CUARTOPODER | Publicado: - Actualizado: 16/5/2017 01:29

Sato Díaz *

Ana_García_Sindicato_Estudiantes_3
Ana García, secretaria general del Sindicato de Estudiantes, tras la entrevista con cuartopoder.es. / Sato Díaz

Ana García (Madrid, 1986) es, desde junio del año 2013, la secretaria general del Sindicato de Estudiantes, una organización que “reúne a unos 20.000 estudiantes, inscritos en todo el Estado”, de enseñanzas superiores y medias. Tras el “decreto del 3+2” anunciado por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, a finales del enero pasado, por el cual se pretende reducir los años de grado universitario a tres e incrementar los máster a programas de estudios de dos años, representantes de distintos sectores de la comunidad educativa mostraron su oposición a la reforma. El Sindicato de Estudiantes convocó unilateralmente una huelga para el miércoles 25 y el jueves 26 de febrero. Además, también llaman a vaciar las aulas los días 17 y 18 de marzo. García atiende a cuartopoder.es a pocos días de que se desarrolle la huelga.

– ¿Qué motivos existen para ir a la huelga que ha convocado el Sindicato de Estudiantes?

– No hacían falta más motivos, desde que el Partido Popular llegó al Gobierno ha habido una demolición de la educación pública, ha habido unos retrocesos tremendos. En todo este tiempo, en torno 32.000 profesores han sido despedidos, unos 45.000 estudiantes expulsados de la universidad por no poder pagar las matrículas, aproximadamente 600.000 niños que se han quedado sin becas para comedor o libros, por eso ya hemos convocado 17 huelgas de estudiantes al Gobierno del PP. Nosotros planteábamos, desde hace meses, a CCOO, UGT y a Ceapa (confederación de padres de alumnos), una huelga de tres días y nos encontramos con un nuevo ataque de enorme calado. Ha habido muchos ataques previos, pero el decreto 3+2 es el golpe definitivo a la universidad pública, cierra cualquier posibilidad de que entre un estudiante de una familia trabajadora, normal. Ponen una barrera económica por la cual habrá que pagar un máster durante dos años. Por eso el PP lo ha hecho por decreto, para evitar la movilización, por sorpresa, intentando que pasara desapercibido, pero se han encontrado con un muro social muy fuerte. Por eso salimos a la huelga el 25 y 26, la semana siguiente a terminar los exámenes, pero no terminamos ahí, el 17 y 18 volveremos a vaciar las aulas hasta que lo consigamos. No podemos permitir que un Gobierno al que le queda muy poco nos agreda de esta manera.

– ¿Cree que se secundará masivamente la huelga?

– Inmediatamente después de anunciar la movilización, nos encontramos con una respuesta tremenda. Anunciamos el 30 de enero que íbamos a salir a la huelga, al día siguiente en la Marcha por el Cambio de Podemos todo el mundo lo sabía ya, la gente daba por supuesto que había huelga, era lo más natural. Es la única forma que entiende el PP. Además, en las asambleas de los institutos y universidades, en los repartos de información, la respuesta está siendo muy grande.

– Teniendo en cuenta otros paros que han convocado, ¿cuál sería un buen porcentaje de estudiantes que la secundaran para poner las cifras sobre la mesa del Gobierno?

– Dar una cifra es muy difícil, pero todas las movilizaciones que hemos hecho contra el Gobierno del PP siempre ha oscilado a partir del 60 por ciento de seguimiento a nivel general. En un centro púbico hay un gran nivel de defensa de la educación pública. Además, hemos tenido manifestaciones multitudinarias, no había un apoyo de defensa a la educación pública de este calado desde hace décadas. Las manifestaciones que hemos convocado dejan pocas dudas, a pesar de que luego Wert salga diciendo que son fiestas de cumpleaños.

– Ha explicado lo que puede suponer la reforma desde las cifras, pero cualitativamente, ¿cómo van a notar los estudiantes esta reforma? ¿Cómo afecta a los planes de estudios?

– No se puede desligar del aspecto económico, me explico, el decreto dice que los tres años de grado serán de contenidos genéricos y los años de máster de especialización, por lo que nos encontramos con que tendrás que desembolsar un dinero por el grado, que por cierto no son baratos y que no te va a habilitar profesionalmente, pero además el máster es más caro todavía. Para tener una formación que te habilite profesionalmente tendrás que sacar la cartera y pagar. El tema de los años, lo de que el 3+2 nos iguala a Europa, es mentira, pero si nos dijeran que los dos años de máster fueran gratuitos, no habría ningún problema. Los contenidos que te habilitan para obtener un puesto de trabajo los tendremos que pagar a un precio de oro. Se une la calidad de la enseñanza con la capacidad económica de cada estudiante.

