La marcha de Griñán fortalece el liderazgo de Rubalcaba ante la Conferencia Política

Griñán_Susana_Díaz_abrazo
Griñán y Susana Díaz, que le sucederá en la presidencia de la Junta en septiembre, se abrazan, el pasado día 24, al término del Comité Director de los socialistas andaluces en el que el primero anunció su renuncia al cargo. / Raúl Caro (Efe)

La marcha de José Antonio Griñán, según dirigentes tanto oficialistas como críticos, fortalece el liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba de cara a la Conferencia Política que el PSOE celebra en noviembre y en la que se dilucidará el modelo de primarias y el momento en que deberán celebrarse. El todavía presidente federal del PSOE y secretario general del PSOE andaluz acudirá a ella sin haber dejado los cargos orgánicos, según fuentes socialistas andaluzas, pero el líder nacional impondrá sus tesis sobre las primarias, punto en el que, cuando menos en lo que respecta al calendario y la hoja de ruta a seguir, ya cuenta con el aval del propio Griñán.

Destacados dirigentes socialistas del sector que apoyó a Carme Chacón en el Congreso de Sevilla reconocen que las primarias para elegir al candidato a la presidencia del PSOE no se celebrarán hasta pasadas las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014. Y añaden que el propio Griñán ha pactado con Rubalcaba el calendario, de manera que las primarias vayan realizándose conforme a las fechas de celebración de los comicios, empezando por el candidato europeo, siguiendo por los candidatos a las presidencias autonómicas y los grandes ayuntamientos de las elecciones de mayo de 2015 y concluyendo con las que propongan al candidato presidencial de cara a las generales de noviembre también de ese año.

Publicidad

Tanto Rubalcaba como Griñán consideran que esas últimas primarias deberían servir para movilizar al partido, los simpatizantes y los ciudadanos en general. En ese punto, se trataría de imitar las que se celebraron en Francia y llevaron a la presidencia a François Hollande. Además, ambos líderes consideran que, de ese modo, las previsibles derrotas en las europeas y, aunque menores, en las municipales y autonómicas, no podrían achacársele al nuevo líder electoral, que sería elegido con posterioridad.

La idea no les gusta nada a los chaconistas, quienes han lamentado que no se cumpliera el acuerdo estatutario del Congreso de Sevilla de celebrar las primarias durante el año siguiente al cónclave, tiempo ya superado. Pero ha sido precisamente Griñán quien acordó con Rubalcaba la estrategia a seguir y ello obligó a Carme Chacón y sus seguidores a no desenterrar el hacha de guerra en estos últimos meses, aunque la posible moción de censura haya destapado las diferencias y algún alto responsable del sector crítico dijera días antes de su posible celebración, en alusión a Rubalcaba: “Si al menos se hubieran celebrado las primarias y tuviéramos otro líder para enfrentarse a Rajoy…”. Una frase que esa personalidad remató señalando que Rubalcaba sigue recibiendo un serio castigo “concatenado” en las encuestas, donde se pone de manifiesto que el secretario general del PSOE es rechazado por el 90% de la ciudadanía. “Un rechazo así te hace transparente”, añadió. “Pero sabemos que hasta más allá de las europeas, aquí no se va a mover nada”, concluyó

Ese acuerdo entre Griñán y Rubalcaba se alcanzó el 8 de marzo tras un largo almuerzo de trabajo entre ambos líderes en la residencia particular que el presidente andaluz tiene en Mairena del Aljarafe (Sevilla). Allí, según fuetes parlamentarias andaluzas del PSOE, abordaron a fondo el futuro del partido y del Gobierno andaluz. Fue el Día de la Mujer Trabajadora y una circunstancia  inesperada les complicó la reunión: estalló el caso Ponferrada que forzó al PSOE a dar marcha atrás en su pretensión de colocar a un alcalde socialista con el apoyo de un ex alcalde del PP condenado por acoso, Ismael Álvarez.

En el encuentro de Mairena del Aljarafe, Griñán también explicó a Rubalcaba sus planes para Andalucía, aunque sin detallar quién era su elegido como sucesor ni el ritmo final, muy marcado por las actuaciones de la jueza Alaya en el caso de los ERE. No obstante, el presidente siguió informando a Rubalcaba de los pasos que iba a dar a lo largo de todo el proceso.

De ahí que la vicesecretaria general, Elena Valenciano, dijese tras el anuncio de Griñán que el presidente de Andalucía “tenía este calendario en la cabeza desde hace meses”. Es más, añadió que desde la dirección del PSOE han “compartido minuto a minuto con el presidente Griñán sus decisiones sobre su continuidad o no como presidente de la Junta y sobre su calendario. Por lo tanto, sabíamos que iba a anunciar esto”.