Chema Ruiz: “Podemos hace lo mismo que IU, aferrarse con las dos manos a su marca”

2
Chema2
Chema Ruiz, ex dirigente de IU y activista de la PAH, tras la entrevista ocn cuartopoder.es / Miguel Muñoz

A principios del pasado mes de noviembre, Chema Ruiz (Torres de Alameda, Madrid, 1975), anunciaba mediante su cuenta personal de Facebook que abandonaba IU. Pertenecía al Consejo Político Federal y a la Secretaría de Movimientos Sociales. Ha sido activista en multitud de plataformas ciudadanas y fue uno de los primeros portavoces e impulsores de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en Madrid. Firme defensor de la convergencia política, lo intentó hasta la saciedad antes del surgimiento de Podemos desde dentro de IU, hasta que su decepción con la organización le hizo no poder más. Muy crítico con la dirección de IUCM, ahora, desde la retaguardia, estará muy atento al proyecto que pretende conseguir el sector de Tania Sánchez. Ruiz atiende a cuartopoder.es en una cafetería del céntrico barrio de Lavapiés.

¿Por qué decidió abandonar IU hace unos meses?

Publicidad

Se juntaron una serie de cosas. Fue un varapalo importante que el proyecto en el que habíamos trabajado mucha gente durante mucho tiempo, es decir, poner en marcha Podemos sin que se llamara así, no se consiguiera. Se había avanzado bastante en el proceso llamado Suma. Nos encontramos con que ya se le había dado forma, una muy parecida a la que tiene Podemos, con unas primarias en las que se había planteado que se presentara Pablo Iglesias y una serie de gente de movimientos sociales. Cuando la propuesta se le presenta a la dirección, concretamente en una reunión con Miguel Reneses, eso se cercena. Nos vienen a decir que estamos locos y que cualquier cosa que sea no presentar siglas de IU no va a ningún sitio. Eso para muchos es un varapalo, Enrique Santiago dejó luego su responsabilidad.

Después de darle una serie de vueltas, pensé en dejar al menos mis responsabilidades con movimientos sociales y en el CPF, pero justo en aquel proceso saltó a la palestra el asunto de Bankia. Yo ya lo había denunciado desde dentro, hice una campaña brutal contra Moral Santín, diciendo que era un golfo. No me gustó cómo se reaccionó en un primer momento. A día de hoy es cierto que se han dado pasos pero muy lentos y no con la contundencia que se tenía que haber hecho. Me hubiera gustado que se hubiera cesado de manera fulminante a Gordo, Pérez, Reneses o Libertad Martínez. Una serie de gente que está hasta el cuello de porquería y que mucha gente de dentro lo sabemos. Ahí se inclinó la balanza. Porque antes había decidido seguir trabajando con mucha gente que se está dejando el pellejo cada día en movimientos sociales. Pero me di cuenta que dentro no tenía recorrido. Si lo que se trata es de enarbolar unas siglas y pelearlas a muerte, anteponiéndolas incluso a la transformación social, que es realmente lo que a mi me importa, tenía poco que aportar. También me encontré con que en los asuntos de movimientos sociales, Reneses era un muro constante para poner la organización en movimiento, que es lo que yo quería. Era incapaz de tirar adelante y por eso renuncié.

¿Cómo valora el abandono de IU por parte de un sector encabezado por Tania Sánchez? ¿Lo comparte?

— Lo entiendo. Lo que les ha pasado a estos compañeros, con los que he compartido muchos espacios y peleas, es un poco lo mismo. Es una sensación de decepción. Cuando te encuentras con un muro que no te permite avanzar más, que todo el trabajo realizado en estos espacios como Ganemos es dinamitado por esta cuadrilla que se queda manejando todo el cotarro, siempre los mismos, llegas a las mismas conclusiones que yo. No se ven avances y quemarte como te quemas personalmente y profesionalmente da lugar a que tienes que saltar. Escuché unas declaraciones de Tania el otro día que entendía perfectamente. Decía que lo que habían hecho era expulsara. Te dejan con tan poco espacio que lo único que te queda para luchar por la transformación social es coger las maletas. Me fastidia, porque siempre he defendido, y lo sigo defendiendo, que cualquier proyecto que realmente quiera transformar la realidad, en las instituciones y creando poder popular fundamental, tiene que contar con todos, incluida IU.