Ana_García_S·_3+2
Ana García, en otra imagen. / S. D.

– ¿Cómo les afectará esta medida a los profesores?

– Ahora mismo hay en torno a 1.400.000 estudiantes universitarios y sólo algo más de 100.000 son de máster. La inmensa mayoría de la gente, ahora mismo, ya no puede pagarse un máster. Si se quita un año de grado, es decir, un 25 por ciento de los alumnos, van a sobrar profesores. Desde el punto de vista del PP, van a sobrar, aunque no sobra ninguno. Los que se van a ir primero serán los profesores que cobran en precario, que tienen unas condiciones malas, cobrando menos de mil euros. Según CCOO se irán más de 5.000 profesores a la calle, y también personal universitario no docente. En la Universidad Politécnica de Madrid ya hay 300 despedidos, a los bedeles de la Universidad Rey Juan Carlos se les ha echado a la calle… Esto no es más que el principio, se quieren cargar la universidad pública por completo, porque es lo que hace el PP con todas las cosas que toca, los derechos se convierten en negocios, para que sus amigos pueden sacar mucho dinero. Las universidades privadas se frotan las manos con este decreto, porque van a ver cómo sus arcas se llenan de dinero de familias que hacen lo imposible para que sus hijos sigan estudiando.

– Si los profesores se van a ver afectados, ¿por qué no convocan la huelga también CCOO y UGT?

– Nosotros siempre hemos tenido un gran apoyo en nuestras movilizaciones del profesorado y de los padres. No sé cuáles son los motivos para no ir a la huelga. Nos hemos encontrado muchas veces con que los docentes nos preguntan por qué no les convocan su sindicato. Si las direcciones de CCOO y Ceapa escuchan el sentir de la calle, tienen que salir. Si no lo hacen, estarán cometiendo un error tremendo que tendrá consecuencias para ellos. Esperamos que los dirigentes escuchen y se pongan a la cabeza de la movilización, si no lo hacen no estarán cumpliendo con las expectativas de los profesores ni de los padres.

– Desde el Colectivo de estudiantes y otras asambleas de la Marea Verde han salido voces críticas que consideran que su Sindicato no ha buscado el consenso para convocar la huelga…

– Llevamos 17 convocatorias de huelga general exitosas, dos de ellas con profesores y padres, y el seguimiento ha sido masivo. Desde el 24 de octubre llevamos pidiendo a todas las organizaciones que fueran a una huelga general, entendemos que a nadie le pilla por sorpresa, la gente en la calle quiere luchar. Entendemos que haya todo tipo de opiniones y las respetamos, pero creemos que toda las fuerzas de la izquierda, estudiantiles, políticas y sociales, estarán junto a nosotros. Tenemos apoyo de Izquierda Unida, de Podemos, de los trabajadores de Coca-Cola. Damos cauce al deseo de parar esta ley de forma inmediata. Nos separan detalles menores, pero en lo importante estamos de acuerdo.

– Habla de derribar las reformas del PP. ¿Era buena la ley de educación previa del PSOE?

– No. Había mucho que mejorar anteriormente. Hay que empezar con una reforma educativa que cuente con el apoyo de toda la comunidad educativa, lo contrario de lo que ha hecho el PP, y que esté sostenida materialmente, que cuente con los medios económicos suficientes. Entendemos que la inversión en educación pública debe ser lo primero, que todo el dinero público que se regala a los grandes banqueros, a autopistas o haciendo amnistías fiscales para los grandes empresarios que se llevan dinero a Suiza, se tiene que invertir en servicios públicos.

– ¿Es Ángel Gabilondo, quien fue rector de la Universidad Autónoma y ministro de Educación, el mejor candidato para una fuerza de izquierdas?

– Desde luego que no. Fue el ministro que se destacó por el Plan Bolonia, que dejó fuera a mucha gente de la universidad. Bolonia introdujo la empresa privada en la universidad, es decir, el criterio económico en vez del servicio público, y además hizo prácticamente imposible el compaginar el trabajo con la vida universitaria. Ese fue el principio del camino que ha seguido el PP y contra eso ya nos movilizamos en su momento. Pero, además, fue quien propuso el pacto educativo.  Nosotros estamos en contra de pactar con el PP. No se puede pactar con quien te machaca y quiere destruir la educación pública. De ese pacto sólo saldrán retrocesos en derechos. Quien defiende esas ideas no representa a la izquierda, se aleja de lo que debería defender el PSOE si quiere representar a trabajadores y a la izquierda. Lo que está haciendo el PSOE es dar oxígeno al PP, no hace ningún tipo de oposición. Las ideas de Ángel Gabilondo son contrarias a las de todas las personas que han teñido de verde la calle todos estos años.

(*) Sato Díaz es periodista.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend