García Rubio: “Un bipartidismo de PP y Podemos podría tener las mismas consecuencias que el de PP y PSOE”

Jose_antonio_Garcia_Rubio
José Antonio García Rubio, secretario de Política Económica de IU, en una imagen de archivo. / Mariano Asenjo

La situación en IU, más concretamente en su federación madrileña, sigue generando opiniones encontradas. La salida de un sector encabezado por Tania Sánchez no ha solucionado unas divisiones internas que vienen de lejos. La intención de Mauricio Valiente de converger bajo la fórmula de partido instrumental no es compartida por una parte de la organización y tanto su sector como el Partido Comunista de Madrid no reconocen a la actual coordinadora. Mientras, algunas personas inciden en la necesidad de retomar la normalidad y avanzar en el trabajo electoral. Una de esas voces es la de José Antonio García Rubio, militante en Madrid y secretario de Política Económica de IU. Cercano a las posiciones de la candidatura de Julián Sánchez Vizcaíno y Lali Vaquero, explica a cuartopoder.es su visión del conflicto y de otros asuntos de actualidad.

Publicidad

Recuerda el dirigente de IU que de acuerdo con la “votación de los órganos y sobre el papel debería de haber un acuerdo completo” en la federación madrileña respecto a la convergencia. “Hay una resolución del 7 de noviembre por parte de la Ejecutiva, que establece que la coalición electoral es la única fórmula de convergencia. Ahí estaban todos los sectores que podían representar a Tania Sánchez y a cualquier otra de las sensibilidades”, apunta. En referencia a la ya ex diputada de IU, dice que su salida es “bastante incomprensible, porque es una persona que se marcha de la organización 20 días después de haber sido ratificada por los órganos”. “Hasta ese momento había aprobado y acordado todas las resoluciones sobre convergencia”, añade.

Los pasos a dar, según su opinión, se basan en “recuperar el trabajo de IUCM, eligiendo rápidamente un coordinador general, que proponga una comisión ejecutiva de consenso”. Luego, tras las elecciones “se debe convocar una Asamblea Extraordinaria para que se le pueda devolver la palabra a la militancia”. Hasta ese momento, dice, “hay que hacer la campaña electoral con todas las fuerzas y posibilidades”. “El otro día presentamos la candidatura en Leganés y allí estaba la gente de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C y trabajadores de Coca Cola, AENA y Telemadrid. Es así cómo queremos hacer la campaña”, destaca.

Su valoración sobre la creación de un partido instrumental es clara. “No es una fórmula de convergencia, es una fórmula de otra naturaleza que el electorado difícilmente entendería. Habría que ir a la gente diciéndoles que nos vamos a presentar a las elecciones con un partido instrumental. Suena raro”. Del mismo modo apunta a que esta figura no se incluye en la legislación. “Si presentas un partido tienes que hacerlo de forma completa, con sus estatutos, órganos de dirección, fórmula de elección de candidatos, etc”. Entre sus preocupaciones se encuentra el hecho de que “un partido instrumental hace que el compromiso establecido por los candidatos con el electorado, al día siguiente de las elecciones desaparece”. “Esto que se presenta como un gran avance democrático, al final se transforma en el poder de los cargos electos que ya no responderían ante nadie. Por tanto, esa forma yo no la entiendo y creo que no tiene nada que ver con la convergencia. Es un instrumento de imposición de poderes”, afirma. Además, reitera que todo esto se tiene que decidir dentro de IU, con sus órganos.

Respecto al tema de las responsabilidades políticas, considera que “ya se ha zanjado, aunque haya sectores que intenten volver a hablar de ello”. “A nivel federal se ha desautorizado a Gordo y Pérez y abierto expediente. Por tanto, ya no hay tema. Otra cosa es que hay gente que quiere aplicar la sentencia antes de hacer el juicio. Eso no es aceptable en los estatutos de IU, que son absolutamente garantistas”.

Programa económico y futuro de IU

Como secretario de Política Económica, destaca la importancia de un buen programa económico. “Tenemos elaborados los marcos generales del programa. El tema central es el trabajo, como madre de todas las batallas”. Siendo conscientes de las competencias que tienen en esta materia tanto ayuntamientos como comunidades, incluyen “programas de actuación para que se pueda crear empleo en colaboración con comunidades y ayuntamientos”. Por ejemplo, “un programa de trabajo y formación para los parados de larga duración”. Otro del “trabajo social garantizado”, que hace que todos aquellos que quieran trabajar puedan tener un empleo seguro considerando la administración como empleador de último recurso. Por último, destaca que “hay que acabar con todos los recortes que se han hecho en servicios públicos, fundamentalmente en sanidad y dependencia”. “Tenemos la necesidad de poner en pie una banca pública. Proponemos también una auditoría de la deuda que se ha generado. Saber cuál es el origen de la deuda, a quién se debe y por qué. Y cuáles han sido las licitaciones que han originado este tipo de deuda”, concluye.

Sobre el papel de Alberto Garzón opina que es “un excelente candidato que está en condiciones de hacer avanzar las posiciones de IU para poder formar parte de un Gobierno de este país, junto a otros”. Ese “otros”, explica, “incluye a todos los que tengan un programa de izquierdas y de acuerdo con esos programas. No depende sólo de nosotros, si sacamos a alguien a bailar, te tienen que aceptar el baile”. Respecto a Podemos, dice que están “mirando atentamente lo que dice» y asegura que mantiene una posición que le recuerda “al deseo de reproducir el bipartidismo con otros actores”. “El bipartidismo ha sido causante de muchos males en nuestro país. Un bipartidismo Podemos-PP podría tener las mismas malas consecuencias”.

García Rubio reivindica que “frente a otras opciones, IU es la opción que representa un cambio fiable”. “La gente sabe que somos de izquierdas, que reivindicamos la izquierda y que tenemos propuestas de izquierdas y las llevamos a la práctica”, concluye.