La peor estrategia, la mejor táctica

9
Cristina de Borbón /Efe
Cristina de Borbón. / Efe

Cristina de Borbón ha decidido volver a ponerle la anilla a la granada. Seguramente por lo que se suelen hacer estas cosas arriesgadas, para que no le estalle. Porque, lejos de comportarse como lo haría una Infanta de España —presentarse voluntaria a dar las explicaciones necesarias que su actuación ha suscitado para que se viera que todo es un malentendido—, ha sido remolona y ha evitado a toda costa comparecer ante el juez.

No lo hizo cuando su nombre apareció en el sumario del caso Nóos, vinculado al de su marido, Iñaki Urdangarin. Tampoco quiso comparecer cuando el 4 de abril de 2013 el juez Castro la imputó por tráfico de influencias, ni cuando la Audiencia de Palma, el 7 de mayo de ese año le levantó la imputación, pero ordenó que se investigara su posible implicación en delito fiscal y blanqueo de dinero. Ahora, nueve meses después, cuando el juez hace público un auto de 227 folios para citarla a declarar, su abogado Miguel Roca anuncia primero que van a recurrir y dos días después rectifican y precisan que no recurrirán y que la hija del Rey comparecerá a declarar ¡voluntariamente!. ¿Cómo hemos llegado a esto?

Publicidad

Verán, desde el principio, Cristina Federica de Borbón escogió la peor estrategia posible. Si ella hubiera pedido declarar y hubiera afirmado que no sabía nada de las actividades de su esposo y que solo firmaba donde este le decía, a estas alturas estaba fuera del proceso y sin pasar el calvario que lleva atravesando desde hace tres años la monarquía. Pero esa estrategia —que era la mejor y la que le aconsejaron que adoptara— conllevaba dejar en la estacada y echar a los leones a su marido, y ella no estaba dispuesta a hacerlo, a pesar de que él le había metido en el enredo y, además, le había sido infiel, según varios correos electrónicos publicados.

Por el contrario, decidió pensar en sí misma y en Urdangarin, dejando de lado su papel institucional. Su apoyo incondicional a su marido ha puesto en un auténtico brete a la Casa del Rey, que ha ido apartando primero al Duque y luego a ella misma de los actos oficiales y de representación.

Su mutismo ha llevado a que se investigase su participación en Aizoon, sociedad de la que era propietaria al 50 por ciento con su marido, y se han conocido comportamientos poco edificantes, como el pago en dinero negro a empleadas de hogar, el autoalquiler de parte del palacete de Pedralbes en cuyo contrato firmaba como arrendadora y como arrendataria al mismo tiempo, y el empleo del dinero de la sociedad en las reformas de la villa y en gastos personales. Un verdadero desastre para su imagen ante la opinión pública.

Ahora, cuando el juez ha puesto en negro sobre blanco todos los indicios que existen contra ella por fraude fiscal y blanqueo de dinero, primero se niega, pero luego accede a declarar y su abogado afirma que voluntariamente. Por fin, ha escogido la mejor táctica.

Y usted se preguntará por qué.

De entrada, porque mejora su imagen, aunque es obvio que de voluntariamente nada, porque ya estaba citada para el 8 de marzo. Pero lo más importante es que al no recurrir la imputación del juez, se evita que los tres magistrados de la Audiencia de Palma tengan que pronunciarse sobre la misma. Y en esa resolución podrían haber confirmado los indicios de delito que hay contra ella, aunque luego no se le pudiera juzgar por aplicación de la doctrina Botín, ya que solo la acusa la acción popular.

Los magistrados, que en mayo de 2013 la libraron del delito de tráfico de influencias, la metieron en un jardín mucho peor, como fue la investigación por delito fiscal y blanqueo. El auto del juez Castro es el resultado de haber cumplido aquella orden de la Audiencia de Palma, por lo que con una alta probabilidad, los magistrados habrían confirmado los indicios de delito y le habrían asestado un importantísimo varapalo moral. Porque el auto del juez, dicho sea de paso, está bien fundamentado, a pesar de las pataletas del fiscal Horrach.

El 8 de febrero Cristina de Borbón comparecerá ante el juez, y me dice mi bola de cristal de adivino que su declaración será del tipo “No tengo nada que decir, pero se lo diré de todas formas”. Y hará lo que no hizo y tenía que haber hecho hace tres años: decir que ella no sabía nada de las actividades de su marido y que firmó por amor, porque él se lo pidió y no supo negarse. Excusa burda para una universitaria, pero imprescindible para salvar a la abeja reina, aunque los zánganos mueran por el camino.

