CUARTOPODER | Publicado: - Actualizado: 16/5/2017 01:47

Miguel Muñoz *

mapaSol_15M
Mapa elaborado por el movimiento 15-M de la Puerta del Sol con diferentes puntos de información. / Archivo 15M

La acampada en la Puerta del Sol surgida el 15-M de 2011 trajo consigo diferentes actividades y proyectos que han perdurado a lo largo de estos tres años. Algunas, con ciertas dificultades logísticas. Es el caso de la BiblioSol y del Archivo Sol 15-M, que tras pasar por varios desalojos ahora vuelven a encontrar acomodo en un nuevo centro social llamado 3Peces3, situado en el barrio de Lavapiés e inaugurado oficialmente el pasado 31 de mayo. Con motivo de esa jornada de inauguración, cuartopoder.es pudo hablar con dos integrantes de ambos proyectos.

El Archivo surgió de manera espontánea cuando a alguien se le ocurrió recopilar las fotografías, pancartas y carteles que había en la acampada. “Custodiamos en un primer momento unos 4.000 o 5.000 carteles de la Acampada. Y en la parte digital entre vídeo, audio, foto y texto hay un tera y medio de información. Es todo una cesión voluntaria de la gente que había allí”. Por otro lado, la biblioteca se formó también “de manera completamente improvisada, hubo gente que empezó a llevar a libros y una vez que había libros y que la gente los quería leer pues se empezó a organizar un poco. Se empezaron a llevar más libros y a demandar más libros también y allí seguimos hasta que se desmontó la acampada”, relata el integrante de BiblioSol. El recorrido desde allí de los más de 10.000 libros que llegaron a recopilarse fue variado. En un primer lugar se guardó el material en un espacio ‘privado’ hasta noviembre de 2011 cuando se trasladó al CSO Casablanca. El espacio fue desalojado en septiembre de 2012 dejando todo el material de la biblioteca y del Archivo dentro. “Parte del material se perdió, parte lo destruyó la policía antidisturbios, la Brigada de Información se llevó algo, se perdieron cartas manuscritas que llegaron a la acampada y cosas así”, señala el integrante del colectivo que custodia el mencionado archivo.

cartel_archivo15M
Cartel de protesta utilizado por el movimiento 15-M y conservado en BiblioSol. / Archivo 15-M

Una orden judicial les permitió recuperar de Casablanca los libros y el resto de materiales, no sin esfuerzo. “Prácticamente recuperamos casi todos, quedaron algunos pero fue porque el cansancio ya nos pudo. Nos inventamos un sistema para bajar de la primera planta a la planta baja, colocando una tela en la venta y haciendo una especie de rampa y por allí íbamos bajando los libros”, recuerdan. El Archivo y la BiblioSol separaron sus caminos tras ese acontecimiento. Los libros fueron trasladados al CSO Raíces, que fue de nuevo desalojado y en los últimos meses permanecían en el CSO La Quimera. El Archivo ha dado menos vueltas, teniendo su sede en el Centro Social Eko hasta el traslado a 3Peces3.

Desde este nuevo centro social, que está en alquiler, pretenden dar la posibilidad a la gente que lo desee de consultar ambos proyectos, en los que colaboran unas 16 personas aproximadamente. Respecto a los libros nos aclaran que en 3Peces3 se quedará una selección especializada en Ciencias Sociales, sobre todo poniendo en valor muchos escritos hace 20 o 30 años y que ya no se encuentran en el mercado. El resto permanecerán en La Quimera. “La biblioteca no es más que una excusa para hacer actividad política. No es sólo tener libros y prestarlos sino que a partir de ella estamos planteando una serie de actividades políticas para el barrio para seguir en la lucha que tenemos”. También se destaca el aspecto simbólico de algunos ejemplares, sobre todo los que fueron firmados in situ en Sol por autores como Eduardo Galeano y José Luis Sampedro.

En cuanto a las actividades realizadas gracias al trabajo del Archivo destacan exposiciones que se han desarrollado en diferentes partes del mundo como Nueva York, Londres, las Islas Azores u otros centros sociales de Madrid y ciudades españolas. “Con el material digital estamos haciendo un repositorio basado en las normas de documentación y archivísticas de forma electrónica. Con software libre y una cooperativa que nos ha dejado su servidor”.

Biblioteca_15M
BiblioSol del 15-M. / Miguel Muñoz

Al echar atrás la vista, los recuerdos del origen del movimiento aún perviven en los activistas, con una mezcla de nostalgia, esperanza y cansancio entremezclados. “A nivel personal, por un lado se acumula mucho cansancio porque son tres años viendo que logros reales no se han alcanzado”, afirma el integrante de BiblioSol. En este sentido, recuerda la frase que comenzó a popularizarse en aquellos inicios, “vamos despacio porque vamos lejos”. “No nos podemos plantear que las cosas cambien de un día para otro. Junto con ese cansancio por otro lado se mantiene la esperanza y la conciencia. Un sentimiento de que sabemos que esto es lento y conseguiremos las cosas. Pero también tiene que ver con una postura vital, la otra alternativa es rendirse y decir que hagan conmigo lo que quieran”, reflexiona. El integrante de Archivo15-M comparte la visión general de su compañero. “Es un trayecto largo y el mensaje tiene un poco de repercusión social, que es muy importante. Parece que la sociedad adormecida se empieza a despertar, aunque sea a un nivel más bajo, es continua y estable, se refleja que la lucha está en la calle y no vamos a parar”.

El espacio de 3Peces3 acoge también otros proyectos relacionados directa o indirectamente con el movimiento 15-M como la agencia de comunicación DisoPress,que surge desde un grupo de personas dedicadas a redacción gráfica, textos y fotografía sobre temas de movimientos sociales.  “Como la mayor parte de los medios de comunicación o no están cubriendo o lo están haciendo de manera muy sesgada, decidimos crear una agencia de comunicación especializada para poder proyectarnos a todos los medios de España y el extranjero”, explica Juan, uno de sus componentes.  Otros proyectos con sede en este centro social son La Bilbio, colectivo dedicado actualmente a dar apoyo a inmigrantes en situación irregular, impartiendo clases de español y dándoles asesoría laboral y jurídica, y Difusiones Contraculturales Malas Pulgas, proyecto de gestión y producción cultural con una intención política transformadora mediante la organización de charlas, debates o encuentros. El espacio tiene un contrato de alquiler asegurado al menos por 5 años.

(*) Miguel Muñoz es periodista.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend