Sara Hernández, candidata a dirigir el PSM: "Quiero conseguir un partido fuerte y renovado"

Sara_Hernández_PSM_PSOE
Sara Hernández, en la sede socialista de Getafe, tras su entrevista con cuartopoder.es / Luis Díez

Con una vocación política innata, Sara Hernández Barroso (13 de noviembre de 1977), alcaldesa de Getafe, capital del sur de Madrid, aspira a ganar las elecciones primarias que los socialistas madrileños celebran el domingo, 26 julio, para convertirse en la próxima secretaria general del PSM-PSOE. En esta estrevista niega que sea la favorita de líder estatal, Pedro Sánchez, y de la ejecutiva federal del partido. “Soy la candidata de los cinco mil militantes que me han avalado”, dice antes de mostrar su deseo de ser la secretaria general de todos, “la dirigente de la unidad”.

— ¿Cómo entiende la política?

Publicidad

— Como un arte muy noble. La Política, con mayúscula y subrayada, es un instrumento para mejorar la vida de vecinos y vecinas, un servicio público a la entera disposición de la ciudadanía para garantizar derechos, fortalecer servicios públicos y, en definitiva, para proporcionar unas mejores condiciones de vida ante las desigualdades y hacer una sociedad más cohesionada, libre y justa.

— Decía Platón que la mala política se parece a la cosmética y la pastelería, que buscan agradar; en cambio, la buena, ayuda a pensar…

— La pastelería y la cosmética no es política de servicio público como la entendemos los socialistas, sino un instrumento personal.

¿Qué la ha empujado a presentarse a la secretaría general?

— Las ganas y el convencimiento de que el Partido Socialista de Madrid puede ser un partido fuerte y renovado, en el que podamos trabajar todos y todas juntos. Como militante de este partido he visto con preocupación cómo las fracturas nos alejan del gobierno, cómo la desunión nos sumerge en cuestiones internas y hace que nos olvidemos de las verdaderos problemas de los vecinos y los ciudadanos de Madrid. Ante esta situación he dado un paso al frente para decir que hemos de trabajar todos juntos para hacer del PSM un partido unido. Ese es nuestro principal objetivo en esta candidatura: unir al partido. Y estamos convencidos, porque tenemos experiencia y ganas, de que lo vamos a conseguir.

— ¿Qué le parece a usted, que tiene experiencia en elecciones primarias para llegar a secretaria general y a candidata a la alcaldía de Getafe, la afirmación del jefe del Gobieno y presidente del PP, Mariano Rajoy, de que las primarias son una broma?

— Las elecciones primarias son un ejemplo de democracia; el sistema democrático no consiste sólo en votar una vez cada cuatro años, como entiende el señor Rajoy, sino que exige organizaciones democráticas y transparentes. La democracia es el ejercicio diario y permanente del derecho a elegir y decidir. El PSOE es el partido que primero reconoció ese derecho y lo implantó para elegir y controlar a sus dirigentes. Otros no sé qué experiencia democrática tienen, yo tengo tres, este es mi tercer proceso de primarias, ese es mi aval.

«Yo le diría a mi cometidor, Juan Segovia, que la política no es
un sitio para señoritos. Es un debate estéril el de la compatibilidad de la secretaría general con la alcaldía
»

— Su competidor y diputado autonómico, Juan Segovia, invoca el sentido común para subrayar que usted como alcaldesa de Getafe ya tiene bastante con dedicarse a su función las 24 horas del día.

— Yo le diría que la política no es un sitio para señoritos, sino una tarea para el que trabaja diariamente, tanto si es alcaldesa como si es diputado, si es secretario general como si es militante de base. Es un debate estéril el de la compatibilidad de la secretaría general con la alcaldía. Es un orgullo para mí ser alcaldesa de Getafe, como entiendo que para él ser diputado en la Asamblea de Madrid. Y a la alcaldía de Getafe, por mi compromiso y mi palabra, le dedico todo el tiempo que es necesario; yo no falto a ninguna reunión, no falto a ninguna votación, estoy permanentemente al servicio de los vecinos de Getafe. Pero al mismo tiempo tengo pasión por mi partido, y no voy a permanecer al margen ante una situación de urgencia y de cambio que necesita nuestra partido.

— Vamos, que no le asusta la sobrecarga de obligaciones.

— En el partido es tradicional compatibilizar el cargo orgánico con el cargo institucional. Felipe González fue secretario general y presidente del Gobierno, igual que José Luis Rodríguez Zapatero. Parece que ambos no tuvieran asuntos importantes y relevantes como para dedicarles toda su atención y no lo hubieran hecho con perfecta normalidad y profesionalidad. O Emiliano García Page, alcalde de Toledo (ahora presidente de Castilla-La Mancha) y secretario general de los socialistas de su región. ¿Qué sentido tiene abrir este debate?

