El PSOE quiere limpiar la imagen de Zapatero con una bofetada a Rato

2
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (izquierda), y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso del pasado 9 de febrero. / Paco Campos (Efe)

Los socialistas han elaborado una estrategia para tratar de contrarrestar la caída en picado de la imagen del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante los ciudadanos. La estrategia consta de dos partes.  La primera, consiste en tratar de utilizar los ataques del PP en su propia contra o, como define un dirigente socialista, “hacer algo parecido al judo y aprovechar la fuerza  del ataque del contrincante, para desequilibrarlo con un solo movimiento”. Dicho en román paladino, los socialistas esperan que los dirigentes del PP se pasen de frenada, para demostrar que sus críticas son desmedidas y poco fundadas y que forman parte de una estrategia de desgaste de la figura de Zapatero. De ahí el soniquete que ha empezado a entonar el propio Zapatero: “de todo lo que pasa, la culpa es mía”.

El presidente del Gobierno estrenó estrategia en la pasada sesión de control al Ejecutivo, cuando le espetó al líder del PP, Mariano Rajoy, la frase: “ya veo que ustedes nos hacen responsables hasta del huracán Katryna”, para seguir insistiendo en esa misma idea en la Convención Municipal, celebrada este pasado fin de semana, donde comentó, ante el regocijo de los suyos, que “el PP sólo tiene cinco palabras: la culpa es de Zapatero”.

En segundo lugar, y para reforzar esa nueva estrategia de confrontación con los populares, los socialistas trabajan para tratar de limpiar la imagen de Zapatero  y poner en evidencia al PP. El escenario escogido para esa confrontación es el económico, donde los socialistas han perdido casi todas las batallas a juicio de los ciudadanos, según se desprende de la práctica totalidad de encuestas publicadas. Por eso, en el PSOE han acogido con satisfacción el avance que ha hecho el Instituto Nacional de Estadística (INE), del crecimiento del PIB del cuarto trimestre de 2010, que de confirmarse, establecería que el PIB español registró un crecimiento negativo de -0,1%, dos décimas mejor que la previsión que estableció el propio Gobierno y, en concreto, el departamento que dirige la vicepresidenta Elena Salgado. Zapatero y su gobierno fueron, por tanto, los más acertados a la hora de predecir el comportamiento de la economía española, mientras que el FMI, la UE, la OCDE y numerosos departamentos de estudio y análisis de empresas privadas erraron en todos sus pronósticos, siempre más pesimistas que los de Zapatero.

Con datos en la mano, los socialistas están distribuyendo entre sus cargos electos y candidatos  a las próximas elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo un cuadro comparativo, que demuestra que las previsiones del Gobierno, relativas al crecimiento de la economía en 2009 y 2010, fueron las únicas acertadas de todas las realizadas por más de 15 organismos públicos y privados. Asimismo, la cúpula del PSOE ha circulado entre sus diferentes candidatos un argumentario en el que recoge los principales comentarios de la auditoría interna realizada por el FMI, en la que se critica duramente la gestión realizada por este organismo durante el período en el que Rodrigo Rato fue Director Gerente del mismo, por  haber sido incapaz de prever la crisis económica mundial, “ni el momento ni su magnitud”, según reza el documento, que también  sentencia: “muchos datos disponibles fueron ignorados o interpretados erróneamente”.

Con esa munición, los socialistas pretenden defender al gobierno y, en concreto a Zapatero y sus previsiones, que han sido tachadas de “voluntariosas” u “optimistas”, cuando no de “fantasiosas” o “ridículas” y contraponer esos aciertos con los errores del FMI y de Rodrigo Rato, en quien se personaliza el “milagro económico” español  del que presume el PP. Así, el PSOE, crecido tras la reciente firma del Acuerdo Social y Económico con empresarios y Sindicatos, se prepara para la confrontación con el PP en un terreno en el que hasta ahora ha perdido todas las batallas.

Se trata de responderles que, si el PSOE no previó la crisis, tampoco la vio venir el FMI, ni el que fuera gurú económico de los populares, Rodrigo Rato (colocado al frente del FMI, por cierto, con el apoyo expreso del Gobierno español y, en concreto, de Zapatero) y añadir, a renglón seguido, que en los últimos tiempos, el gobierno ha sido el más acertado en materia de predicciones. Claro, que los socialistas saben que el PP seguirá teniendo un flanco hacia el que dirigir todos sus dardos mientras la tasa de desempleo se mantenga por encima de los 4 millones de parados y se siga sin crear empleo en España. Y eso no parece que vaya a variar antes de las elecciones de mayo. Pero, por ahora, tratan de desmentir ante el electorado que el PP sea una garantía para salir de la crisis, aunque se empeñe Rajoy en decir que él puede sacar a España de la crisis en 2 años y apele a la gestión realizada por el gobierno del PP, en el que el máximo responsable económico era, precisamente, Rodrigo Rato.

2 Comments
  1. UN CIUDADANO says

    MARIANO RAJOY HA QUEDADO VD. INVALIDADO PARA LA POLITICA NACIONAL POR PELELE, SUS CORRELIGIONARIOS EN VALENCIA LE HAN TRAICIONADO Y VENDIDO A LOS OJOS DEL RESTO DE LOS ESPAÑOLES. CONVOQUE VD. UN CONGRESO Y DIMITA SI ES QUE TIENE VERGUENZA. PORQUE NO GENERA NINGUNA CONFIANZA, ESO QUE VD. TANTO PROCLAMA

Leave A Reply

Your email address will not be published.