Rubalcaba planta cara a Chacón en la sede de la UGT

2
Rubalcaba conversa con el secretario de organización del PSOE, Marcelino Igleisas, ayer martes, poco antes del comienzo de la sesión de apertura de la X Legislatura. / Chema Moya (Efe)

El local de las federaciones de la UGT, en la avenida de América de Madrid, será el marco en el que Alfredo Pérez Rubalcaba presente el jueves su opción a la secretaría general del PSOE en 38º congreso del partido que tendrá lugar del 3 al 5 de febrero en Sevilla. Rubalcaba reúne y resume la cultura histórica del PSOE desde los tiempos de la Transición, es un buen comunicador y posee suficientes apoyos para su nominación por parte del Comité Federal, que se reúne el 8 de enero. Su contrincante, Carme Chacón, exministra de Defensa y casi veinte años más joven que él, representa la ruptura con la cultura política tradicional y cuenta también con apoyos suficientes para su nominación por parte de todos los sectores y federaciones del partido.

A un mes de la celebración del congreso ordinario de la principal fuerza política del centro-izquierda, todos los dirigentes autonómicos y provinciales consultados por el cronista se muestran convencidos de que habrá dos candidatos, Rubalcaba y Chacón, si bien la catalana se deja querer y no ha formulado oficialmente su candidatura. Como se sabe, la exministra y treinta notables, entre los que figuran desde el gallego Francisco Caamaño al canario y jefe de filas parlamentarias en Estrasburgo, Juan Fernando López Aguilar, golpeó primero con un manifiesto crítico con la política de Zapatero y autocrítico, en la medida en que ella y bastantes firmantes compartieron los ajustes sociales contra la crisis, quizá, dicen ahora, porque no había otra salida. Pero a partir del marco teórico y del anuncio de algunas intervenciones sectoriales como la que ayer protagonizó Josep Borrell en Majadahonda (Madrid), Chacón ha preferido esperar las reacciones y evaluar los apoyos para lanzar su candidatura.

Publicidad

Mientras tanto, Rubalcaba ha trabajado en su despacho de la cuarta planta de la sede de Ferraz, con Elena Valenciano y Antonio Hernando, a un lado y otro, y ha evaluado los apoyos de los dirigentes regionales para emprender la travesía. El lunes se desplazó a Sevilla para charlar largo y tendido con José Antonio Griñán, quien ha evitado mojarse y se ha limitado a decir que apoyará al candidato con mayores posibilidades de ganar. “De momento, estamos hablando entre nosotros”, dice el secretario de Castilla y León, Oscar López. “Es evidente que nosotros estamos más cerca de Cataluña”, comenta el expresidente de Baleares, Francesc Antich, que abandonará próximamente la secretaría general insular del partido. El secretario general de Madrid, Tomás Gómez, no necesita definirse a favor de Chacón, aunque tampoco ha explicitado su apoyo. Y, a sensu contrario, el extremeño Guillermo Fernández Vara, tampoco necesita reiterar su apoyo a Rubalcaba.

Sin embargo, la pluralidad dentro del mosaico federativo es muy amplia. Y aunque el Comité Federal ha optado por un congreso gobernable, con 960 delegados en vez de 2000, el voto de los compromisarios es individual e impredecible. Vale recordar el deslizamiento de una parte del guerrismo y del catalanismo hacia Zapatero en el año 2000 para explicar la derrota de Bono, al que la mayoría consideraba a priori ganador. En la actual lid, las diferencias ideológicas entre Rubalcaba y Chacón son mínimas, pues ambos defienden los mismos postulados socialdemócratas. Chacón tiene en contra su origen –es del PSC-PSOE-- y Rubalcaba su pasado inmediato como perdedor de las elcciones generales del 20-N.

El alcalde de Toledo y uno de los jóvenes en alza del PSOE, Emiliano García Page, explica que no debemos confundir la crítica con el izquierdismo, sino prestar atención a las formas de gestión socialdemócrata. “Será líder quien tenga el imán ideológico”, sostiene. Y a renglón seguido rebate la especie de la derecha de que la socialdemocracia es gasto poco eficiente o, si se prefiere, derroche, lo cual es rigurosamente falso. Cuando se le pregunta si presentará su opción, no afirma ni niega, sólo expresa su preocupación por la falta de sintonía y el distanciamiento personal entre Rubalcaba y Chacón. Tanto García Page como otros dirigentes consultados no ocultan cierto malestar de los militantes por la celeridad o, si se prefiere, precipitación, con la que se ha decidido la fecha del congreso. Y aunque comprenden la necesidad de ordenar la casa antes de las elecciones andaluzas de marzo, sostienen que hay que profundizar en el debate y en las alternativas sociales y políticas a la ofensiva de la derecha, cuyos efectos se verán a medio plazo, y apuestan porque el secretario general que salga del cónclave sevillano asuma un proceso de elecciones primarias para elegir al candidato a las próximas elecciones generales.

2 Comments
  1. ego says

    Los dos han demostrado que la economía real esta por encima de su ideario político así que lo mismo da uno que otra, digan lo que digan ahora. Al PSOE le va a ir muy mal si siguen por este camino.

Leave A Reply

Your email address will not be published.