La mayoría de colectivos de la enseñanza pública descarta una huelga general

sindicatos_estudiantes_huelga_general
Miembros de la dirección del Sindicato de Estudiantes, durante una reciente concentración ante la sede del Ministerio de Educación con carteles de su convocatoria de Huelga. / sindicatodeestudiantes.net

La huelga general unitaria en Educación parece imposible este otoño. A pesar de que las principales organizaciones que conforman la comunidad educativa comparten el análisis negativo de la situación, la respuesta planteada es diferente. Mientras el Sindicato de Estudiantes (SE) mantiene su convocatoria de huelga para los días 21, 22 y 23 de octubre, el resto de organizaciones o bien ya la ha rechazado o no la ve nada clara. Desde este colectivo estudiantil llaman al resto de fuerzas sindicales para que “abandonen esa posición y se coloquen del lado del que quiere luchar”, según afirma a cuartopoder.es Ana García, secretaria general del SE.

Publicidad

Francisco García, secretario de la Federación de Enseñanza de CCOO, realizó a mediados de mes unas declaraciones en las que afirmaban que la huelga en educación era inevitable. Sin embargo, la convocatoria aún no se ha hecho efectiva y fuentes del sindicato señalan que se siguen manteniendo reuniones internas y consultas con la militancia para decidir la pertinencia o no de la jornada de huelga. “Nos parece positiva la intención, pero no es el momento de las palabras, es el momento de actuar”, señala García.

Sí que tienen más clara la postura otras organizaciones sindicales como UGT, que ya la semana pasada descartó esta posibilidad. “No contemplamos una huelga. Creemos que ya se le ha hecho dos días de huelga a la LOMCE y que la única forma de cambiar la ley es participando en las elecciones políticas y cambiando la composición del Parlamento”, señala a cuartopoder.es Carlos López, secretario general de la Federación de Enseñanza de este sindicato. López recuerda que la decisión parte de los propios afiliados, a los que se les ha realizado unas consultas que concluyeron con un 74% de la militancia contraria a la realización de la huelga. En cualquier caso, UGT apoyará y participará en otras movilizaciones con la comunidad educativa, añade.

Tampoco desde el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STE) contemplan la necesidad de realizar una huelga. “Apoyamos las movilizaciones, pero el tema de la huelga no lo ve el profesorado y tampoco nosotros como organización”, afirma a este medio Augusto Serrano, portavoz del sindicato. Destaca en este sentido Serrano que han hecho también consultas internas y que en su perspectiva no está la convocatoria de paro en estos momentos, a no ser que cambie el clima dentro del profesorado y pueda surgir un detonante. “Haremos lo que la gente quiera hacer”, destaca mientras alaba el papel que las distintas organizaciones han realizado en defensa de la educación pública durante estos años.

“Compartimos que la situación es muy grave. Pero sin embargo el profesorado está completamente agotado de luchas y enfrentamientos sin conseguir nada”, declara Félix García, responsable de enseñanza en el sindicato CGT. Para esta organización, las huelgas de un día no tienen mucho sentido más que el descuento de 120 euros en la nómina de los trabajadores. “La capacidad de la gente para luchar es muy baja, es nuestra observación, la gente necesita ver avances y mejoras. La gente está un poco quemada de las huelgas de un día, curiosamente dos meses antes de las elecciones sindicales”, destaca. En este sentido García afirma que si vieran en el profesorado una capacidad real de enfrentamiento apoyarían sin duda una huelga pero no sólo de un día. Tampoco apoyan por el momento la huelga otras fuerzas sindicales como CSI-F, que condiciona la convocatoria a los presupuestos educativos para 2015 o ANPE, que no se ha pronunciado expresamente al respecto pero que en Baleares no ha apoyado los paros realizados durante este mes.

Rechazo de padres y madres y encierros conjuntos

La división en la comunidad educativa se completa con la postura de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de alumnos (CEAPA). Su portavoz, José Luis Pazos declaró en rueda de prensa que “los padres no quieren huelga, sino movilizaciones conjuntas y trabajar en un modelo educativo nuevo para la próxima Legislatura porque el Gobierno actual tiene los días contados”. La Marea Verde, que planteaba la posibilidad de apoyar las huelgas, aún no ha definido claramente su postura y el asunto se incluye en el orden del día de la próxima asamblea que celebrarán el 9 de octubre.

Para el SE, “ante un ataque y lo que viene no cabe otra actuación que responder con más fuerza que nunca”, comenta García. “No entendemos cómo pueden seguir manteniendo esta posición después de que ellos mismos retraten lo que es un desastre completo”, indica en referencia al resto de sindicatos. Para la secretaria general se está demostrando con ejemplos concretos, entre los que cita Gamonal, la Marea Blanca o el gremio de los barrenderos en Madrid, la comunidad educativa en Baleares o la reciente dimisión de Gallardón, que “luchar es la única salida que tenemos y sí que sirve”. “El gobierno del PP es enormemente débil, y si se puede echar a Gallardón se puede echar a Wert”, comenta. Según García, su convocatoria está recibiendo muchos apoyos desde sectores como Podemos o IU y mantienen altas las expectativas de éxito.

Para lo que sí hay unidad y consenso es para la realización de encierros en los centros escolares así como cadenas humanas rodeando diferentes instituciones educativas entre el 6 y el 10 de octubre. Se trata de una movilización acordada a nivel estatal.