¿Le han invitado a participar en este nuevo proyecto? ¿Lo hará o su retirada de la vida política es absoluta?

"Entiendo a esos compañeros que han abandonado IU, pero no me gusta la actuación de Tania en Rivas. Debería haber sido más clara y haber tomado otro tipo de decisiones"

Invitarme, sí. Es muy complicado renunciar cien por cien. Como anécdota, el perfil de Facebook que utilizaba para la revolución lo dejé aparcado en un momento que estaba decepcionado con el mundo. Creé un perfil con 80 amiguetes y familia, prometiendo que me olvidaba de política. Pero a día de hoy ya se me va yendo la mano, empiezo a cargar tinta. Tengo muy buena relación con Jorge García Castaño, hemos estado en mil guerras. Voy a seguir empujando como hasta ahora por ese frente amplio popular. Pero a ser posible desde la retaguardia. Tendrían que cambiar mucho las cosas para que yo diera más pasos al frente. También por esa decepción que tengo y porque soy un personaje incómodo, soy especialmente crítico en todos los aspectos. Por ejemplo, a mí no me gusta la actuación que ha tenido Tania en Rivas y creo que debería haber sido más clara y haber tomado otro tipo de decisiones. Seguiré echando una mano porque creo que es necesario, pero desde la retaguardia. La gente se sigue quedando sin casas, los salarios son bajos, las empresas explotan, etc. Esto hay que cambiarlo.

Ha mencionado el tema de la vivienda. Usted fue una de las personas que trabajó mucho en la PAH al comienzo. Viéndolo en perspectiva, ¿qué ha significado la lucha antidesahucios para el momento político actual?

Ha sido clave junto al movimiento del 15M. Con la PAH ganamos todas las batallas, incluso la mediática. Salvo los sectores más conservadores, todos vieron cómo su gente respaldaba la pelea. Recuerdo una anécdota cuando participamos una vez Rafael Mayoral y yo en Intereconomía y los tertulianos de allí defendían hasta la ocupación de algunos edificios. Se consiguió dar un impulso bestial a la movilización. Se paraban desahucios y se ocupaban sucursales bancarias con miles de personas. Además se llevó a la política, veíamos cómo todos los partidos se agarraban a esa lucha como un clavo ardiendo. Unos de verdad y otros para utilizarlo. Fue crucial, pero desgraciadamente a día de hoy creo que ha pasado como en el resto de los frentes de la izquierda social. Se ha disgregado mucho, se generan incluso conflictos, peleas de egos, etc. Es algo que se nos da tan fantásticamente bien en la izquierda, que es lo que nos hace perder tantas batallas. Si algo ha tenido la PAH es que abandonó cualquier tipo de sectarismo, trabajó de tú a tú con todos los sectores.

Nombraba a Mayoral, que ahora está en Podemos...

Sí, y antes estaba en IU. La primera llamada que recibí para impulsar la PAH fue de José Coy. desde Murcia. Me contó su experiencia dramática y me animó a poner algo así en marcha desde Madrid, por el foco mediático. En la primera reunión estuvo Mayoral. A él le pasó lo mismo que a mi y a tantos otros. No sólo él, está también Irene Montero que pertenecía a las Juventudes Comunistas o Marco Candela, que también estaba en IU.

¿Qué opina entonces de Podemos? ¿Es un instrumento útil para el cambio?

