RAIMUNDO CASTRO | Publicado: - Actualizado: 8/1/2017 20:22

Es de suponer que la estrategia les dio resultado o que tenían pagados los servicios de quienes hicieron la labor, aunque esta vez –la tercera– se han adelantado un poco pensando en los Congresos de uno y de otro o, lo más probable, en las elecciones andaluzas del 25 de marzo. Sea por la razón que fuere, lo cierto es que, con semanas de adelanto a lo que venía convirtiéndose en una práctica habitual nada más iniciarse las precampañas o, directamente, las campañas electorales, nos hemos despachado con una nueva “guerra de videos” entre PP y PSOE que sólo vale para que las televisiones afines a los dos partidos aprovechen la ocasión para hacer propaganda electoral emitiendo los anuncios elaborados por ambos partido contra el otro.

Lo raro es eso, que llueve sobre mojado y todo el mundo pensaba que tras el triunfo electoral del PP se iban a acabar estos duelos infantiles del “tú más”. Pero no. Ha vuelto a ser el partido de la oposición –el PP en los comicios anteriores y en esta ocasión el PSOE– el que ha trasladado a los medios de comunicación un vídeo recopilando declaraciones de Rajoy donde rechazaba subir los impuestos si ganaba y, como era de esperar, el partido de Gobierno ya tenía preparada la respuesta con algo así como “¿y del déficit qué? No iba a ser del 6% y ha sido del 8%. O sea, que para mentiroso, tú”.

Esa estrategia de recuperar frases con promesas incumplidas y arrojárselas al adversario es vieja en el tiempo, pero se convirtió en un duelo estelar en las elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo del año pasado, cuando el PP se echó a la yugular de un PSOE debilitado por la mala gestión de la crisis y la vigencia del liderazgo de un consumido José Luís Rodríguez Zapatero sin capacidad de respuesta, no sólo social, sino ni siquiera interna, en el seno del partido que había dirigido todopoderosamente con la mano férrea de su segundo, José Blanco. Sin pedir expresamente el voto, porque hubiera sido ilegal, el PP distribuyó un vídeo el 4 de mayo titulado La ruleta de las improvisaciones. Se imitaba un concurso televisivo en el que el PSOE intentaba sacar a España “de la crisis” y donde el puño de la rosa socialista pulsaba un botón y probaba suerte. La primera receta contra la crisis era la reducción de la velocidad a 110 kilómetros por hora y la siguiente un insulto a Rajoy. Al final del vídeo, un mensaje en rojo afirmaba que “mientras el PSOE improvisa, ya hay 4.910.200 españoles en paro”. A continuación, en una frase azul se concluía: “Es hora de dejar de improvisar y centrarse en el empleo”.

La respuesta la dio, de inmediato, José María Barreda, con un vídeo que atacaba la corrupción del PP diciendo que el “espejo en el que se mira Rajoy” son Francisco Camps, Jaume Matas y Carlos Fabra. “Quiero para España lo que Matas ha hecho para Baleares”, repiten las frases en pantalla.

En las elecciones generales, sin embargo, ya fue el PSOE el que atacó sin esperar aunque, formalmente, la oposición era el PP. Sabían que iban a ser derrotados y se trataba de evitar el desastre. El 10 de noviembre de 2011, los socialistas hicieron público un nuevo vídeo electoral en el que criticaban los «silencios» de Rajoy, a quien acusaban de no aceptar preguntas en las ruedas de prensa y de tener un «programa oculto» de recorte de los derechos sociales.

Inmediatamente, el PP presentó su respuesta en la que muestra a un taxista que se dirige a una cliente de la misma forma que lo haría Rajoy y que lleva a pensar durante unos segundos si no es él quien lleva el volante. Ahí ya no hubo recato. El spot publicitario lo anunció el propio líder del PP a través de su cuenta en Twitter.

El 25 de octubre previo al 20-N, PSOE y PP dieron el pistoletazo de salida de la batalla de comunicación en forma de vídeos propagandísticos que pudieron verse no sólo en la red sino también en televisión. Los socialistas apostaron por ser agresivos haciendo ver que la educación y la sanidad pública peligraban si ganaba Rajoy. Su lema fue: “Pelea por lo que quieres”.

La respuesta del PP fue: “Alguien quiere pelea, alguien busca la confrontación, alguien necesita crear tensión (manifestaciones del 15-M). Pero no es el momento de enfrentarnos, es el momento de sumar fuerzas para sacar a España de la situación económica más difícil de su historia”.

Este fin de semana pasado, inesperadamente porque faltan casi dos meses y medio para los comicios andaluces, por lo que es fácilmente deducible que la bronca va de propaganda congresista (el PSOE lleva a cabo el suyo los días 3,4 y 5 de febrero y el PP dos semanas después, los días 17,18 y 19 de febrero, ambos en Sevilla), la guerra de vídeos se centran en las mentiras de unos y otros. Pero los argumentos son de risa. El PSOE atacaba por la mañana reproduciendo decenas de declaraciones de Rajoy en las afirmaba que nunca subiría impuestos –incluso en el debate de investidura– y remataba su acusación con esta frase: Donde dije digo, digo impuestos. Y por la tarde, el PP calcaba el video socialista y sentenciaba: El déficit del PSOE: Donde dije 6, digo 8.

De broma. Más nos valiera que nos digan qué proyectos tienen para el futuro (y no sólo el PSOE porque ya no se sabe qué quiere o puede hacer el PP) y que se dejen de vídeo-juegos. Deberían pensar que se dirigen a ciudadanos inteligentes. Si lo piensan bien, son la mayoría.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend