El PP de Juanma lleva un candidato con 22 cargos, varios enchufistas y muchos ediles

4
Juan Manuel Moreno Bonilla, candidato del PP a la presidencia de la Junta de Andalucía, el pasado lunes, durante la celebración del Foro Gaesco que organizó la patronal sevillana de la construcción. / Raúl Caro (Efe)
Juan Manuel Moreno Bonilla, candidato del PP a la presidencia de la Junta de Andalucía, el pasado lunes, durante la celebración del Foro Gaesco que organizó la patronal sevillana de la construcción. / Raúl Caro (Efe)

Un jefe de filas con un currículum académico increíble, una aficionada a los coches oficiales muy caros, algunos enchufados y enchufistas, numerosos ediles y regidores, un personaje con más de veinte puestos y varias retribuciones públicas, un imputado que no falte y una joven colaboradora del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo y Marfil, componen y amenizan las candidaturas del Partido Popular (PP) a las elecciones andaluzas del 22 de marzo. Cuando faltan pocas horas para que comience la campaña, resulta oportuno examinar las listas proclamadas, comenzando por el PP, la formación más votada hace tres años.

Hay una foto del candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla (Juanma en campaña) caminando con Luis Bárcenas y Ana Mato. Es una instantánea para olvidar, una fotografía de los viejos tiempos, cuando su amigo y valedor Javier Arenas, que ahora va de número 4 por Almería al Parlamento andaluz, le promocionó como secretario de Política Local de la dirección nacional del partido y le llevó a la madrileña sede de Génova (2004-2008), en la que permaneció como coordinador de Política Autonómica (2008-2011) hasta el triunfo electoral del 20-N y la entrada en el Gobierno. Es una fotografía que no le gusta nada, me dice un colaborador suyo. Pero no por Mato, a la que quiere mucho, pues no en vano entró con ella al Ministerio de Sanidad y trabajaron codo con codo, ella de ministra y él de secretario de Estado de Política Social e Igualdad, sino por el gerente y luego tesorero, el malvado Bárcenas, que lo sabía todo y tenía el colmillo retorcido y un fortunón en Suiza. Aquel Bárcenas era poderoso, era el que pagaba. A él le correspondía una retribución de 30.000 euros anuales por la tarea en Génova, cantidad que fue subiendo hasta 42.496 en 2010 y que sumaba a su asignación de 64.800 euros anuales como diputado. El sueldo del partido lo declaraba como “gastos de representación del PP”. Quiere decirse que no era en negro aunque fuera un sobresueldo como el que recibía Mato y los demás miembros con responsabilidad en la dirección nacional del partido.

Publicidad

En un año como senador se ha ganado el sueldo
con su intervención para jurar el cargo y varias preguntas por escrito

Con todo, no faltan esos ruines pitagóricos, aficionados a los números perfectos, que le llaman “el candidato del millón de euros”, pues calculan que esa es la cantidad que cobró en los diez años de política en Madrid, lo que equivale a una remuneración de cien mil euros anuales. A algunos les parecerá mucho y a otros poco, pero lo cierto es que Juanma, de 44 años (nació en Barcelona el 1 de mayo de 1970), no le ha costado mucho dinero al PP andaluz, ya que incluso, cuando hace un año ascendió a presidente del partido en Andalucía y se despidió de Mato en Sanidad, fue designado senador autonómico y siguió cobrando en Madrid una asignación que aún percibe, pues lo mismo que Arenas, no ha dejado su escaño en la Alta Cámara. Es algo lógico si consideramos que ningún ser humano puede renunciar al uso de la cuchara. Y Moreno Bonilla, tampoco. En un año de senador se ha ganado el sueldo con una memorable intervención en el pleno (para jurar el cargo) y varias preguntas por escrito con sus compañeros de circunscripción sobre las ayudas de la política agraria europea a la cabra malagueña, la pasa y el olivar. Se entiende que lo del “millón de euros” y la holgada posición patrimonial, estimada en el doble que su contrincante y actual presidenta, Susana Díaz Pacheco, obedezca a ese afán de los adversarios de emborronar la figura de un candidato (candidato viene de cándido, en blanco) cuya vocación política viene de lejos: a los 27 años ya era presidente de las Nuevas Generaciones del PP.

María Esperanza Oña en una imagen de archivo. / Efe
María Esperanza Oña en una imagen de archivo. / Efe

Además de la foto reseñada, a Juanma le molesta que le recuerden el currículo académico que colocó en la web oficial del Ministerio de Sanidad. El texto llamó la atención de dos prestigiosos profesores y economistas, que lo destrozaron literalmente, poniendo de relieve lo imposible y lo inexistente: un máster que decía haber obtenido, no existe. Pero de ello no cabe inferir que Juanma sea un mentiroso, sino que siguiendo los consejos de los sofistas o, acaso La Retórica de Aristóteles, se adornó con los atributos más convenientes para impresionar al pueblo, en este caso, a los malagueños, pues encabeza la candidatura por Málaga, seguido de María Esperanza Oña, que ha sido alcaldesa de Fuengirola durante 24 años y pasa por ser su “mano derecha”.

En el PP conocen a Oña como “la Espe andaluza” (en referencia a la incombustible Aguirre madrileña), es decir, una mujer muy ambiciosa. La oposición municipal le ha reprochado un gasto desproporcionado en coches oficiales para un ayuntamiento endeudado en 96 millones de euros. Dispone de tres vehículos blindados de una gama superior, el último un Volkswagen Passat Diesel, adquirido hace dos años por 54.000 euros, una módica suma si se compara con el que encargó en 2008 (Peugeot 607), que costó 108.000 euros. Se comprende que en la última declaración de bienes de esta política en el Parlamento andaluz no figure ningún vehículo en propiedad. Oña, que es la presidenta del partido en Málaga, se ha visto obligada por la sentencia del Tribunal Constitucional de septiembre pasado que declaraba incompatible los cargos de alcaldes, presidente de las diputaciones y de las mancomunidades con el de diputado autonómico a tener que optar entre el Parlamento andaluz y la alcaldía. Y para ayudar a Juanma, ha optado por la función parlamentaria. No es el único caso.

La sentencia del Constitucional que vino a avalar la reforma de la ley electoral andaluza, de noviembre de 2011, inspirada en el principio implantado por José Antonio Griñán y repetido por el entonces dirigente del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba de “un político, un cargo”, ha obligado al PP a prescindir de los regidores de las capitales de provincia –ostenta las ocho alcaldías-- como cabezas de lista: van en el último puesto, salvo en Málaga, donde la diputada y vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, se ha reservado ese lugar. En esa tesitura, y dado el gran poder municipal, el PP ha echado mano de los tenientes de alcalde y de un gran número de ediles, hasta el punto de que el 98% de los ocho primeros puestos de las ocho listas están ocupados por concejales. ¿Qué significa? Que la mayoría podrá compaginar la tarea parlamentaria remunerada con más de 50.000 euros anuales con su dedicación a los ayuntamientos y diputaciones, y a los cargos remunerados como consejeros de empresas municipales. Políticos de oficio y beneficio.

Antonio Saldaña Moreno. / Efe
Antonio Saldaña Moreno. / Efe

Así, en la lista de Cádiz, que encabeza Ana María Mestre García, designada además candidata a la alcaldía de Sanlúcar en los comicios de mayo, figura de número dos Antonio Saldaña Moreno, primer teniente de alcalde de Jerez de la Frontera, con remuneración compatible como ejecutivo de la Diputación gaditana y 19 puestos de vicepresidente, consejero y apoderado en sociedades públicas que van desde el Circuito de Jerez a la Empresa Provincial de Vivienda y Suelo de Cadiz SA, pasando por la Empresa Municipal del Suelo de Jerez, el Parque Científico y Tecnológico, Aguas de Jerez, Gerencia Local de Desarrollo Económico Empresa Mixta, Jerez Recaudación y Servicios y otras. Este joven político que se convirtió en la mano derecha de la alcaldesa María José García-Pelayo tras las elecciones de 2011, está imputado en varios delitos relacionados con el rescate de la concesión municipal de autobuses y ha sido citado a declarar después de las elecciones. Su superior Juanma le ha defendido públicamente y ha considerado odiosa la comparación de su situación con la de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Según Juanma, lo de Saldaña es “como si te imputan por mover un contenedor”.

