Wert: antología de un provocador

La descalificación más dura del ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, se la remitió ayer desde Bruselas Dennis Abbott, portavoz de la comisaria de Educación, Andruolla Vassiliou, al calificar de “rubbih” (“basura”) el anuncio del ministro español sobre la reducción de las becas Erasmus por imposición de la UE. “La afirmación de que el presupuesto de Erasmus se reducirá y el número de estudiantes se reducirá, debido a los nuevos criterios de financiación, es completamente errónea”, dijo el portavoz. “No se cómo decirlo de una manera diplomática, pero afirmar eso, es basura”, añadió. Luego aclaró en Twitter que en el contexto de la pregunta, el término también podría traducirse como “sinsentido”.

Twitter_Dennis_Abbott
La aclaración de Abbott. / captura de Twitter

Publicidad

El caso es que en un Madrid con las calles plagadas de basura por la decisión de la alcaldesa Ana Botella y las contratas de dejar sin empleo a 1.000 trabajadores, el ministro Wert puso cara de asco cuando, al terminar la defensa del Presupuesto de su departamento en el Congreso de los Diputados, los periodistas le trasladaron la descalificación. “No me han podido contestar porque no he dicho nada, pero si han empleado ese término, no me parece correcto en un portavoz”, dijo. Hizo una mueca como si fuera una sonrisa y salió deprisa, abroncando en el patio a un colaborador: “¡Podían llamar los de Bruselas, ¿no?!”

Todo indica que la inesperada descalificación y aclaración de Bruselas ha quebrado alguna operación nicomédica de Wert. Si hace dos semanas utilizó el BOE para anunciar que no pagaría las becas Erasmus de este curso y luego se escudó en un una supuesta falta de comunicación de Hacienda, es decir, de su colega Cristóbal Montoro, el lunes comunicó a los directores generales autonómicos que los nuevos criterios de la UE supondrán una merma considerable de los fondos Erasmus, de modo que “habrá una reducción” sustancial del número de beneficiarios. Actualmente son 40.000 estudiantes.

El desmentido de Bruselas, con la previsión de un aumento del 4,3% del presupuesto, lo que supone 53,4 millones de euros, y la estimación de un crecimiento del 60% hasta 2020, dejaron a Wert noqueado y sin otra salida que “el cese o la dimisión”, como solicitaron los portavoces del PSOE, Izquierda Plural y de otros grupos que además pidieron una inmediata aclaración sobre el ridículo gubernamental. ¿Acaso Wert desconocía las previsiones y cifras del programa Erasmus que Bruselas remitió al Gobierno a mediados de octubre? ¿Qué querían hacer con ese dinero destinado a la europeización de los universitarios españoles? ¿Por qué pretendía liquidar esas ayudas que, aunque insuficientes, constituyen uno de los programas de mayor éxito y más apreciados por los ciudadanos? Son algunas preguntas que deberá responder.

Tal era el fiasco que el presidente Mariano Rajoy se vio obligado a salir en defensa de Wert. “El ministro de Educación tiene el pleno y total apoyo del presidente del Gobierno”, dijo en París nada más acabar la cumbre en el Eliseo sobre el empleo juvenil. Según Rajoy, todo se debe a un “malentendido”. No dijo por parte de quién, pero afirmó que Wert tiene su confianza y es un ministro clave para llevar adelante la reforma educativa, que es una de las más importantes de la legislatura, afirmó en referencia a la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educactiva (LOMCE), cuestionada por la mayoría de la comunidad educativa y por todos los grupos parlamentarios menos el PP.

Wert_polémica_Erasmus_Bruselas
Wert, ayer, día 12, en los pasillos del Congreso, cuando los periodistas le preguntaban por las palabras de Dennis Abbott. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

Antológico Wert

A punto de cumplir dos años del triunfo electoral, el titular de Educación figura por méritos propios entre los miembros del Gobierno más desprestigiados. Este tertuliano, sociólogo de profesión, sin militancia en el PP pero de la simpatía de Rajoy, se ha significado por su talante displicente, escandaloso y provocador hacia la comunidad educativa. He aquí una antología de urgencia:

Sobre los deportistas: el 14 de febrero de 2012 proclamó que “España tiene un problema con el dopaje”.

