Nacionalistas e IU se sienten expulsados del pacto constitucional y elevan sus exigencias

2

Al PSOE y al PP les sobran 87 diputados para aprobar hoy viernes en el Congreso la reforma exprés de la Constitución con el fin de imponer la estabilidad presupuestaria y dar “prioridad absoluta” al pago de la deuda. Nadie duda de que la reforma del artículo 135 de la Carta Magna saldrá aprobada sin dificultad, camino del Senado, que repetirá el trámite la próxima semana. Pero como España no limita con el PSOE y el PP por sus cuatro puntos cardinales, las formaciones nacionalistas tensarán el debate, denunciarán su expulsión del “pacto constitucional”, y la izquierda del PSOE protagonizará un plante para mostrar su malestar. Para añadir irritación, la Mesa ha rechazado todas las enmiendas que pedían un referéndum, el derecho de autodeterminación y la consulta sobre la forma de Estado. Puesto que los oponentes no suman el 10% necesario para lograr un referéndum en el plazo de 15 días tras la aprobación parlamentaria de la reforma, no habrá posibilidad de que se coloque “la tercera urna” que pide Rosa Díez coincidiendo con las elecciones del 20 de noviembre, a pesar de que al vicesecretario general del PSOE, portavoz del Gobierno y ministro de Fomento, José Blanco, “le habría gustado”.

Publicidad

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero y su candidato Alfredo Pérez Rubalcaba apurarán el tiempo hasta la hora de votar para convencer al portavoz de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, de que respalde el nuevo precepto constitucional. Las condiciones de éste pasan por el respeto a la autonomía financiera y política de Cataluña y exigen que el límite de gasto lo establezca el Parlament y no el Gobierno central mediante ley orgánica. CiU reclama además un sistema de concierto económico, con el consiguiente tope a la solidaridad interterritorial. A la espera de si los compromisos nicomédicos (por detrás) del PSOE y PP llegan a satisfacer a CiU y se pueden plasmar como excepciones en la ley orgánica de limitación del déficit que el nuevo gobierno debe aprobar antes de junio de 2012, la federación catalana mantiene su denuncia sobre la quiebra del “consenso constitucional” y su decisión de no apoyar la reforma. Coalición Canaria, por su parte, pasará de la abstención al voto en contra si no se incluye el hecho insular.

Publicidad

Mayores son las dificultades del PSOE y el PP para convencer al PNV. Iñigo Urkullu dice que la modificación lamina los derechos históricos y reclama una referencia expresa a la facultad de las diputaciones forales de emitir deuda pública con la misma legitimidad que el Estado y las Comunidades Autónomas. De paso critica al lehendakari Patxi López por no haber alzado la voz contra la reforma que Rubalcaba elogió ayer ante un grupo de empresarios vascos visiblemente satisfechos por el fin de la extorsión y la violencia de ETA. Puesto que la Cámara de Vitoria aprobó en su día “el derecho a decidir”, el portavoz Josu Erkoreka suscribió una enmienda con ERC para que la reforma incluya ese precepto que abriría la puerta a la autodeterminación. Pero la Mesa de la Cámara no la admitió por entender que afecta al artículo 2 de la Carta Magna y requiere un procedimiento distinto a los dos tercios y un referéndum, lo que fue tildado de "cacicada" por el portavoz de ERC, Joan Ridao. Mientras, Urkullu confirmó que se reunirá con Bildu la próxima semana para estudiar la posibilidad de crear un “frente soberanista” ante las próximas elecciones.

