Podemos ya es la tercera fuerza política en estimación de voto, según el CIS

4
lasexta.com

Podemos, la organización de Pablo Iglesias, ya es la segunda fuerza política en voto directo, según el barómetro del CIS correspondiente al mes de julio. Si tenemos en cuenta la 'cocina' propia de este tipo de encuestas, Podemos se sitúa entonces en la tercera fuerza política en estimación de voto, con un 15,3 % sobre el voto válido emitido. Es decir, a tan sólo 5,9 puntos por debajo del PSOE. Sin embargo, y pese a este importante dato, este barómetro del CIS indica que, pese al avance imparable de Podemos -que casi dobla en voto a IU- el bipartidismo no ha acabado aún en España: entre PP y PSOE suman el 51,2 por ciento de los votos; es decir, que entre ambos tendrían mayoría absoluta.

El barómetro del CIS correspondiente a julio incluye intención de voto y valoración de líderes políticos, pero no ha incluido al cabeza de cartel de Podemos en las elecciones europeas de mayo, Pablo Iglesias. Un primer dato a tener en cuenta, junto a que, en lo relativo al PSOE, el CIS tampoco ha preguntado por el actual líder, Pedro Sánchez, dado que éste fue elegido a finales de julio y no daba tiempo de incluirlo en la encuesta. Sí se ha incluido al ya sustituido Alfredo Pérez Rubalcaba, cuya valoración media cae hasta un 3,12 sobre 10, un 0,78, sin embargo, por encima de Mariano Rajoy, que se hunde en valoración junto con todo su gobierno.

Ahora bien, en cuanto a la intención de voto, el CIS estima que si las elecciones generales se celebraran mañana, el actual PP de Rajoy las ganaría con un 30 % de los votos, seguido por el PSOE, con un 21,2 % y, en tercer lugar, por Podemos, que conseguiría el 15,3 % de los votos válidos emitidos. La Izquierda Unida de Cayo Lara, aún cuando mantiene su crecimiento, pasa al cuarto puesto en estimación de voto, con un 8,2 %, casi la mitad de lo que obtiene la formación de Pablo Iglesias.

Otros datos a tener muy en cuenta son: que la UPyD de Rosa Díez se estanca definitivamente en el quinto puesto, con una estimación de voto del 5,9 %, mientras que los nacionalistas catalanes de CiU -inmersos en un profundo escándalo político-económico por el affaire de los Pujol-Ferrusola- bajan al 2,9 % en beneficio de los independentistas de ERC, de Oriol Junqueras, que obtendrían un 3,3 % por ciento en Cataluña. Este dato es, sin duda, muy importante, porque tendría su reflejo en unas hipotéticas elecciones catalanas que Artur Mas podría adelantar al próximo mes de noviembre, en las que CiU sería sustituida por ERC, según este barómetro.

Finalmente, el CIS deja también constancia de que la apuesta de otros intentos políticos, como el de Ciudadanos de Albert Rivera, que consiguieron un cierto éxito político en las elecciones al Parlamento Europeo del 25 de mayo, no consiguen aprovechar ese tirón electoral y se quedan en el 0,9 % en estimación de voto.

Lo que dice el 'voto directo'

Ahora bien, si lo analizamos por 'voto directo' en la encuesta, Podemos sería ya la segunda fuerza política en el panorama español, con un 11,9 por ciento de los encuestados que responden claramente que votarían a la organización de Pablo Iglesias. Serían los segundos, pero a tan sólo 0,9 puntos por debajo del partido más votado, el PP de Rajoy, que obtendría el 12,8 % de los votos ya decididos. Por el contrario, el PSOE -en este caso, liderado por Pérez Rubalcaba, porque la encuesta se hizo antes de que se produjera su relevo por Pedro Sánchez, aunque conociéndose ya que Rubalcaba se iba- sólo obtendría un voto directo del 10,6 %, lo que le rebajaría a tercera fuerza política.

Según estos cálculos, IU no obtiene más allá del 6,2 % -muy por debajo de los tres primeros: resulta evidente que Podemos engulle a gran parte del electorado de IU- y Rosa Díez se quedaría con su UPyD en sólo el 3,5 %, es decir, en un desastre electoral.

