100 días de los eurodiputados de Podemos: "Trabajamos mucho, dormimos poco y comemos mal"

6
Eurodiputados de Podemos
Los eurodiputados de Podemos, el pasado 30 de mayo, durante su presentación en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. De izquierda a derecha, Tania González, Lola Sánchez, Carlos Jiménez-Villarejo (sustituido por la primera), Pablo Iglesias, María Teresa Rodríguez y Pablo Echenique. / Kiko Huesca (Efe)

El pasado 13 de Junio comenzaba oficialmente el camino institucional para los eurodiputados de Podemos. En aquel momento tomaban posesión del acta y prometían acatar la Constitución tres de los 5 electos, mientras que la semana siguiente lo hicieron los restantes. Tomando como referencia la primera fecha, el día 20 de septiembre se cumplieron 100 días, uno de los números simbólicos en el ámbito político. Por ello es un buen momento para realizar un balance global y valoración de la actividad desarrollada por la nueva formación política durante sus primeros meses de trabajo.

Pablo Iglesias debutaba con un primer discurso el 1 de Julio que servía para presentarse como candidato del grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE) a la Presidencia de la Eurocámara. “Este Parlamento debe expresar la legitimidad democrática de origen que a todos nos reúne, la voz de los ciudadanos, y no los arreglos entre élites. El Parlamento Europeo no puede ser un premio de consolación, ni una jubilación dorada”, decía en uno de sus párrafos. Junto a Iglesias se han estrenado como parlamentarios Teresa Rodríguez, Pablo Echenique, Lola Sánchez y Tania González, que sustituyó al exfiscal Carlos Jiménez Villarejo. Los cinco están integrados en diferentes comisiones temáticas. Por ejemplo, Iglesias es miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores, de la Subcomisión de Derechos Humanos y de la Delegación de Relaciones con el Mercosur. Rodríguez por su parte se encarga de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y Sánchez es integrante de la comisión de Desarrollo, entre otras.

Publicidad

La apretada agenda y los viajes son una constante en el trabajo de los eurodiputados de Podemos. “En lo personal ha sido un cambio de vida durísimo, trabajamos desde que sale el sol hasta poco después de que se ha puesto, dormimos poco, comemos mal y no paramos. Pero todo lo demás ha sido increíblemente positivo”, señala a cuartopoder.es Pablo Echenique. Para el eurodiputado, han demostrado que lo que señalaban en campaña, “que la gente normal puede hacer política”, es cierto. “No hace falta cobrar 8.000 euros para ser europarlamentario ni viajar en business o tener acciones en una multinacional”, añade.

“Creo que nos estamos formando como ciudadanos conscientes de lo que pasa en el mundo a una velocidad increíble, cada semana yo aprendo un número muy elevado de temas que no conocía”, destaca mientras apunta a la dificultad de hacerse con las riendas de la institución europea, a la que define como un “monstruo administrativo y burocrático complicadísimo”. Echenique, científico de profesión, se encarga de los temas de Industria, Investigación y Energía. Actualmente realiza denuncias sobre las prospecciones petrolíferas en Canarias.

Tania_González
Tania González. / Parlamento europeo

La última en llegar ha sido Tania González, que tomó posesión de su acta hace escasos días. Forma parte de las comisiones de Empleo y Servicios Sociales y de Turismo y Transporte. “Además de esas funciones formales tenemos un papel muy importante que es darle la visibilidad a los problemas que tiene la gente. Hay que tratar de utilizar ese espacio para introducir los problemas que hay en las calles”, destaca a cuartopoder.es. González aún se encuentra en proceso de aclimatación a sus nuevo papel. “La estructura es compleja, una gran maquinaria burocrática y difícil de manejar para fuerzas políticas nuevas como la nuestra. Lo que sí tengo claro es que con muchas horas de trabajo es posible adaptarte”.

Entre los aspectos que destacan como positivos los dos eurodiputados consultados se encuentra la relación con los otros grupos políticos afines y la diversidad de opiniones. “Hay muchos puntos de vista incluso dentro de los propios grupos parlamentarios. Me da la impresión de que el Parlamento español es algo mucho más homogéneo, y creo que la heterogeneidad es siempre positiva”, subraya Echenique. “Ayuda mucho conocer gentes de otras fuerzas y poner en común. Hay que hacer un esfuerzo para que tengan más fuerza nuestras propuestas”, destaca por su parte González. “Creo que todos tienen que enseñarnos y nosotros también a ellos. Si en algún momento pretendemos cambiar algo más que España vamos a necesitar a esos compañeros y este tipo de relaciones”, añade Echenique.

