Poner Madrid en el mapa, poner Madrid en verso

1
Recital_Internacional_Poesía_Madrid_en_verso
Imagen del evento de Facebook creado por el poeta Leo Zelada.

Una que es catalana siempre se ha preguntado con cierta perplejidad de fondo, palabrita del Niño Jesús, por qué Barcelona hace volar tan locamente la imaginación de tanta gente de tantos países y Madrid la hace volar tan poco. Qué tendrá esta querida ciudad que a veces parece una pariente pobre de sí misma. Carente de playa y de verdadera belleza, más en la línea del cruce de caminos humanistas de una Roma que del radiante cristal urbano de una París, la pobre Madrid tiene como que andar demostrando que no es el parador nacional de un intratable pueblo de cabreros. Que tiene corazón además de hígado y algo más que asfalto en los morros, jeringas en las venas y tricornios por las esquinas.

Por eso me parece genial que alguna que otra ave rapaz como Leo Zelada, poeta y pastoreador de otros poetas, se haya empeñado en elegir precisamente la noche de Sant Jordi, la Noche de los Libros, el 23 de abril, para dar un golpe de mano en forma de recital poético que a partir de las 20.30 horas agrupará en el Café Comercial, ya saben, esa preciosa y acogedora barriga de ballena en medio de la glorieta de Bilbao, a poetas de tres continentes para leer jirones de su obra.

Aparte de Leo Zelada participan Robert Gurney (Inglaterra), Bella Clara Ventura( Colombia), Peter Wessel (Dinamarca), Zhivka Baltadzhieva (Bulgaria), Oscar Pirot (México), Rodrigo Galarza (Argentina), Ahmad Yamani (Egipto), Alexandra Nicod Rickenbacher (Suiza), Kateryna Palanska (Ucrania) y los españoles Raúl Campoy, Alfonso Armada, Juanma Fernández, Alberto García Palomo, Jesús Alonso Ovejero, María Ovelar, Fernando Navarro, Fernando Sabido Sánchez, José Antonio Pamies, Félix Rosado, Pumuki Poetry, etc. Hasta yo me he animado a desempolvar mi arco y mis flechas, que llevaban décadas en el fondo del cajón.

Quien quiera saber más en detalle quién es quién, tiene pistas aquí.

Será poesía de las mil leches recitada a pelo, sin el consuelo y sin la red de recitar por y para los amiguetes. Será el Manzanares hecho Rubicón y la glorieta de Bilbao hecha llamada de la selva. Será un respiro de tanta política y tanta desazón. Será. Y ya es mucho que sea. Ya es mucho que no todo el mundo se haya rendido a no pensar más que en lo inevitable.

Leave A Reply

Your email address will not be published.