Porque como decida comportarse como una esposa ejemplar y crea que con su declaración puede salvar a su marido —y a Urdangarin ya no le salva ni todo el cuerpo de bomberos— estaría reconociendo el delito y el fiscal no tendría más remedio que acusarla. Un charco de consecuencias imprevistas.

La ofensiva.

Aparte de las piruetas que la Agencia Tributaria está haciendo con los informes para exculpar a la Infanta y las de las acusaciones particulares, los Gobiernos de Baleares y Valencia, para no acusarla, parece que la Fiscalía y algunos miembros del Gobierno, en otra mala estrategia, están perdiendo los nervios

El fiscal Pedro Horrach / Efe
El fiscal Pedro Horrach / Efe

El fiscal Pedro Horrach, que en teoría es el defensor de la legalidad, está ejerciendo una defensa de la Infanta mucho más extrema que la de su propio abogado, de acuerdo con su jefe, el fiscal del Estado, ese prodigio de imparcialidad llamado Eduardo Torres-Dulce. En lugar de recurrir la imputación, si tan en desacuerdo estaba, Horrach ha presentado un escrito alejado de los usos forenses en el que ataca al juez Castro porque su imputación de la hija del Rey se basa “en la absurda y denigrante teoría de una supuesta manipulación tendenciosa”, es decir, por, según él, acoger teorías de conspiración. El escrito es tan desproporcionado que la Asociación Francisco de Vitoria ha pedido al Consejo del Poder Judicial  que actúe (Comunicado de la Asociación Francisco de Vitoria) y el portavoz de Jueces para la Democracia, Joaquím Bosch, ha criticado la actuación del fiscal.

Por otro lado, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha presionado al juez decano de Palma para que evite a la Infanta la bajada por la cuesta de los juzgados, lo que es el chocolate del loro, como ha reconocido el propio defensor de Cristina de Borbón. Una muy mala decisión para llevar al convencimiento de los ciudadanos de que los españoles somos iguales ante la ley y que la justicia es igual para todos. Si yo fuera ella, renunciaría al privilegio y bajaría la cuesta con naturalidad, como prueba de que no tengo nada que ocultar, pero siempre hay gente que desea agradar tanto al amo que es más papista que el papa y hace un flaco favor a la democracia.

Nota de agradecimiento

Tengo que comunicar a mis apreciados lectores que alguno de mis artículos no debe de ser tan malo como ellos creen. Resulta que el 8 de enero, día de la segunda imputación de la Infanta, algún entusiasta de mis pequeñas diatribas, en un blog titulado "La Sexta Noche" —que al parecer tampoco tiene nada que ver con la cadena de televisión— se apropió del contenido de un artículo mío titulado “Una paradoja muy real”, publicado dos meses antes, exactamente el 11 de noviembre de 2013, en cuartopoder.es. Al campeón del plagio quizá se le olvidó que no lo había escrito él.

Ver mi artículo del 11 de noviembre

Ver el plagio del 8 de enero

Decía que no debe ser tan malo, porque lo anuncian como primicia y lo único que han eliminado es mi firma, porque han fusilado hasta las fotos, que son propiedad de la Agencia Efe,  y la página estaba repleta de publicidad.

¡Una primicia, dos meses después de publicada! Un genio. En fin, me da la impresión de que a este innegable chupóptero le es de aplicación el Principio de Hanlon: “Nunca atribuyas a la maldad, lo que pueda ser explicado por la estupidez”.

¡Qué torpe!

9 Comments
  1. Panóptico says

    Sin embargo, en el blog ¿Hay derecho? hoy el Ex-Fiscal Sr. Frago -al estar todavia pendiente de ejecutar esta la famosa SAN tras su expulsion-, te cita con mencion expresa al mismo articulo del 11-11-2013.
    En aras de ser ecuánime -ya había leído- un articulo parecido el 25-05-13 del periodista Jose Luis Lobo, el cual siendo un poquito mas técnico, no tenia «la gracia y buena sintonia» con los que Vd., nos deleita cada semana.
    Entrando en el fondo del post, considero que lleva razon, en que ambos -el esposo deportista reconvertido en asesor y la fiel esposa que monta una sociedad mercantil con objeto defraudatorio- estan muy mal asesorados en este proceso.
    Lo grave del asunto -a mi juicio- son los datos inamoviblemente «ciertos».
    Para la Audiencia de Palma y el Juez Instructor, el antes y el despues lo situacion en Febrero/Marzo de 2006, fecha en la que el Jefe del Estado tiene conocimiento «real» de cuales eran los verdaderos «asesoramientos» de su yerno con la Fundacion -sin animo de lucro- y claro a partir de esta fecha, la hija del Jefe del Estado, ya no puede alegar «desconocimiento», lo que ocurriera «antes de 2006» queda impune, porque el Jefe del Estado tampoco sabia nada -ni nadie- antes de ese momento sabia nada……
    Saludos