Creo que sí. Han sabido leer una serie de cosas muy bien. Es algo que aprendí en el 15M. Allí cogía el micrófono y hablaba de dictadura del proletariado y me llamaban loco. Cuando cambias el discurso y dices que vas a coger las riendas del destino o que vamos a decidir nosotros, evidentemente la gente dice que por ahí sí, aunque estés diciendo lo mismo. Eso Podemos lo ha leído muy bien. Con ese discurso de no somos de izquierdas ni derechas llega a un espectro social más amplio que con la bandera de la hoz y el martillo, que es la mía, no se llega. La batalla del lenguaje nos la ganaron hace tiempo. Y ahí están las pruebas. Hay muchos círculos en cada pueblo, en el mío por ejemplo yo no sé cuántas veces he intentado poner en marcha la Asamblea de IU y no ha habido manera. Pero el círculo de Podemos ya está funcionando. Luego tiene la parte de peligro, que es cómo evitar que gire en el mejor de los casos a lo que llaman centro izquierda, que a mi me da la risa. O incluso más allá. Cómo evitar que eso pase. Para conseguir la mayoría social necesaria, sino está IU o incluso movimientos más pequeños, o  los sindicatos, el cambio no estará completo y no servirá.

Hay ciertas críticas desde la izquierda que se hacen a Podemos basadas en que la lucha en las calles se está abandonando por la ilusión de las elecciones. ¿Eso está pasando? ¿Es necesario seguir manifestándose en la calles?

La lucha tiene que continuar. Me gusta ver cómo el Gobierno griego se va a reunir con los malos mientras que en la Plaza Syntagma salía la gente a la calle para decir a Syriza que estaban vigilando. Es fundamental ese contrapoder y construirlo. En ningún caso, a día de hoy Podemos es el enemigo. Tampoco creo que tenga una responsabilidad en ese desinfle de la movilización, que está claro y se ve. Lo que pasa es que ese nivel es muy complicado de mantener. Tirarte muchísimos días de asambleas y reuniones es complicado. Como además no se consiguió vertebrarlo, toda esa dispersión ha generado que el multiactivismo sea prácticamente imposible. El mismo día teníamos 7 asambleas y dos movilizaciones. Habría que conseguir reactivar eso y los círculos de Podemos podrían ser clave si abandonamos ese sectarismo, y en cada localidad, junto a la Asamblea de IU, asociación de vecinos, PAH, etc, consiguieran trabajar juntos para impulsar movilización.

¿No tendrá pensado participar activamente en Podemos?

No. No, qué va. Si hubiera pensado en algún momento en irme, lo habría hecho antes de que se llamara Podemos. Porque tengo la manía de entrar a los sitios antes.

¿Nadie se lo ha propuesto?

"No tengo ninguna intención de irme
a Podemos, porque le veo carencias. Creo que van a seguir faltando votos y gente
"

Sí, claro. En su momento mucha gente que estaba ahí me lo planteó. Yo no veía tanto la creación de algo nuevo, sino que partiera de lo ya existente. En algo así, hubiera estado. Pero de esta forma no, porque van a seguir faltando votos y gente. No tengo ninguna intención de irme a Podemos porque le veo carencias.

Ha sido una persona que ha estado en muchas manifestaciones, incluso siendo detenido o golpeado. En estos últimos meses estamos viviendo protestas contra la llamada “ley mordaza”. ¿Qué le parece esta reforma?

Es terrorismo. Hablamos del fascismo más absoluto sin ningún tipo de paliativos. En alguna vertiente supera al fascismo, quitándose de encima a los jueces para directamente, de forma administrativa, aplicar sanciones penales. Hay que aplaudir a la gente que está dando la batalla. Trabajé desde el principio en la Coordinadora 25S y planteaba ya que cualquier frente que no aglutinara provocaba un papel testimonial. La gente que está fuera de la raíz de la revolución no se entera de estas cosas. Si no se consigue un gran frente, no sirve para nada. Hay un montón de compañeros que están recibiendo palos, siendo detenidos y sancionados. Pero el resultado apenas sirve para nada, porque quemas gente, quemas activismo que hace falta.