En una carta pública al dirigente de Podemos, el eurodiputado Pablo Iglesias, el aspirante Saldaña a su vigésimo tercer cargo público (el de diputado autonómico) escribía: “No te puedo desear lo mejor en tu andadura política porque creo firmemente que sería malo para mi país”. Y después de varias descalificaciones concluía: “Lo que menos necesita España ahora es a un tipo como tú”. La falta de argumento y fundamento del escrito de este Saldaña se puede atribuir al temor de quedarse sin algún cargo. Quien no lo perdió fue el compañero sentimental de la número uno de la lista gaditana, la ya mencionada Mestre, que resultó agraciado con un contrato laboral siendo ella concejal de Cádiz y se ha salvado de los 260 despidos acometidos por la alcaldesa y diputada Teófila Martínez mientras, según denuncia el PSOE local, trabajadores de su área con más de dos décadas de antigüedad han acabado en la calle.

A propósito de beneficios familiares, el más significativo se puede encontrar en la lista de Almería, que encabeza la exdelegada del Gobierno, exalcaldesa de Adra y exdiptuada andaluza Carmen Crespo Díaz. Con el número 8 figura el diputado provincial y responsable de empleo, Amós García Hueso, quien si no ha podido crear un solo puesto de trabajo por lo menos ha tenido la satisfacción de ver cómo el presidente de la Diputación, Gabriel Amat, contrataba a su madre, Guadalupe Hueso, de asesora personal para asuntos de desarrollo provincial. Amat la enchufó a pesar del recorte del 70% de los empleados de confianza. Antes de participar en política, ella se dedicaba a la decoración. Claro que, probablemente, en la decisión de Amat ha podido influir el hecho de ser la esposa del alcalde de Almería y compañero de partido, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador.

Jacinto Muñoz Madrid. / ppalgeciras.com
Jacinto Muñoz Madrid. / ppalgeciras.com

Otros casos de nepotismo hay en las listas del PP, como el del candidato Jacinto Muñoz Madrid, primer teniente de alcalde de Algeciras, quien está acusado de haber favorecido la contratación de su esposa por la empresa de aguas de la ciudad, Aqualia. Con razón dicen los teóricos de la política práctica que cuando desde el poder no se puede beneficiar a la mayoría hay que favorecer al menos a una minoría, ya sean parientes, amigos o compañeros del partido. Luego están las creencias religiosos, que también ocupan su lugar en la política del PP y cuyo exponente más chocante sería en este caso la número dos de la lista de Granada, Ana Vanessa García Jiménez, primera teniente de alcalde de Güéjar Sierra, donde el ayuntamiento regala relojes a todos los niños que van a la catequesis y hacen la primera comunión. El año pasado regalaron 17, este todavía no lo sabemos. Pero llama la atención que la joven candidata, concejala de urbanismo y arquitecta de éxito a juzgar por los 300.000 euros declarados en fondos de inversión y otros, acepte el uso del dinero público para agasajar catecúmenos mientras, por otra parte, critica a la Junta por haberse inventado una “ayuda de emergencia social” a las familias más necesitadas o “salario electoral”, según ha dicho.

Pese a la abundancia de políticos profesionales, algunos medios de comunicación han subrayado la renovación de las listas del PP. Quizá se refieren al enganche del rancio señorío aristocrático con la presencia en la lista de Sevilla de María Teresa Astolfi González-Mogena. Tita Astolfi, de 28 años, exesposa de Gigi Sarasola y sobrina de Luis Altolfi, muy amigo de la infanta Elena, es abogada y compagina su ambición política con el cargo de asesora para asuntos europeos en el gabinete del secretario de Estado de relaciones con la UE, Iñigo Méndez de Vigo y Montojo, barón de Claret. Ella es amiga del alcalde Juan Ignacio Zoido y del ministro García-Margallo. La han colocado en el décimo puesto de la candidatura y a lo mejor se queda trabada en la puerta giratoria, compatible en este caso.

OTRAS CANDIDATURAS
El marido de Susana Díaz y varios candidatos frustran la limpieza del PSOE
Los candidatos de Izquierda Unida, Podemos y Ciudadanos.
4 Comments
  1. Piedra says

    Listas de listos

  2. la novata says

    Qué chuscos son. No destacan nada más que por chulos y faltones y por llevar viviendo de la política toda la vida. Ni un CV brillante

  3. celine says

    Si la oposición andaluza está tan suelta con el nepotismo y el cúmulo de carguetes, ¿qué no habrán acumulado los sociatas? Parece mentira que los andaluces sigan votando a unos y a otros, como si no tuvieran ocasión de echar mano de las alternativas que se les presentan desde este año. ¡Animo, Andalucía, no te dejes hundir más!

Leave A Reply

Your email address will not be published.