Podemos: dimisiones y tensiones internas más allá de Monedero

Brun
Juan Manuel Brun, secretario general de Podemos en Santander, ha dimitido entre duras críticas a la dirección estatal. / Efe

La Asamblea Ciudadana de Vistalegre inició en octubre el camino para la construcción orgánica de Podemos. En enero se constituyeron los Consejos Ciudadanos municipales y en febrero los autonómicos. Desde entonces Podemos no ha escapado a ciertas diferencias o tensiones internas en algunos territorios. También se han producido dimisiones aparte de la más sonada, la de Juan Carlos Monedero. La más reciente, esta misma semana en Santander. Juan Manuel Brun, secretario general en la capital cántabra, ha anunciado su salida del partido por diferencias políticas y con críticas a la dirección estatal del partido que lidera Pablo Iglesias. A esta situación se suman conflictos en La Rioja o Rivas VaciaMadrid y otras dimisiones puntuales en diferentes ciudades.

Publicidad

En Cantabria la división del partido viene desde hace unos meses. Los resultados en la construcción de los órganos dejaron como secretario general autonómico a José Ramón Blanco, de la corriente avalada por Pablo Iglesias. Sin embargo, en Santander resultó elegido Brun, más cercano a la corriente crítica con la dirección. Una vez comenzado el proceso para la elección de candidaturas a las elecciones autonómicas, saltó la polémica. Brun y otros tres integrantes de su lista, que se iba a enfrentar a la de Blanco en las primarias, fueron expulsados por la Comisión de Garantías al considerar que estaban impulsando un partido de carácter autonómico. Blanco fue finalmente el candidato regional ganando por pocos votos al sustituto de Brun en la otra lista.

El sector cercano a Brun ha llegado incluso a denunciar judicialmente esta decisión, sin éxito. Con todos estos antecedentes él mismo hacía pública su renuncia en su perfil personal de Facebook con un breve comunicado: “Abandono con tristeza un proyecto que me ilusionó (…) El terreno de juego de la política estaba demasiado embarrado y no he sabido surfear en el barro. No creo en Podemos, pero sí en la fuerza y la ilusión de la gente que lo hizo nacer. Me limpiaré el barro y encontraré con el tiempo la manera de comprometerme con esa fuerza y esa ilusión. Sin siglas. A partir de ahora sólo compromiso con las ideas”.

En declaraciones a los medios, Brun se extendía más en sus motivos. Considera que Podemos se está transformando “en un partido más”, “muy táctico”, que está adquiriendo los “vicios” de los demás. También destacó que el partido iba a ser “horizontal” y se ha convertido en una formación “vertical”. Igualmente criticó que la participación y democracia inicial hayan dado paso a una “jerarquía” dentro de la organización. “Cuando alguien no encaja en la tesis general, se lo ventilan”, destacó. En Cantabria se han producido también otras dimisiones en estos meses por diferencias con la dirección, En concreto, al menos otras 3 personas han dimitido del Consejo Ciudadano de Santander. Aparte, los secretarios generales de localidades como Santoña, Reinosa o El Astillero, abandonaron sus cargos por diferencias internas.

La Rioja ha vivido también un escenario tenso. Raúl Ausejo fue junto a Pablo Echenique la única persona de una lista crítica que consiguió vencer al candidato avalado por Iglesias en las primarias autonómicas. Ya lo había conseguido en el anterior proceso donde logró ser el secretario general en la comunidad. La Comisión de Garantías decidió anular su candidatura y la de otras 13 personas más por presunto fraude en las votaciones. Ausejo y sus compañeros rechazan de plano las acusaciones y recurrieron la sentencia. Es más, han llegado incluso a denunciar al candidato Germán Cantabrana por injurias y calumnias.

“Lo que se ha hecho es una mala obra de teatro desde Madrid, con un régimen dictatorial para poner a sus candidatos ‘oficialistas’. Buscaba Madrid un golpe de efecto mediático de limpieza en el que nos han usado como cabeza de turco, porque no hemos sido de la línea oficial, porque hemos sido críticos», señaló Ausejo. Además, ya anunció en su momento que ni él ni el resto de expulsados volvería a la formación. “Seguimos creyendo en la política participativa, pero no tiene nada que ver lo que creemos con lo que ahora hace la directiva nacional”,

Dimisiones de consejeros

En Bilbao, a finales de abril dimitía Iratxe Osinaga. La número dos del Consejo Ciudadano de Euskadi resumió las razones de su salida del partido por “diferencias programáticas”. “Tengo una visión diferente de la realidad”, comentó al respecto sin entrar en más detalles. Apenas 15 días antes, el secretario general de Podemos en San Sebastián, Hannot Sansinenea, dimitía también de su cargo esgrimiendo razones estrictamente personales. También a finales de abril se conoció la renuncia de Ana Sánchez, consejera en Vigo, como consecuencia de una campaña de “descalificaciones, acusaciones falsas y presiones por parte de sus compañeros”. En Alicante dimitieron a principios de abril cuatro consejeros municipales al considerar que ese órganos había perdido los valores democráticos que defiende Podemos.

A través de una web denominada “Demandamos Transparencia, herramienta al servicio de los inscritos en Podemos”, se conocen algunas dimisiones más y sus motivos. Entre ellas destaca la de Manuel Colinas. Este consejero autonómico en Madrid tiene discapacidad auditiva y según denunció en un duro comunicado publicado el pasado 6 de mayo, se ha sentido discriminado y abandonado. Responsabiliza al Consejo Ciudadano de Madrid y al partido de no haber tenido sensibilidad para dotarle de herramientas accesibles para ejercer su labor.

La construcción de candidaturas de unidad popular para las elecciones municipales ha sido un factor importante en muchos de los conflictos. Uno de los casos más llamativos es el de la ciudad de Rivas VaciaMadrid, que ya fue destacado por este medio. La decisión de apoyar la candidatura Rivas Puede, que finalmente ha quedado segunda en votos en las elecciones municipales, desembocó en que la dirección regional de Podemos creara una comisión gestora y suspendiera al Consejo Ciudadano. Otra situación complicada se ha dado en Murcia. En la capital se produjo una división dentro del Consejo Ciudadano entre quienes apoyaban la candidatura Cambiemos Murcia y los que respaldaban a Ahora Murcia. El conflicto ha tenido recursos a la Comisión de Garantías e incluso una denuncia de Podemos a la candidatura de Cambiemos Murcia que al final se quedó en nada.