En cualquier caso, ya hay proyectos muy aglutinadores conformados para las elecciones municipales en algunas ciudades como Zaragoza, A Coruña o Madrid, a la espera del papel definitivo de IU.

Los avances son muy significativos, sí. Pero en el momento en que tienes un núcleo que se atrinchera ahí,  y en el caso de Madrid está claro que quieren mantener su cortijo, la cosa se complica. En Madrid, que es una pieza clave, que siga gobernando el PP porque no haya unidad sería un desastre. Y no sólo por IU, sino también por Podemos. En 6 meses se ven tan fuertes y hacen lo mismo que IU, es decir, agarrarse con las dos manos a la marca y presentarse ellos sólos a las autonómicas. Yo eso se lo comentaba a Monedero. ¿Cuánto tiempo crees que vais a tardar en convertir Podemos en algo parecido a IU? Pues 6 meses o menos, porque con el primer resultado electoral ya se aferran a la marca. Pero que se agarren los machos, porque si Madrid sigue gobernada por el PSOE o el PP, habrá responsables. Serán los que controlan IU en Madrid pero también Podemos. Tendrán la misma responsabilidad. Esa es la parte positiva, y por eso apoyo a a la gente que se ha salido de IU para buscar la unidad. ¿Por qué Podemos para las municipales sí quiere unidad y para las autonómicas no? Así vamos mal. Al final también es una lucha de poderes internos. En la Comunidad de Madrid, IU tiene una fuerza de votos que hace falta para desalojar al PP. Porque al final, si el PP y por ejemplo UpyD pactan Gobierno, la cara de gilipollas que se nos va a quedar será absoluta. Hay vida más allá de lo electoral, que es lo que no he conseguido hacer entender a IU. El incorporarte a otras plataformas electorales no quiere decir que vayas a diluir tu organización.

Precisamente ahora, ése es el debate, Quien critica la convergencia con la fórmula de partido instrumental habla de que se diluye la organización.

El problema real es que en política los eufemismos están a la orden del día. Si tú pones en marcha un partido instrumental, que a mi me parece perfecto, el problema es quién controla el dinero. Entonces, el no tener el control del dinero provoca nervios. Eso se puede organizar bien. ¿Que más da participar en una coalición con siglas que en un partido instrumental explicando a mi gente que lo que hay es una coalición y que estamos ahí?

¿Qué tendría que haber pasado para que no surgiera Podemos? ¿Si hubiera triunfado Suma, no existiría?

Quizás no habría surgido de esta forma. Hoy es pacífico hablar de la pelea institucional. Cuando empezó el entorno del 15M, hablaba de política institucional, de partidos o coaliciones y algunos casi pedían que me ahorcaran. Defendía que la única vía era que todo lo que existía en la izquierda social había que ponerlo junto, marcar unas líneas programáticas y trabajar. Eso es lo que tenía que haber pasado. La experiencia en el activismo me dice que en cuanto aparece una marca, la cosa se fastidia. Aquí estamos acostumbrados a agarrar la marca como si fuera un equipo de fútbol. Democracia Real Ya,cuando no se llamaba así, le servía a todo el mundo. Lo mismo la PAH, etc. Si todo eso se hubiera puesto de acuerdo, no estaríamos así. Una gran parte de responsabilidad la tiene IU. Se intentó por activa y pasiva y no sé cuántas iniciativas intentamos poner en marcha, pero fue imposible. Cuando Podemos ya había decidido presentarse a las elecciones, aún así se pusieron en contacto con IU para llegar a acuerdos. IU como desde el primer momento actuó de hermano mayor, les dijo que no había nada que hacer. Desde el principio abogué por ese entendimiento y así lo defendí en diferentes espacios.

2 Comments
  1. cholo says

    No sobra ni nada ni nadie
    Todo es necesario: La unidad de las personas y sus ideas,
    las banderas y las siglas…
    Todo es nuestra historia pasada y presente
    venidera.
    Y lo que sobra es vanidad, traición y sombra

Leave A Reply

Your email address will not be published.