Si CiU y PNV se sienten ninguneados y apartados de la llave de la estabilidad y la gobernabilidad por el gran pacto PP-PSOE que se prolongará más allá de las elecciones, probablemente durante la legislatura próxima, la tercera fuerza en número de votos, IU-ICV, se considera excluida del consenso constitucional de 1978. Gaspar Llamazares denuncia un “golpe bipartidista a la Constitución que deja fuera a millones de personas”. Ayer reclamó una huelga general. En sus enmiendas no sólo incluye la petición de PNV, ERC, BNG y UPyD de que no consumen la reforma, sino también una actualización de la Carta Magna para que garantice "como mínimo" la convergencia con la media de la UE en “gasto y protección social, calidad del empleo, protección ambiental y justicia fiscal”. En sus enmiendas incluyó una para que los españoles puedan ejercer su derecho a decidir la forma de Estado entre república o monarquía. Pero tanto esta enmienda como las de otros grupos solicitando el referendo fueron inadmitidas a trámite por la Mesa, lo que añade crispación al debate.  "Resulta insólito que se vete no ya el referéndum sino que se pueda debatir sobre la consulta; esto no es sólo un rodillo, sino un martillo de herejes", se quejó Llamazares.

Los cinco diputados de IU-ICV y ERC quieren escenificar su rechazo a la reforma con un plante en la votación final y un ruidoso abandono del hemiciclo, invitando a otros a seguirles, aunque ya saben que las puertas están cerradas durante las votaciones. Llamazares también ha impugnado el procedimiento ante la Mesa del Congreso, por considerarlo “fraudulento”. Su iniciativa ha sido seguida por ERC y será el primer paso para apelar al Tribunal Constitucional. Luego ya, el diputado de IU y su compañera de ICV, Nuria Buenaventura, pedirá firmas a sus señorías para reunir 35 y forzar la consulta popular, aunque también saben que, como escribió José Ortega y repite Rubalcaba, los esfuerzos inútiles conducen a la melancolía.

2 Comments
  1. antordonez says

    Menudo atropello a la democracia. Los mercados, Francia y Alemania, los neo liberales, y un presidente miope , asustado y en retirada, con dos años de continuos bandazos, Autista ante los acontecimientos, no escuchando a casi nadie como hizo en su día Felipe González y aconsejado por los más neo liberales del gobierno, Blanco y ninguno Rojo, con deseos de pasar a la historia al cambiar la Constitución después de tres décadas. Una Constitución que fue fruto del consenso de todos los partidos, introduciendo un cambio, de la noche a la mañana, sin consenso y sin referéndum, que no va ha servir para nada bueno.

    Con este movimiento se abre una puerta muy peligrosa, pues los mercados, auténticos responsables de la crisis económica, son insaciables y seguirán pidiendo medidas, que un Estado de Derecho no debería aceptarles. Demos tiempo al tiempo, dentro de poco pedirán recortes neo liberales como el derecho de huelga, manifestación o negociación colectiva etc..

    Zapatero con esta acción repentina e improvisada, comete dos torpezas políticas: abrió el melón para que los nacionalistas, que apoyaron el texto Constitucional de la Transición, pidieran con todo derecho que se incluyese en ésta el reconocimiento a la independencia. El otro error es que con ésta medida, se pone en contra a numerosos movimientos ciudadanos de carácter progresista, agentes sociales, nacionalistas e izquierda. Y el único beneficiado en términos electorales es el PP y esto con las las elecciones a la vuelta de la esquina, con un candidato Rubalcaba, que no quería este cambio y así lo manifestó fechas antes, pero Zapatero le hizo cambiar, por la vía de los hechos consumados y, con el ineludible coste que esto tiene en término de votos.

    Zapatero pasará a la historia pero con una posdata que dirá “ El presidente de los bandazos” y “ lo que no hay que hacer en política “

  2. borja says

    Por favor pedir a amigos,conocidos,familiares que no voten ni al psoe ni al pp pasarlo por favor.Si nadie vota a estos dos partidos los que ganen tendran que cambiar las cosas sin posibilidad de no hacer nada.Estarian obligados a cambiar la justicia y la leyes electorales la clave es que psoe y pp no tengan ni un voto.GENERACION NI NI,NI PSOE NI PP PASARLO PORFAVOR,hablar de ello con familiares y amigos y que nadie les vote y TODOS A VOTAR.Que voten a quien sea menos psoe y pp gracias.

Leave A Reply

Your email address will not be published.