El 'banco malo' pierde 846 millones y se entrega a cuatro agencias inmobiliarias

Jaime_Echegoyen_Sareb
Jaime Echegoyen antes de comparecer ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados para evaluar la actividad del "banco malo". / Juan Martínez Espinosa (Efe)

El presidente de la Sociedad de Activos del Rescate Bancario (SAREB) o banco malo, Jaime Echegoyen, confirmó el jueves en la comparecencia anual ante la Comisión de Economía del Congreso la escasa voluntad de dar un uso social a las miles de viviendas que acumula como consecuencia de la crisis bancaria. De los 2.000 pisos que dijo que entregaría a las autonomías para alquiler social sólo ha soltado 1.030. Por el contrario, ha agenciado los servicios de cuatro grandes agencias intermediarias para vender pisos y locales. El PSOE aprovechó la comparecencia de este gestor para anunciar que destinará a alquiler social la mitad de las más de 40.000 viviendas habitables que acumula.

Aunque la gestión de la Sareb ha sido opaca y errática, según la oposición, la exposición de Echegoyen fue un canto a la “transparencia” y a “un modelo de éxito”, como si no hubiera existido un relevo en la presidencia tras el fiasco de la pérdida de 846 millones de euros por la gestión de Belén Romana y del propio Echegoyen como consejeros delegado, derivada de la contratación de una póliza de seguro sobre los tipos de interés fijos cuando ya el presidente del BCE, Mario Draghi, había anunciado la bajada. Naturalmente, Echegoyen afirmó que la cobertura del riesgo había sido positiva porque el impacto de la subida de tipos podría causar estragos sobre la deuda asumida de 50.700 millones de euros, con una carga financiera de 1.200 millones el año pasado.

Publicidad

Esa afirmación sobre una póliza de seguro que ha beneficiado descaradamente al Banco Santander, Cecabank, Societé Generale, Barclays y Credit Agricole, y perjudicado al Tesoro en un momento de caída generalizada de los tipos, ha puesto en entredicho la calidad de los expertos elegidos para gestionar el banco malo. Cabe recordar que el fichaje de Romana como presidenta fue encargado a la empresa cazatalentos Spencer Stuar y resultó muy del gusto del ministro Luis de Guindos y del gobernador del Banco de España, Luis María Linde, principal accionista de la Sareb.

Explicó Echegoyen que en los dos años de funcionamiento del invento han vendido activos por valor de 8.800 millones de euros en el mercado minorista y que la entrega de inmuebles y solares a los fondos de inversión (buitres) “son residuales”, con “solo 25 operaciones en dos años de vida”. Curiosamente, esas operaciones son las que más publicitan en su web, el último grito de la transparencia, según dijo. En ella no figuran las viviendas de los 107.000 inmuebles en propiedad y los 200.000 en garantía que acumula. Echegoyen dijo también que el 60% de los ingresos (ventas) previstos este año proceden de los acuerdos con los promotores, a los que dan “tiempo y flexibilidad” para que puedan salir adelante.

Todos los intervinientes, menos el PP, aprovecharon la ocasión para reclamar la puesta a disposición de la sociedad, con precios y alquileres asequibles, de los otrora llamados “activos tóxicos”. Si el conjunto de la sociedad los está pagando para rescatar a los bancos y las antiguas cajas de ahorro, lo lógico es que reviertan a la sociedad en beneficio de los más desfavorecidos, los que perdieron sus casas y sus ahorros por efecto del paro, la pobreza y los abusos de las hipotecas.

Así la catalana Inmaculada Riera denunció los “grandes descuentos a los fondos buitre” y reclamó locales y oficinas a bajo alquiler para las pymes y los emprendedores. El catedrático Rafael Caldúch, quien sustituyó al dimisionario Álvaro Anchuelo en UPyD, deploró “la gestión a pérdidas” de la Sareb y criticó que prefieran “el deterioro de los inmuebles cerrados” a la entrega en alquiler asequible. Pero fue el socialista Juan Moscoso quien planteó directamente que si el PSOE llega al Gobierno destinará el 50% de los pisos en manos del banco malo a alquileres sociales. “Deberían plantearse ya –dijo--, sacar al menos el 20%”.

La propuesta del PSOE significaría destinar a alquiler asequible unos 20.000 de los 40.000 pisos habitables y de calidad media y alta que la entidad tiene en sus manos. Moscoso denunció la mala gestión de una sociedad que ha tenido que imputar a pérdidas 261 millones de euros en 2013 y 585 millones en 2014. Tras subrayar que el banco malo se diseñó en beneficio de inversores privados que apenas asumen riesgos, reclamó transparencia y dijo que "es evidente que el Gobierno no quiere que conozcamos el fondo de la realidad contable de la Sareb".

Echegoyen escuchó a todos como el que oye llover, es decir, sin admitir propuesta alguna, acaso porque las decisiones de fondo dependen del Gobierno y del Banco de España. Se escudó en que “en estos dos años hemos ahorrado 5.400 millones a los españoles (con la venta de inmuebles, se entiende) que si no serían deuda pública”. Aunque evitó contestar a las preguntas de Sabino Cuadra, de Amaiur, sobre "¿cuánto piensan recuperar con las ventas?", una sencilla regla de tres permite afirmar que si en dos años el resultado son 5.400 millones, en los restantes doce años de plazo para la liquidación serían 32.400 de los 50.781 estimados.

Luego ya, para hacer frente a “los avatares de valoración”, Echegoyen dijo que han provisionado 1.000 millones de euros. Y para despachar los activos a mayor ritmo, se han puesto en manos de nuevos intermediarios, las grandes agencias comercializadoras de oficinas, pisos y locales Haya, Anticipa, Salvia, Servihabitat y Abanca. El objetivo inmediato es vender muchos locales, añadió el presidente mayorista.