaman country clubs,en esas circunstancias tragicas yo no descartaria alguna sacudida violenta contra tan miserable regimén,nos habran reducido a la indigencia,pero aun nos quedará dignidad y sobre todo ganas de hacer justicia,ya que de unos tribunales comprados y controlados por el poder politicoeconomicomonarquicomilitar nada bueno se ha de esperar,estoy totalmente de acuerdo con el firmante del comentario,el futuro de EUROPA sera negro y el futuro español doblemente negro,como doble es la cifra de parados en ESPAÑA que en la media de la UE,un pais con sol,playa y paella no tiene ningún futuro…saludos ARKAITZ

  4. corte por laser says

    Yo no estoy en linea con lo aqui comentado, pienso sinceramente que hay muchos factores que no han podido ser tomados en cuenta. Pero valoro mucho vuestra exposiciòn, es un buen post.
    Saludos

    corte por laser http://www.corte-por-laser-madrid.com/servicio/corte-por-laser.html

  5. Spooky says

    Los salarios están quedando muy bajos. Eso es bueno para el empresario, que cada vez es más rico, pero la consecuencia es que la demanda se deprimirá más cada día. La historia se repite, al igual que en la depresión de los años 30, la única salida es la guerra que se empezó a perfilar en España y hoy se empieza a perfilar en Siria; el esfuerzo bélico estimulará la industria y las matanzas harán desaparecer a la población sobrante

Leave A Reply

Your email address will not be published.