El Gobierno se niega a enseñar en el Congreso los contratos con Pemex

El presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, ayer, día 8, durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso. / Juanjo Martín (Efe)

(Actualización de las 21:35 horas con la carta enviada por el Grupo Socialista al presidente del Congreso para que reclame al Gobierno los contratos de Pemex)

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Soraya Rodríguez, ha solicitado el amparo del presidente del Congreso, Jesús Posada, ante la negativa del Gobierno a informar de los supuestos contratos suscritos con Pemex. La iniciativa se produce después de que el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), Ramón Aguirre,  exhibiera los supuestos contratos el lunes en la Comisión de Presupuestos e impidiera examinarlos, a continuación, al diputado socialista Miguel Ángel Cortizo.

Publicidad

Con esa actitud, el Gobierno dejó patente su negativa a que ningún miembro de la Cámara pueda examinar los contratos que tanto Mariano Rajoy como el presidente autonómico gallego y candidato del PP a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, aseguran tener firmados con Pemex para construir en los astilleros gallegos de Navantia y Barreras dos “floteles” o buques hotel destinados a los trabajadores de la petrolera mexicana en alta mar. Rajoy y Feijóo han utilizado esos contratos en la campaña gallega. El presidente del Gobierno dijo en un acto electoral que “después de estos contratos habrá otros muy pronto”, en referencia a la renovación de la flota de la petrolera.

Sin embargo, las dudas sobre los supuestos contratos que habrían sido firmados el 19 de septiembre pasado en Santiago de Compostela no han hecho más que crecer, sobre todo después de que altos directivos de Pemex, incluido su director general de Extracción y Producción, negasen haber cerrado contrato alguno. Los dos buques-hotel, por un importe de 300 millones de euros (50.000 millones de las antiguas pesetas) aportarían carga de trabajo a los astilleros gallegos para más de dos años.

Las dudas sobre los supuestos contratos se acrecentaron el lunes cuando el diputado socialista Miguel Ángel Cortizo pidió en la Comisión de Presupuestos a Ramón Aguirre, presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), de la que dependen los astilleros de Navantia en Galicia, que mostrara los famosos contratos. Aguirre, que ya había recibido una petición por escrito en el mismo sentido, escenificó una respuesta “totalmente vacía y de cara a la galería”, como la calificó Cortizo, que consistió en exhibir unos papeles y decir que eran el contrato.

Cortizo quiso comprobar el contenido de los papeles y pidió a Aguirre que le permitiera examinarlos, pero este se negó. Entonces Cortizo manifestó su extrañeza y Aguirre, veterano diputado y experto en ardides parlamentarias, le explicó que el contrato contiene una cláusula que prohíbe a Navantia “divulgar la existencia o el contenido” de dicho documento, salvo a través de «notas de prensa previamente aprobadas por Pemex«.

El socialista criticó la opacidad del presidente de la Sepi y le recordó que cuando tomó posesión del cargo situó la “transparencia” como uno de los tres principios de su actuación, junto con la eficiencia y la austeridad. “Si persiste en su negativa a mostrar los contratos, dejaré de creerle y le consideraré un mentiroso y cómplice del presidente de la Xunta de Galicia por un bastardo interés electoral”, le dijo.