Paralelamente, en Cataluña la diferencia es aún mayor entre ERC, que tendría ya un 2,5 % del voto decidido, y la CiU de Artur Mas y de Duran i Lleida, que se queda en el 1,5 %, un punto por debajo del escesionista Oriol Junqueras.

La lectura de este sondeo es clara: primero, que pese a lo que señalaban determinados analistas políticos, el bipartidismo no ha acabado en España, porque entre los dos partido mayoritarios obtendrían mayoría absoluta (51,2 %) en estimación de voto, lo que permitiría a PP y PSOE formalizar cualquier 'pacto de Estado' sobre grandes cuestiones -reforma de la Constitución, por ejemplo, o frenar el debate entre Monarquía o República).

Segundo, que Podemos, a fecha de hoy y aún sin conocer quién será el cabeza de cartel en las próximas elecciones generales, mantiene el impulso electoral obtenido en las elecciones europeas de mayo y se convierte, de hecho, en la tercera fuerza política -en estimación de voto-, pero en detrimento de Izquierda Unida. Este dato explica los ataques que la formación de Cayo Lara ha empezado a dirigir a la de Pablo Iglesias.

Tercero, que en el llamado 'campo españolista', es decir, en el campo donde más se defiende la 'idea de España', o sin ir más lejos la 'marca España', el electorado sigue prefiriendo al PP frente a opciones como VOX, de Ortega Lara, o Ciutadans, de Albert Rivera, o la misma UPyD, de Rosa Díez, que se estanca por completo.

Cuarto, que todo lo que está ocurriendo en el campo político y en el de la corrupción tienen un reflejo muy claro en Cataluña: los catalanistas desconfían ya de CiU (la coalición formada entre CDC, de Artus Mas, y UDC, de Duran i Lleida) y apuestan sin ambages -tanto en voto directo y en estimación de voto- por el secesionismo que promueve ERC.

La valoración de líderes: todos los políticos, suspendidos

Si analizamos la valoración por los ciudadanos de los líderes políticos, a cualquier analista le bajaría la moral: en España no se salva ni uno solo de los actuales líderes que nos manejan, porque todos están suspendidos y, además, muy lejos del aprobado.

En una puntuación del 0 al 10, el peor valorado -por quienes le conocen y valoran, que son pocos y centrados en Navarra- es Carlos Salvador, de UPN, que obtiene apenas 1,80 puntos sobre 10. Pero, claro, es que el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es el tercer peor valorado con 2,34 puntos sobre 10 -el segundo peor es el asturiano Enrique Álvarez Sostres, con 2,23 puntos-. Mientras que el hasta ahora líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, se queda con 3,12 puntos.

A partir de la valoración de nuestros actuales líderes es un sainete: Joan Baldoví (Compromís), 3,19; Uxue Barkos (Geroa Bai), 3,94; Alfred Bosch (ERC), 3,75; Rosa Díez (UPyD), 3,52; Josep A. Durán i Lleida (CiU), 2,76; Aitor Esteban (PNV), 2,22; Xabier Mikel Errekondo (Amaiur), 2,42; María Olaia Fernández (BNG), 2,44; Cayo Lara (IU), 3,35, y Ana María Oramas (CC), 2,99.

En cuanto a la valoración del Gobierno, el 67 % de los españoles cree que está haciendo una labor 'mala' o 'muy mala', lo que traduce, lógicamente, en la valoración de los ministros: todos suspenden, pero con unas notas que rozan el desastre: Fátima Báñez (Empleo): 2,18 sobre 10; Ana Mato (Sanidad): 1,89; Cristóbal Montoro (Hacienda): 1,90; Alberto Ruiz Gallardón (Justicia): 1,87; Soraya Sáenz de Santamaría (Vicepresidencia): 2,75, o José Ignacio Wert (Educación): 1,37 sobre 10.

4 Comments
  1. Rick says

    Mucha ‘cocina’, creo yo

  2. galdo-fonte says

    En una sociedad en la que prima la demanda del sector financiero sobre la economía social, particularmente, los jóvenes como esperanza futura del país, afectados por los perjuicios de un desempleo estructural y la total ausencia de medidas paliativas, si políticamente no se remedia, están abocados a convertirse en una “generación perdida”
    http://es.globedia.com/la-juventud-en-la-encrucijada

Leave A Reply

Your email address will not be published.