  2. Luis García says

    Estimado señor Yoldi: yo creo que la Infanta, ante la más que probable confirmación del auto (el instructor ha hecho exactamente lo que le pidió la Audiencia de Palma el año pasado) ha tirado por la salida más inteligente posible desde el punto de vista de su muy deteriorada imagen pública. Por eso, quien quedó como Cagancho en Almagro fue Horrach al remitir un escrito repleto de menosprecios y hasta acusaciones repugnantes indigno de cualquier representante del Ministerio Público.
    Por cierto, veo que peca vd de lo mismo que Horrach en su último escrito forense: se sigue olvidando de la comisión del delito de blanqueo , que no necesita cuota de 120.000 euros en cómputo anual y que, de entenderse por acreditado alguno de los delitos que le imputan a Urdangarín (fraude, prevaricación, tráfico, etc) podría eventualmente servir tanto para sentar en el banquillo a la Infanta (mi tesis de que el bien jurídico allí es colectivo, pues se trata de la protección del orden socioeconómico es muy seguida por varios juristas a los que he consultado) como, llegado el caso para condenarla, bien por dolo bien por imprudencia grave (sí, también se puede cometer el delito por imprudencia, vease 301.3 CP) si algún ropón (bueno, al menos dos, que es Tribunal colegiado)de la hispánica tierra se atreviera a ello.
    De todas maneras , la Infanta llega muy tarde: si algo han demostrado todas estas repelentes maniobras (injurias a Castro de prensa y Fiscal, seguimientos del CNI, colocar excrementos a la puerta de su casa, pincharle la ruedas de la moto, etc) es que la Monarquia borbona es exactamente lo contrario de los que nos vendieron: primero está la nena y su papi, muy por detrás la Institución monárquica y España y los españoles les importan un carajo.
    Solo por eso, por demostrar una vez más y ante todos que el Rey está desnudo, Castro merece nuestro agradecimiento eterno. Eso, señores, es un Juez.

  3. José Yoldi says

    Mis queridos fieles e irreductibles. Tengo mucho curro, pero no quería dejar para mañana lo que indudablemente voy a hacer hoy. No conozco el artículo de José Luis Lobo. ¿Estaba bien?. Sr Panóptico, me podría mandar un link, reconozco que ni siquiera sé dónde escribe y tengo pereza de andar buscando por Google con lo que tengo encima.
    Veo que mis ironías a veces no son captadas por el gran púiblico, si es que alguna vez puedo llamar a mis lectores gran público, pero lo que me sorprende es que ustedes dos, que me conocen hasta del revés, en ocasiones interpretan de forma literal lo que quiere ser una ironía o un sarcasmo. Ello me lleva a pensar que me expreso fatal.
    Sinceramente, creo que la Infanta sabía lo que hacía su marido desde el minuto uno. Y desde luego tras la advertencia reconocida de 2006 de su Papá, vía Conde de Fontao. Y lo creo por la falta de ética y estética de pagar en dinero negro a los empleados, o ese autocontrato de arrendamiento para generar ingresos/ gastos a Nóos y a la sociedad patrimonial común, Aizoon.
    La ironía viene de que yo creo que ni la Casa Real, ni el Gobierno, ni su santísima madre van a dejar caer a esta señora y que si tienen que forzar la interpretación de la doctrina Botín, lo harán, o crearán la inmarcesible doctrina Cristina.
    Siempre recuerdo que el Tribunal del Jurado en la Sala Segunda del Supremo, que en la ley dice que son nueve ciudadanos presididos por un magistrado de esa sala, no se constituye así, sino por diez magistrados de la citada Sala, que se reunió en Sala general y decidió que la ciudadanía no entendería que un jurado del alto tribunal no lo formaran solo jueces de esa sala. Con un par.
    Así que mi ironía es que pueden aplicarse todos los tecnicismos que se requieran porque a Botín se le absolvió por dídimos y a Atutxa se le condenó porque nos salió del escroto, eso sí, perfectamente argumentado en cada caso, que para eso hemos aprobado una oposición y somos magistrados del Supremo.
    ¿Lo entiende ahora, señor García?
    Y por favor, lea, cuando salga, la entrevista con José Manuel Gómez Benítez en Jot Down, donde sostiene que ahora cualquier delito fiscal conlleva en sí mismo un delito de blanqueo.
    En fin, hoy adelanto el artículo del lunes, que va sobre el 11-M. No se lo pierdan.
    Saludos cordiales a ambos

