El PSOE hace campaña para abrir un debate social contra los recortes

Elena Valenciano, durante la rueda de prensa que ofreció el pasado viernes, día 20, en Valencia. / J. C. Cárdenas (Efe)

Lo anunció con solemnidad la número dos del PSOE, Elena Valenciano, la semana pasada, pero la marabunta de las medidas de ajuste gubernamentales del último Consejo de Ministros se llevó sus palabras en medio del tsunami mediático. “Algo tan grave como lo que está haciendo el Gobierno no puede hacerse sin un debate social”, dijo antes de afirmar que las medidas adoptadas en Sanidad y Educación son de una “máxima gravedad social, máxima gravedad política y máxima gravedad institucional”. Lo que remató con esta frase: “La sociedad española tiene derecho a reaccionar en defensa propia y nosotros tenemos la obligación de defender a la mayoría social y de preservar el futuro de nuestro país, de manera que vamos a actuar, a hacer todo lo que el Gobierno no ha hecho porque en campaña nos hurtaron ese debate cuando negaron lo que están haciendo, a hablar con la sociedad, con los colectivos, grupos, organizaciones, consumidores, todos los que se van a ver gravemente afectados por estas decisiones”. Y, por fin, se van a reunir con los sindicatos, con las organizaciones de la Sanidad Pública, y llevar sus propuestas a las Cortes y a los parlamentos autonómicos.

La campaña de denuncia de los recortes la inició el PSOE llevando a la red este fin de semana el video y el hashtag #vanaportodo, pero, además, ha elaborado argumentarios detallados para que los cuadros socialistas extiendan su mensaje en la doble dimensión informativa y de alternativas.

Publicidad

Recortes en Sanidad

El texto sobre los recortes en Sanidad se titula Rajoy impone que los pensionistas paguen por sus medicamentos acabando con su gratuidad, y destaca, de entrada, que en sólo tres meses, el PP ha hecho saltar por los aires el sistema de relaciones laborales en España en perjuicio de los trabajadores, y ahora está haciendo saltar los pilares del Estado de Bienestar con los recortes en dependencia, primero, y ahora en sanidad y educación.

“Esta es la transparencia de Rajoy con nocturnidad: como un trágala y con una cifra cuestionable; amnistía fiscal para los grandes defraudadores; negativa a poner un impuesto a las grandes fortunas como el que hay en Francia, por ejemplo; negativa a subir el impuesto del alcohol de alta graduación; y obligar a los españoles, sobre todo a los pensionistas, a pagar medicinas que precisan”, se especifica.

También critican los socialistas que Rajoy se niegue a explicar el recetazo en el Parlamento y de que ha aprobado las medidas en el Consejo de Ministros sin consensuarlas. “En la España de Rajoy –se denuncia-el más débil paga más de un plumazo; desde hace décadas, los pensionistas en España no pagan ni un solo céntimo por las medicinas que tienen que utilizar en el Sistema Nacional de Salud”.

El PSOE añade que el coste de la implantación del copago mermaría el ahorro y que la cifra del supuesto ahorro que el Gobierno atribuye a esta medida es muy cuestionable porque no tiene en cuenta el coste y las dificultades de implantación de la medida (para comprobar el nivel de renta es necesaria una nueva tarjeta sanitaria con microchip y terminales que procesen estos nuevos datos). Tampoco se sabe si se tienen en cuenta rentas patrimoniales y de capital además de rentas salariales ni cómo se garantiza la confidencialidad de los datos de Hacienda.

Según expertos en la materia, aseguran los socialistas, solo el coste de la nueva tarjeta sanitaria, necesaria para gestionar el pago diversificado de medicamentos, será de unos 2.500 millones de euros aproximadamente (cerca de 20 euros por unidad). De todo ello se deduce fácilmente, dice el texto, que el coste de la implantación del nuevo sistema y su gestión impide el ahorro que asegura el Gobierno.

