Gallardón da lecciones de ética a Aznar y no convence a los antiabortistas

Alberto Ruiz-Gallardón, en el Congreso, durante la celebración del último pleno celebrado en la Cámara. / Javier Lizón (Efe)

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, sorprendió ayer a propios y a extraños cuando, a través de una entrevista concedida al diario La Razón, anunció su intención de volver a una ley  que regule la interrupción del embarazo basada en los supuestos y no en los plazos, como la vigente. Fue precisamente su intención de suprimir las “malformaciones en el feto” de la lista de supuestos amparados por la futura ley para practicar un aborto”, algo que olvidó mencionar durante su comparecencia parlamentaria, el pasado  25 de enero,  lo que sorprendió a algunos de sus compañeros de partido e irritó a otros.

La irritación la provocó la confesión de parte que acompañó al anuncio de Gallardón de la próxima supresión del aborto eugenésico. Según dijo el ministro de Justicia para justificar su decisión de enmendar la ley de supuestos que se aprobó durante el gobierno de Felipe González y se mantuvo vigente durante los 8 años de presidencia de José María Aznar, es “éticamente inconcebible” que hayamos estado conviviendo tanto tiempo con esa legislación. Toda una “lección de ética” para Aznar y quienes con él compartieron gobierno, entre 1996 y 2004, como el propio Mariano Rajoy, que desempeñó los cargos de ministro de Administraciones Públicas, Educación y hasta la vicepresidencia del gobierno.

Publicidad

Precisamente, desde el año 1996 hasta 2004, los abortos practicados en España aumentaron desde los 51.002, en el 96, hasta los 84.985, en 2004, según los datos facilitados por los Centros de Interrupción Voluntaria del Embarazo al Ministerio de Sanidad, con la ley de supuestos que aprobó el PSOE y el PP mantuvo vigente.

Sin embargo, no fue el relativo a las malformaciones del feto el supuesto por el que más abortos se practicaron en España durante toda la etapa en la que estuvo vigente la ley de supuestos, sino que fueron los problemas psicológicos graves de la madre los que motivaron legalmente las interrupciones voluntarias del embarazo. Por eso, numerosos sectores antiabortistas siguieron ayer manifestando su descontento ante tras el anuncio del ministro Gallardón o, en su defecto, animaron a Gallardón a poner en marcha la reforma cuanto antes y a añadir en la nueva ley la supresión del supuesto que contempla los daños psicológicos en la madre. Así, en la página web www.hazteoir.org, incluían ayer mismo la noticia “Derecho a Vivir celebra como “un progreso histórico” la abolición del aborto eugenésico”, en la que la portavoz de esta organización antiabortista, Gádor Joya, se felicitaba por el anuncio de Gallardón, pero, a renglón seguido le pedía que acabase también con el “coladero” que supone el supuesto del riesgo para la salud mental de la madre. Junto a ese artículo, en la misma página, se pueden leer todo tipo de escritos en defensa de su campaña activa “Aborto#cero”, que exige la abolición del aborto en España.

Una de estos artículos (http://www.hazteoir.org/alerta/46542-ponle-pilas-rajoy-aborto) promueve las llamadas telefónicas al Palacio de la Moncloa para exigir que se retire la Ley del Aborto vigente, que se aprobó durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Bajo el lema “Ponle las pilas a Rajoy con el aborto#cero”, el texto reza así:  “Seis meses en el Gobierno. 54.000 abortos. 300 vidas humanas eliminadas cada día. Sin noticias de la derogación de la Ley Aído. Llama a La Moncloa y ponle las pilas al presidente”. A continuación, facilita un número telefónico del Palacio de la Moncloa y el modelo de texto que hay que leer,  identificándose con nombre y apellidos, para exigir a Rajoy la retirada de la Ley del Aborto.

Según parece, ni  la rectificación, ni el mea culpa entonado por Gallardón han satisfecho a los sectores abiertamente antiabortistas, que siguen exigiendo la desaparición del aborto sin matices. Tampoco se ha considerado afortunada, entre sus compañeros del PP, esa observación autocrítica sobre la “ética inconcebible” que el ministro de Justicia ha hecho sobrevolar sobre sus compañeros de partido y hoy de gobierno. Sin embargo, quienes defienden que Gallardón no da puntada sin hilo, aseguran que, en esta ocasión, el hilo de la cometa lanzada ayer por Gallardón nos llevó a todos a dejar de hablar de la prima de riesgo y la posible intervención de España por la UE, para centrarnos en una reforma legal que fue incluida de forma genérica en el programa del PP para las elecciones generales de 2011, pero que, en cualquier caso, se compromete, en su página 108, a realizar un cambio “de la actual regulación sobre el aborto, para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores”.