  4. Luis García says

    Don José (Yoldi, no Castro): el auto de apertura de juicio oral lo pone Pepe Castro, que además tiene el aval expreso de la Sección de la AP de Palma , en cuanto a que Manos Limpias está legitimada para acusar por blanqueo. Le cuelgo aquí un link de un amado ex compañero suyo, que lo recuerda:
    http://blogs.elpais.com/analitica/2014/01/la-audiencia-de-palma-bot%C3%ADn-y-atutxa.html

    Además, contra el auto de apertura no cabe recurso alguno, conforme al 783.3 Lecrim, salvo en lo que se refiere a la situación personal de la ya acusada.

    Por tanto, es probable que la absuelvan , pero es igualmente probable que la veamos en un banquillo. No creo que Pepe Castro haya hecho este viaje , tan largo y penoso para él, para claudicar a última hora, salvo que le dé un infarto o Juancar practique técnicas más propias de su primo El Asad, lo que quedaría muy feo.
    Por lo demás, aunque cada vez más lelo, sus ironías aun las pillo.

  5. Joane says

    D. Luis, ¿acaso no tumbarán el auto de procedimiento abreviado, que ese sí que lleva recurso? Que calculo yo que será… 227 folios x 4 imputados…¿908 folios?
    Vaya país el nuestro, en el que las doctrinas jurisprudenciales llevan nombres propios, Los Albertos, Botín, Atutxa, Parot, y aún hace años la teoría Preysler en materia de honor…
    Algo se inventarán, antes o después. Se hará lo que se tenga que hacer para salvarle del bochorno a la niña, no tengo muchas dudas.

  6. Joane says

    Veo que panóptico no le dejó el enlace. J.L. Lobo escribe en El confidencial, y creo que se refiere a este artículo:
    http://www.elconfidencial.com/espana/2013-05-25/la-doctrina-botin-salvavidas-de-la-infanta-cristina-para-librarse-del-banquillo_4569/

  7. José Yoldi says

    Gracias Doña Joane. El señor Panóptico me envió el enlace por correo y ya leí el artículo. También vi otro del ABC que abunda en lo mismo.
    Estoy muy de acuerdo con usted en que será la doctrina del Cristo de la buena muerte o la de los Rolling Stones, pero que a nuestra Infanta no la van a dejar en la estacada. Algo inventarán. Parece que forma parte de manera indeleble de la marca España, como La Roja o Rafa Nadal. De entrada ya le han facilitado que pueda acceder en coche al juzgado, lo que yo en su caso rechazaría, como hizo Botín en su día en la Audiencia Nacional, con pasillo entre vallas y saludando a los dos lados. Lo único que tendrían que hacer estos genios del marketing frente a un posible abucheo de republicanos emergentes es asegurarse una claque suficiente, pagada, por supuesto, que abrume a aplausos y vítores en defensa de la imputada. Pero serán tan tontos que encima tirarán de policía y malos modos, lo que sin duda constituirá un inevitable bochorno.
    Como me consta que tienen estupendos asesores de imagen ¿por qué no dejarán que los profesionales hagan su trabajo, en lugar de meter la pata ellos continuamente?.
    Ya, me dirán que está en la naturaleza del escorpión picar a la rana. Será eso.
    Gracias por su participación y tengan un día excelente.

  8. Luis García says

    Sí ,doña Joane, es cierto que el auto trasformador sí puede ser revocado. El problema es el ridículo espantoso que haría la propia Audiencia tras decir lo que dijo acerca del dinero sucio destinado a pagar palacetes y otros fastos. En fin,veremos. A lo mejor es que soy,en el fondo,un optimista antropológico.

Leave A Reply

Your email address will not be published.