También se critica que el Gobierno haya impugnado la subasta del suministro de fármacos (Andalucía ha tomado esta iniciativa), una medida que ahorraría 1.500 millones. Además, afirman, mejorar la gestión del cobro de accidentes (laborales, deportivos, del hogar, de tráfico) que se atienden en la sanidad pública, podría suponer el ingreso de entre 700 y 1.000 millones de euros adicionales.

Si a estas medidas se le añaden las compras centralizadas de medicamentos, que ya puso en marcha el Gobierno del PSOE con la vacuna de la gripe, y un impuesto a las grandes fortunas similar al que se ha implantado en Francia recientemente, el sistema actual sería sostenible sin ningún tipo de recortes, según el PSOE.

Recortes en Educación

Por lo que se refiere a los recortes en Educación, los socialistas acusan a Rajoy de orientar la educación “hacia un carril solo para ricos” y denuncian que las medidas aprobadas el viernes pueden suponer el despido de 80.000 profesores y dejar fuera de la Universidad a muchos de los 1.300.000 alumnos que se van a ver afectados por las medidas. En el texto se recuerda que el presidente dijo el 4 de noviembre que le iba “a meter la tijera a todo, salvo a pensiones, sanidad y educación”, pero “ha hecho lo contrario”.

Los socialistas enumeran las medidas en materia educativa. El 30 diciembre 2011, señalan, se aprobó un primer recorte en Educación de 487 millones. El 30 de marzo de 2012 se aprobó otro dentro de los Presupuestos que eleva el anterior a 680 millones. En abril decidió un tercer recorte de otros 3.000 millones. Y además, habrá menos profesores en la escuela y más alumnos por aula, desaparecen los préstamos-renta para estudios y las becas para estudiar idiomas fuera de España, se reducen en un 41% las becas Erasmus y en un 79% la asignación presupuestaria para enseñanzas universitarias, se aumentan las tasas universitarias en un 66% (pasan del 15% al 25%) y hay aumentos progresivos en las segundas, terceras y cuartas matrículas, llegando la subida, en este último caso, hasta el 100%.

Además, se añade, las becas han dejado de ser un derecho y el nivel de renta ya no es la prioridad en su concesión, sino la nota media de los estudios.

Las medidas de Rajoy suponen, a juicio del PSOE, “el deterioro de la calidad de la enseñanza, más paro entre el profesorado y la subida de las tasas universitarias un 66% que, en algunos casos, puede llegar al cien por cien. En consecuencia, “comprometen el futuro de los jóvenes y de nuestro país, porque van a bajar la calidad de la educación, rompen el principio de igualdad de los españoles, y son la prueba de otro engaño más a los ciudadanos”.

El billetazo

En tercer lugar, el PSOE también se propone combatir, entre otras cosas, lo que califica como el billetazo, la subida de un 11% del billete de cercanías aprobado por el Gobierno. Tras recordar que el Consejo Nacional de Transporte Terrestre ya ha aprobado que el billete sencillo de Cercanías suba un 11% en mayo y el abono multiviaje un 9,39%, así como el billete de Media Distancia un 13%, señala que se trata del mayor aumento de precio en los últimos años de este tipo de transporte que es mayoritariamente utilizado por trabajadores y familias con menos recursos.

Y recuerda que, al igual que el recetazo o la pérdida de derechos laborales perpetrada en la Reforma Laboral, la subida de impuestos a las rentas del trabajo y a las clases medias y el recorte en la Ley de Dependencia, la desproporcionada subida del precio del billete de Cercanías tampoco estaba en el Programa Electoral del PP ni en los compromisos de Rajoy.

El PSOE recuerda que entre 2007 y 2011 las subidas del precio de ese billete oscilaron entre un 3,1% y un 6,28% y los de Media Distancia variaron entre el 3,1% y el 5% y señala que, en 2011, Cercanías transportó 412,6 millones de pasajeros, y los trenes de Media Distancia, a 32,5 millones de usuarios. Y, tras aclarar que las tarifas de los trenes de Cercanías y Media Distancia convencional dependen del Gobierno por tratarse de servicios de carácter público, los socialistas sentencian: “Es otra vuelta de tuerca más que el Gobierno da al bolsillo de los trabajadores”.