Zapatero mantiene la ley de libertad religiosa pese a la venida del Papa

3
Manifestación contra la visita del Papa celebrada anoche en la Plaza Sant Jaume de Barcelona. / Toni Garriga (Efe)

El 25 de octubre pasado, el presidente Rodríguez Zapatero remitió una respuesta escrita al diputado de IU Gaspar Llamazares en la que le aseguraba que no ha renunciado a enviar al Parlamento el proyecto de ley de libertad religiosa. Unos meses antes, en mayo, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, le dijo al diputado de ERC Joan Tardá que en el plazo de un mes tendría el proyecto en sus manos. Caamaño no se había enterado de que el presidente y la entonces vicepresidenta Teresa Fernández de la Vega estaban preparando un viaje al Vaticano para besarle el anillo al Papa.

Con independencia de que, como escribió Ramón J. Sender, anillo viene de ano y maldita la gracia tiene besárselo a nadie, es lo cierto que la venida de Benedicto XVI en viaje pastoral a Santiago de Compostela y a Barcelona este fin de semana ha llevado al Ejecutivo a posponer el compromiso de dar el mismo trato a la confesión católica que al resto de las religiones. Esa promesa electoral del PSOE para quedar bien con todos, especialmente con los que reivindican el laicismo del Etado, ha sido aplazada, pero sigue vigente, según la respuesta que ha obtenido Llamazares. La oportunidad de la reforma legal sigue marcada por la agenda del Papa, que el año que viene viajará a Madrid al encuentro mundial de la juventud católica, un evento para el que el Gobierno ya ha arbitrado incentivos fiscales en materia de publicidad y organización.

La visita pastoral de monseñor Ratzinger tendrá este fin de semana mucha mayor proyección de la que cursó a Valencia hace cuatro años para bendecir a las familias católicas, con un aparato de propaganda y organización del que se aprovecharon los sinvergüenzas de la trama Gurtell, y rendirá unos beneficios económicos extraordinarios que según el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, se cuantifican en 28 millones de euros para su ciudad. En el caso de Santiago de Compostela, los beneficios no han sido evaluados, pero superarán en hostelería y viandas los perjuicios del coste de los satélites de televisión y de las dietas policiales. La Xunta galega  ha provisto tres millones de euros para el evento y la Generalitat 2,4 para que la misa y la bendición del interminable templo de la Sagrada Familia y las demás actividades pontificas discurran en paz y gracia de Dios. El príncipe Felipe recibirá al Pontífice en Santiago, donde el jefe de la oposición, Rajoy, le pedirá el perdón de sus pecados, y el presidente Zapatero le recibirá en el aeropuerto de Barcelona, donde los reyes Juan Carlos y Sofía oirán la misa y recibirán su bendición.

El fin de semana papal que nos espera será pródigo en documentales y emisiones especiales de radio y televisión. Adorno y los demás marxianos de la Escuela de Frankfur no supieron descubrir que cuando estábamos mirando la televisión, aunque pensáramos que estábamos disfrutando de nuestro tiempo de ocio y descanso, generábamos plusvalías. Pero el Vaticano, que fue más listo que ellos,  lo adivinó de inmediato y sigue obteniendo rentabilidad del tiempo libre de las naciones.

3 Comments
  1. Zaratustra says

    ¡Lrga vida al ayatolá!

  2. Reinoso says

    Aparte de mentir por escrito en la respuesta a Llamazares, el nuevo ministro Ramón Jaúregui ha dejado claro que no presentarán la ley porque el PP no quiere negociar. ¿Y la izquierda, qué? ¿La dan ya por inexistente?

  3. Hung says

    Nepf4,Parabe9ns pela coragem de reaevlr aquilo que muitos escondem. Ne3o entendo que movimento e9 esse que vem ocorrendo na Academia em nosso paeds. He1 um meas tive uma experieancia desastrosa com a comisse3o editorial de uma revista e0 qual submeti um texto. Abriram para submisse3o aceitando um geanero textual e me devolveram dois pareceres apontando falhas que seriam esperadas de outro e claro, rejeitando meu texto. Durante minha argumentae7e3o, em que apontava a falha boe7al deles, removeram do site da revista as normas em que ficava provada minha raze3o de critice1-los. Mas, (que tolice a deles!) um blog havia publicado as normas na edntegra. Tive de praticamente esfregar a pe1gina na cara virtual deles .Sem argumentos ve1lidos, insinuaram que eu seria inexperiente e ate9 que desconhecesse as caracteredsticas do texto acadeamico, demonstrando total falta de respeito com um colega e, obviamente uma acusae7e3o sem provas. Nada mais me restou a fazer ale9m de sugerir que visitassem meu Lattes e, em seguida, acuse1-los de cometer falhas e9ticas graves. Quanto aos pareceristas, declarei apenas que foram induzidos a erro.Comee7o a acreditar que estamos vivendo tempos de autismo acadeamico, grave sedndrome que impede que os pesquisadores olhem para outros lugar ale9m de seus prf3prios umbigos. Essa sedndrome sf3 gera repetie7e3o, jamais inovae7e3o o que vocea, infelizmente, constatou no concurso descrito.Tenha minha solidariedade.Ze9PS: Acabo de me lembrar que a experieancia que narrei foi a segunda de mesma natureza em menos de um ano. Acho que este1 virando cultura .

Leave A Reply

Your email address will not be published.