El enfrentamiento entre Cospedal y Arenas deja al PP sin candidato en Andalucía

3
Cospedal_Arenas_candidato_PP_Andalucía
María Dolores de Cospedal y Javier Arenas, en una imagen de archivo. / Efe

El método tradicional del PP de llegar a los Congresos a elegir a un candidato previamente señalado por la cúpula del partido tuvo que ser aparcado ayer, después de que los levantiscos partidarios del ex presidente del PP andaluz, Javier Arenas, presentasen batalla. Los fieles de Arenas, localizados en Cádiz y Málaga, venían protestando por la supuesta falta de democracia interna y la mala imagen que supone para su partido que el candidato lo decidan desde Madrid, sin siquiera tener en cuenta a la dirección regional del partido.

Los próximos 1 y 2 de marzo el PP celebrará su congreso extraordinario para elegir a su nuevo líder, pero ayer la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, se cuidó mucho de no poner ningún nombre sobre la mesa, después de que las dos provincias mencionadas exhibieran su descontento. Ese cambio en la estrategia de Cospedal se produjo, después de que, según aseguraron fuentes de la dirección nacional del PP a cuartopoder.es, Arenas se dirigiese a Mariano Rajoy y le solicitase una intervención en el conflicto creado entre Cospedal y él mismo y los partidarios de uno y otra. Según estas mismas fuentes, "Arenas ha ganado una batalla, pero en el Congreso perderá la guerra". De este modo, uno de los dirigentes populares consultados por este diario expresa su convicción de que el candidato de Cospedal, José Luis Sanz, actual alcalde de la localidad sevillana de Tomares, saldrá elegido en el congreso extraordinario y que Arenas y sus seguidores han echado el resto para evitar que ayer saliese señalado, pero han ganado la batalla de las formas. En materia orgánica y de nombramiento, quien se va a llevar el gato al agua va a ser Cospedal, que verá cómo ese congreso elige a Sanz, pese a las escaramuzas de los últimos días.

Publicidad

Casi nadie en el PP andaluz espera sorpresas el próximo 1 de marzo. Tampoco las espera Mariano Rajoy, que aguardó hasta el último segundo por ver si su favorita para ocupar ese puesto, la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, daba su brazo a torcer y aceptaba ser la candidata del PP andaluz. Como era de esperar, la ministra no ha variado de idea en su negativa a cambiar de ocupación y de ciudad.

Según parece, todos tienen los ojos puestos en un candidato, pero nadie ha querido dar nombres por una cuestión de formas. De hecho, en la Junta Directiva celebrada ayer, se limitaron a despedir al actual presidente del partido, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y María Dolores de Cospedal pidió una "candidatura de consenso" de cara al congreso del 1 y 2 de marzo. Para consensuar o no, tendrán tiempo hasta el próximo 12 de febrero, fecha en la que expira el plazo para presentar candidaturas. Pero en la cúpula del PP no se contempla la posibilidad de que finalmente se presente más de un aspirante. Casi todos creen que Sanz será el elegido. Y lo demás son broncas y rencillas entre enemigos y compañeros de partido, Javier Arenas y María Dolores de Cospedal.

3 Comments
  1. Verbarte says

    El PP parece resistirlo todo, incluidas las guerras intestinas, y sigue siendo el más respaldado a la hora de votar. Un hecho realmente preocupante. http://wp.me/p2v1L3-s9

  2. Tomareño says

    Menudo regalito de Sanz. Aquí en Tomares no lo queremos, que se lo lleven bien lejos de una vez y no vuelva.

Leave A Reply

Your email address will not be published.