Wert escamotea a la oposición la cuantía y el nuevo reparto de las becas

3
El ministro de Educación, Juan Ignació Wert, durante la conferencia de prensa tras el Consejo de Ministros del pasado viernes. / lamoncola.gob.es
El ministro de Educación, José Ignació Wert, durante la conferencia de prensa tras el Consejo de Ministros del pasado viernes. / lamoncloa.gob.es

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Jose Ignacio Wert, ha escamoteado a la oposición los datos sobre el recorte de becas en el último curso escolar. El PSOE estima que desde que gobierna el PP, ha eliminado becas y reducido las cuantías por valor de 1.700 millones de euros, sin conseguir por ello reducir el déficit de la Administración General del Estado (AGE) por debajo del 5% del PIB que heredó en diciembre de 2011. Wert no ha tenido más remedio que reconocer lo que de antemano sabíamos –que la gran mayoría de los universitarios con beca obtienen unos resultados superiores--, pero todavía desconoce cómo ha operado el criterio de rendimiento académico que decretó exigiendo una nota media de 5,5, en la parte variable de las becas.

El portavoz socialista en materia educativa, Mario Bedera, y sus compañeros Federico Buyolo, Angelina Costa y Antonio Meijón no han conseguido que Wert aporte los datos sobre el número de becas denegadas a los alumnos con necesidad específica de apoyo educativo en el curso 2013/14. Wert dice que no tiene los datos. Se sabe que el curso 2012/13 denegó 20.871 ayudas. Entre las 70.041 otorgadas, con una cuantía media de 925,56 euros, cabe computar el “cheque-guardería” que la consejera de Educación de Madrid, Lucía Figar, se concedió a sí misma por valor de 1.100 euros, al tiempo que suprimía 10.000 plazas de comedor escolar.

Publicidad

¿Pero no quedamos en que, según el Real Decreto 609/2013 de 2 de agosto, inspirado por Wert y promulgado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy Brey, el tope máximo de renta per cápita para obtener ayudas educativas es de 13.236 euros? La mujer que lloraba cuando dimitió Esperanza Aguirre de presidenta de la Comunidad de Madrid por motivos personales, Figar, y su esposo, el diputado del PP Carlos Aragonés, poseen unos ingresos superiores a 120.000 euros anuales y superan de largo el tope decretado por el Gobierno central.

Wert tampoco ha contestado a la pregunta sobre el número de becas de compensación de las matrículas universitarias que se concedieron el curso pasado. No tiene los datos todavía. Lo único cierto es que a la convocatoria general y de movilidad a los alumnos que cursaron estudios universitarios en el curso 2011/12 se dedicó una inversión de 951,2 millones de euros y el curso siguiente, y primero del Gobierno de Rajoy, esa cantidad bajó a 903,3, con una quita de 47,9 millones de euros.

Aunque el curso pasado terminó en junio y las becas comenzaron a pagarse en abril, con mayor retraso del habitual y el consiguiente desasosiego de los estudiantes, resulta que tampoco el ministro Wert puede aportar al Parlamento las cuantías de los 76.283 becarios universitarios. Se escuda en que las Universidades, las Autonomías e incluso Hacienda no han terminado de introducir los datos en el Sistema Integrado de Información Universitaria, el SIIU. Se sabe que los 71.782 universitarios con beca para los estudios de grado y ciclo recibieron una media de 1.261,77 euros, siendo 992 euros la media o percentil del 25% más bajo y 1.529,37euros el percentil del 75% restante. La beca media de los 4.501 estudiantes de máster se situó en 1.359,83 euros.

El ministro dice que no es posible conocer la cuantía variable y la fija ligada a la residencia, es decir, la que se vio afectada por el efecto Wert que recortó el derecho a ayuda por renta familiar baja e introdujo el rendimiento académico como si la mayoría de los universitarios y los becados en especial fueran sospechosos de hacer trampa en su formación e, incluso, según la tesis de Wert y Rajoy, de robar a la sociedad los recursos económicos que pone a su disposición. Sin necesidad de minar los campus con sospechas, el Gobierno no ha tenido más remedio que reconocer que los universitarios con beca obtienen unas notas medias elevadas.

Así, la mayoría de ellos se sitúan en la parte alta de la tabla, con un decil o media del 10% superior de 8,99 en Artes y Humanidades, 8,74 en Ciencias, 8,76 en Ciencias Soiales y Jurídicas, 8,81 en Ciencias de la Salud, y 8,40 en Ingeniería, Arquitectura y enseñanzas técnicas. El decil de los estudiantes no universitarios con beca fue el curso pasado de 9,1 de nota media. Al margen de la nota media, por nivel de renta familiar muy baja tenían derecho a recibir ayuda 278.789 estudiantes matriculados el curso pasado en enseñanza obligatoria y universitaria y con renta baja otros 360.364 alumnos, sin que todavía se pueda conocer cómo distribuyó Wert los 1.233,1 millones de presupuesto.

3 Comments
  1. Román says

    El ministerio concede o deniega sus becas. Pero si una vez otorgadas, al cabo del curso los beneficiarios no cumplen con las condiciones de adjudicación, se exige que las universidades (que ni pinchan ni cortan en las becas ministeriales) sean las encargadas de recuperar el dinero, incoando expedientes, localizando a los presuntos infractores, enviando las comunicaciones de apremio, etc. Es decir movilizando recursos y personal que debería pertenecer a otra agencia recaudatoria, pero no a una institución pública cuyo cometido no es perseguir a los expedientados, recuperar los dineros y traspasárselos al ministerio. Cuánto daño hacen sujetos como Wert a un sistema educativo que, visto lo visto, tiene al enemigo en casa.

Leave A Reply

Your email address will not be published.