La izquierda social y federal resiste, pese al fuerte retroceso del PSC-PSOE

1
El candidadto del PSC, Pere Navarro, acompañado por Maurici Lucena, a la izquierda, y el alcalde de Santa Coloma de Gramenet, Antoni Balmón, ayer, durante su comparecencia ante los medios en la sede del PSC. / Toni Garriga (Efe)

Las formaciones federalistas de la izquierda con anclaje en el conjunto del Estado español se configuraron ayer como la segunda fuerza política en Cataluña, por detrás de los independentistas de CiU y ERC y por encima de la derecha nacional que manda en España. El Partit dels Socialistas de Catalunya (PSC-PSOE) obtuvo un mal resultado. Sacó 20 y tenía 28 escaños. Con la participación más elevada de la historia en unas elecciones catalanas (el 69,56% de los 5.281.016 electores), perdió casi 52.000 votos de los 575.233 que había cosechado hace dos años. Y aunque se mantiene como la segunda fuerza política más votada con el 14,4% de las papeletas, pasa a ser la tercera en el Parlament, por detrás de ERC, que con 27.000 votos menos que el PSC, duplica de largo sus resultados de 2010 y consigue 21 escaños.

Joan Herrera, ayer, acompañado por la número dos de la lista de ICV por Barcelona, Dolors Camats. / Albert Olivé (Efe)

Gran parte de la pérdida del PSC de Pere Navarro fue compensada por el fuerte crecimiento de Iniciativa per Catalunya i Verds (ICV), que pasa de 10 a 13 diputados en el Parlament con un aumento de 128.000 votos y un porcentaje del 9,89% del electorado. La formación de Joan Herrera, con un mensaje nítido contra los recortes sociales y la política despiadada de CiU y Artur Mas se convierte en segunda fuerza del cinturón rojo de Barcelona, y así lo destacó su dirigente Herrera, aquejado por la gripe pero contento del resultado y esperanzado en formar “un frente político contra los recortes sociales”. La agenda social –paro, desahucios, repago sanitario, injustos ajustes en educación y más impuestos y tasas a los asalariados-- ha sido precisamente la gran ausente de la campaña.

Sin embargo, no por haber sucumbido al vociferio mitinero y propagandístico dominante o, si se prefiere, por haber quedado en lo que Lazasfer llamó la “espiral del silencio”, la cuestión social desapareció en Cataluña. De hecho afloró y se reflejó en las urnas de tal modo que la suma de ERC, PSC, ICV y la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), que entra en el Parlament con 3 diputados, permitiría constuir ese frente capaz de frenar la política de recortes sociales por el que apuesta Herrera. Lo que no se explica es por qué en el momento del mayor ataque a los derechos de los trabajadores y al Estado del bienestar socialdemócrata, sus genuinos arquitectos y defensores se siguen hundiendo.

El argumento del candidato del PSC, Navarro, de que “el resultado es mejor del que nos daban las encuestas” parece extraído del cerebro de una berza; la coyuntura del “pie cambiado” en un momento de “renovación” del partido y del trabajo para tejer nuevos lazos con la sociedad, parece eludir la identidad de un partido socialmente enraizado y arraigado. Y la satisfacción de que CiU haya perdido 12 de sus 62 diputados y Artur Mas, que quería lo que su apellido indica –“una mayoría excepcional, absoluta”--, se haya quedado como Artur menos, no puede servir para ocultar el fracaso electoral socialista.

Al margen del ruido doméstico –la exconsejera de Gobernació y cabeza de facción Monserrat Tura se apresuró a pedir la “dimisión de toda la dirección del PSC” nada más conocer la errática encuesta de TV3 a pie de urna--, los dirigentes consultados atribuyen el mal resultado a la “radicalización soberanista” de la campaña y a las dificultad para hacer llegar el mensaje social y federal entre tanto grito a favor y en contra de la independencia. Es probable que el federalismo con consulta a los ciudadanos requiera una didáctica sostenida y más tranquila que la de una campaña electoral, pero el mensaje social inteligible sólo exigía una firmeza y unas alternativas de las que el electorado progresista sigue ayuno por demérito de los dirigentes del PSC y también de un liderazgo del PSOE que para tranquilidad y regocijo de Mariano Rajoy los ciudadanos siguen identificando con el principio de la depresión y la entrega del poder a la derecha.

Resultados del PSC en Cataluña y en cada circunscripción. / Gráfico: parlament2012resultats.cat
Resultados de ICV-EUiA en Cataluña y en cada circunscripción. / Gráfico: parlament2012resultats.cat
1 Comment
  1. Guillen Amador says

    A Pere Navarro le falta rodaje y a Carme Chacón, compromso con la política en Cataluña; ella sólo busca la palanca para encabezar el Psoe. En cambio, el mensaje coherente del comunismo comprometido sigue avanzando. Pero no vale engañarse; la derecha ultraliberal arrasará el patrimonio común de los trabajadores: esto es una guerra no declarada de las derechas mafiosas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.