Contra Andalucía: en las elecciones andaluzas de marzo arremetió en Granada contra la educación en Andalucía, atribuyéndole el 55% de paro juvenil y una inversión por alumno de 5.000 euros anuales frente a los 10.000 de media en el País Vasco. No conforme, subrayó en el Congreso de los Diputados que “Andalucía está por detrás de la mayor parte de las comunidades y de la media de España en nivel educativo y no puede servir de ejemplo a nadie”.

Contra los universitarios: “No estamos para gastar 4.000 millones en estudiantes que dejan la carrera a medias. El 30% de los alumnos no finalizan la carrera” (Según los datos de las universidades el 79% obtienen su título).

Sobre Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos: En febrero de 2012 suprimió por decreto esa asignatura obligatoria y leyó unos párrafos sobre el socialismo y el capitalismo en la Cadena Ser de un libro publicado por Akal con el título Educación para la Ciudadanía que, como bien sabía, ni era de texto ni se correspondía con el contenido de la asignatura.

Contra los opositores: “Con los temarios de las oposiciones de docentes recién anulados se podía aprobar francés sin hablar francés. No es que me hayan irritado, es que no sirven para medir los conocimientos ni la actitud pedagógica de los que se van a examinar”.

Sobre los estudiantes que piden calefacción: en febrero de 2012 tilda de “violentos e infractores de la ley” a los estudiantes que se manifiestan en Valencia reclamando condiciones dignas en las aulas.

Sobre los músicos: “Tienen que cobrar menos; cuando llueve, llueve para todos”.

Contra los rectores: “No les entiendo”, dice después del plante contra la imposición del “tasazo”, la reducción de las becas, las nuevas exigencias para obtenerlas y los recortes de plantillas y a los programas de investigación.

Sobre la primera huelga: En mayo de 2012 reduce el seguimiento de la primera huelga en la Enseñanza al 19% del profesorado mientras los sindicatos lo cifran en el 80%.

Sobre la selectividad: “Las pruebas de acceso a la Universidad no funcionan porque el 94% de los alumnos aprueba”.

Sobre la educación infantil: “Me plantea usted –me parece muy interesante el planteamiento– la cuestión de la educación de 0 a 3 años. Se lo voy a decir con toda franqueza, señora Fernández Davila, yo creo que eso no es educación, creo que es básicamente conciliación”.

Sobre la subida del IVA a la cultura y al material escolar: “No supondrá un perjuicio grave para el sector”. “Un cuaderno lo mismo vale para un niño que para un arquitecto”.

Sobre las manifestaciones de protesta contra la LOMCE: “En comparación con las de México y Colombia, me parecen una fiesta de cumpleaños”.

Contra el catalán en los colegios de Cataluña: “Nuestro interés es españolizar a los alumnos catalanes y que se sientan tan orgullosos de ser españoles como de ser catalanes”.

Sobre la sentencia del Supremo contra la discriminación por sexos: “Si no hay discriminación por la educación diferenciada, no puede haberla en cuanto a la aportación de fondos públicos”.

Sobre la emigración juvenil: “La ‘fuga de cerebros’ de jóvenes españoles a países como Alemania, nunca puede considerarse un fenómeno negativo”.

Sobre la segunda huelga general en la enseñanza: “Las protestas contra la LOMCE pecan de falta de argumentos que tengan que ver con lo que de verdad dice la ley”. Aunque las aulas quedaron vacías el pasado 24 de octubre, cifró el seguimiento en un 20%.

Contra el programa Erasmus: “Las becas Erasmus no están basadas en criterios universitarios, sino más ligadas al ocio y a la diversión que a la excelencia académica”.