Dirigentes del PP señalan a Sáenz de Santamaría por el fracaso de la política de comunicación del Gobierno

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en una de sus comparecencias semanales tras la reunión del Consejo de Ministros. / lamoncloa.gob.es
La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en una de sus comparecencias semanales ante los periodistas tras la reunión del Consejo de Ministros. / lamoncloa.gob.es

Primero fueron las elecciones europeas, en las que el PP atribuyó la gran pérdida de apoyo electoral que tuvo al hecho de que se trata de unas elecciones peculiares, no extrapolables a ningunas otras, y al hecho de que los españoles no se sientan especialmente motivados por estos comicios. Por otra parte, los 'populares' argumentaban que, pese a su retroceso, seguían siendo la primera fuerza política, por delante del PSOE. Después llegaron las elecciones andaluzas, en la que, si bien se esperaban un retroceso, nunca pensaron que fuera tan severo. Por eso, a menos de dos meses de las elecciones municipales y autonómicas y apenas medio año antes de las generales, los dirigentes populares, sabedores de que necesitan atajar la sangría que les está debilitando, piden y esperan cambios inminentes. Sus análisis se centran en la comunicación y es en materia de comunicación donde reclaman esos cambios radicales.

Según miembros de la dirección del PP consultados por cuartopoder.es, "el gobierno ha realizado una gestión económica digna de alabanza". El problema, según estas mismas fuentes, es que "no hemos sido capaces de comunicarlo". Miembros del PP y del gobierno repiten una y otra vez que en 2011, cuando el PP llegó al gobierno, nadie podía imaginar que el país se recuperaría de una crisis tan profunda con tanta celeridad. Utilizan expresiones como "milagro" o "asombro internacional" y concluyen que el problema reside en que "la gente no se ha enterado, porque no se lo hemos sabido contar".

Publicidad

Un miembro del gobierno asegura que "los ministros apenas hemos tenido ocasión de vender nuestra gestión y de hacer discurso político, porque más bien se nos ha pedido que nos mantuviésemos al margen, que era mejor no salir demasiado". Pero ministros y dirigentes del PP consultados por este diario aseguran que la estrategia ha sido errónea y que, a partir de ahora, la imagen y la comunicación deben dar un vuelco. Pocos de los miembros de la dirección popular han tenido ocasión de comentarlo directamente con Mariano Rajoy, pero todos los consultados aseguran que el presidente está de acuerdo con aquellos que han tenido ocasión de hablar del asunto con el líder 'popular'.

Ninguno de los consultados se atreve a hablar de cambios concretos de personas ni de nombres, pero dan por hecho que, tras las vacaciones de Semana Santa, habrá cambios en la comunicación del Gobierno. No apuntan a la secretaria de Estado de comunicación, Carmen Martínez de Castro, pero sí al área que ella controla. Reclaman todos un discurso en positivo, un repaso por los "logros" económicos del gobierno y una estrategia a seguir por todos los miembros del gobierno, coordinados bajo una misma batuta.

Ahora, aseguran, no hay una línea común de comunicación: solamente se escucha una voz - aseguran- que tampoco se prodiga demasiado, la de Mariano Rajoy. Alguno de los miembros del gobierno consultados por cuartopoder.es añade que "en la única comunicación periódica del gobierno, en la rueda de prensa semanal de la vicepresidenta, no hemos aprovechado para hacer pedagogía y defender nuestra gestión". Esta crítica a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, no conlleva, a criterio de los consultados, una crisis de gobierno, ni retoques en lo que se refiere a caras, sino a formas de hacer, y las cosas, y debería empezar a notarse en las próximas semanas. Sólo con esos cambios, entiende, se podrá remontar el retroceso severo que auguran las encuestas para el PP.