Escaso poder de decisión

Lo negativo se establece dentro de un marco global de bajo nivel democrático, al igual que en España, según Echenique. “Del mismo modo que aquí la democracia que hemos tenido hasta ahora es una pantomima, una representación teatral sin contenido real, en el que la gente no decide nada, en Europa pasa lo mismo. El Parlamento hace una función de poner un sello supuestamente democrático a decisiones que ya han sido tomadas en otros foros menos abiertos y democráticos como la Comisión Europea y el Consejo Europeo”. Para cambiar esta situación, González tiene claro que el único camino es ser mayoría parlamentaria. “Seríamos capaces de hacer grandes cosas”, afirma.

Por tanto, tienen claro que su papel real está limitado. “Sería muy inocente decir lo contrario”, destaca Echenique. “No quiere decir que no vayamos a agotar todas las vías para poder mejorar la vida de la gente que nos ha votado. Del mismo modo que la PAH ha estado luchando durante muchísimo tiempo contra enemigos más grandes y poderosos, llevándose golpes a cada paso, nosotros estamos perfectamente dispuestos a hacer lo mismo en el Parlamento Europeo y por supuesto a denunciar lo que pasa allí”.

Entre las propuestas concretas sobre temas europeos realizadas hasta el momento por Podemos destacan la condena explícita de la “masacre” en Palestina o el rechazo al Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP). De hecho, los propios Iglesias, Sánchez y Rodríguez viajaron con una delegación a comprobar in situ la situación del pueblo palestino aunque no pudieron entrar en Gaza por los impedimentos de Israel. También fue sonada la pregunta de Iglesias a Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. “Usted dice que no podemos permitirnos gastar más. Pero tampoco deberíamos poder seguir premiando a los ladrones. Como europeo del sur solo puedo sentirme alarmado ante la posibilidad de que usted presida la Comisión Europea. Los billones de euros que se evaden al fisco cada año en la UE son el equivalente a cierres de colegios y hospitales”, declaró. O su intervención sobre Ucrania en la que fue interrumpido antes de terminar mientras criticaba el apoyo de la UE a un golpe de Estado en aquel país. También han participado en la petición al Gobierno español de paralización de los desahucios.

Entre los próximos asuntos en los que participará Podemos se encuentra el rechazo frontal al nombramiento de Miguel Arias Cañete como comisario de Clima y Energía. El próximo 1 de octubre será interpelado por Echenique y Rodríguez en la audiencia a la que el ex-ministro de Agricultura asistirá en las comisiones europeas. Ambos se referirán a la necesidad de vetar su cargo como comisario tanto por su irresponsabilidad en la materia como por sus declaraciones machistas.

Los eurodiputados de Podemos presentaron un decálogo de compromisos al ser elegidos en las urnas. En él se tratan cuestiones de salario, rendición de cuentas o su colaboración con las iniciativas populares. En este sentido, hemos conocido donaciones de sueldos a diferentes colectivos, como la realizada por Rodríguez a la Asociación de Mujeres Amigas al Sur, la de Echenique a la asociación de trabajo con discapacitados SOLCOM o la de Lola Sánchez a una familia de Cartagena sin recursos y un comedor social. No ha trascendido oficialmente el destino de la donación de Iglesias aunque a principios de Julio ya declaró que lo haría al programa de televisión que fundó, La Tuerka.

6 Comments
  1. Miguel Mateos says

    «El Parlamento hace una función de poner un sello supuestamente democrático a decisiones que ya han sido tomadas en otros foros menos abiertos y democráticos como la Comisión Europea y el Consejo Europeo». En esa frase hay dos inexactitudes importantes. Tachar al Consejo Europeo de poco demócratico es difícil, cuando es la representación de todos los jefes de gobierno… aunque es cierto que es poco abierto. En cuanto a que el Parlamento solo «pone un sello», es una afirmación absurda, ya que en todo aquello que la UE aprueba por procedimiento legislativo ordinario, que es la mayoría para aquellas cosas en que tiene competencia única, el papel del PE es fundamental

  2. Joaquín Mayordomo says

    ¡Con todos sus defectos! ¡Con toda su ignorancia! ¡Con todos su sueños y utopías…! Estas personas de Podemos se merecen nuestro crédito, nuestro apoyo de momento. Probablemente no conseguirán mucho. Pero serán como esas moscas cojoneras que le toca los… esos… al burro y le hacen saltar… y puede que hasta rebuznar.
    El Burro de la Unión Europea tiene las orejas demasiado grandes, ya lo sé, y es probable que acabe en un pispás con estas moscas. Pero mientras eso llega, una loa para estos espadachines que se han lanzado al ruedo.
    Ah! y especial mención para el autor de este artículo por preocuparse de lo que la mayoría de los medios de comunicación ni se ocupan ni preocupan.

  3. Ignacio says

    «Trabajamos desde que sale el sol hasta poco después de que se ha puesto, dormimos poco, comemos mal y no paramos…» Ahora comprenderán lo duro que es ser político. ¿Qué se creían? ¡Y no sería porque Miss Indemnización Simulada en Diferido no les había dicho lo mucho que curraba y lo merecidísimos que tiene los 3 sueldos…!

Leave A Reply

Your email address will not be published.