Sara_Hernández_primarias_PSM
La alcaldesa de Getafe, en otra imagen. / L. D.

— Quizá la desventaja de que usted no es diputada autonómica y…

— El Partido Socialista en Madrid no es solo el Grupo Parlamentario en la Asamblea madrileña, sino la suma de 179 municipios de la región, de cerca de 70 agrupaciones y casas del pueblo, de alcaldes y alcaldesas, de diputados, de concejales, de militantes, de simpatizantes… Algunos sólo tienen una visión.

— Bueno, pero usted no podrá hacer oposición a la presidenta del PP en el Parlamento autonómico.

— Afortunadamente; ya hay quien tiene que ejercer la oposición parlamentaria a Cristina Cifuentes, que es Ángel Gabilondo. ¿Con esa pregunta debemos entender que si hubiera otro secretario general quedaría en duda quién hace la oposición parlamentaria? Como esta candidatura no quiere sembrar esa duda y como yo, de manera personal, no lo quiero, y respeto muchísimo el papel, la trayectoria y el resultado electoral que Ángel Gabilondo ha supuesto para los socialistas de Madrid, yo quiero que la visibilidad de la oposición al PP, las propuestas, el modelo alternativo –por ejemplo, ayer, que debatíamos la reducción de las tasas universitarias–, lo protagonice Ángel Gabilondo. Por eso digo “afortunadamente”. Y añado que la presencia del secretario general y del portavoz en la misma institución supondría nuevamente un germen de confusión y de tensión.

— ¿Le parece equilibrado el número de afiliados en relación con el de electores del PSM-PSOE?

–Tenemos en esta candidatura el reto de aumentar el número de afiliados, y para eso queremos un partido fresco, ágil y atractivo. Y que contagie esa frescura a la ciudadanía para que vea en él un instrumento útil. No podemos entender cómo si la UGT o CC.OO en Madrid tienen más de 100.000 afiliados, el principal instrumento político de defensa de los trabajadores sólo tenga 15.000. No queremos una red de sedes sino de verdaderas casas del pueblo en las que los debates y el contraste de ideas y propuestas sean permanentes. Queremos que las casas del pueblo sean la referencia de la participación de los ciudadanos.

— Y además ahora tenemos las nuevas tecnologías.

— Cierto, y como hacemos en esta sede, podemos compartir wiffi con los vecinos, hacer cursos de alfabetización digital, de español para extranjeros, realizar actividades culturales, servir de punto de encuentro a colectivos y de debate de preocupaciones concretas. Los socialistas somo solidarios, lo hemos demostrado siempre. Queremos las casas del pueblo abiertas y que cuando hay vecinos que lo están pasando mal sirvan de puntos solidarios para recoger libros y material escolar, alimentos, ropa, etcétera.

— Por cierto, con la entrada en vigor de la Lonce ya no valen muchos libros de los cursos anteriores.

— Por eso hay que aumentar las becas de libros como hacemos en el Ayuntamiento de Getafe y como han hecho también el de Fuenlabrada, Móstoles y Alcalá de Henares.

«Soy la candidata de 5.000 afiliados del PSM. Que esos 5.000 compañeros y compañeras sean del ‘aparato’ del partido es un poco difícil de imaginar»

— Dicen que usted es la candidata del aparato de Ferraz. ¿Es verdad?

— Yo soy la candidata de 5.000 compañeras y compañeros que han optado por este equipo, que han visto en esta candidatura el principio del cambio que necesita el PSM. Yo soy la candidata del esfuerzo, que ha trabajado permanentemente para conseguir unos objetivos políticos concretos y que lo ha hecho con el apoyo y la ayuda de otros compañeros, que creo en lo liderazgos compartidos, en los proyectos conjuntos y en el reparto de responsabilidades. Pensar que 5.000 afiliados son del “aparato” es un poco difícil de imaginar. Estoy orgullosa de todos los apoyos que he tenido, desde los nombres más ilustres, que los hay, a los afiliados más anónimos.

— ¿Qué nivel de participación espera?

— Más del 50% han participado con un aval –algo que no pueden decir otras formaciones–; sobre la participación diré que esta candidatura vio con buenos ojos la posibilidad que ofreció la comisión organizadora de que se pudiera votar en varios días. Pero la otra candidatura no lo aceptó. Sus razones tendrá.

— ¿Habrá una dirección de integración si gana usted?

— Tenemos que prepararnos para afrontar las próximas elecciones generales con unidad y fortaleza. Mi voluntad integradora es indudable, hasta el punto de ofrecer al otro candidato la posibilidad de sentarnos para constrastar nuestros programas y esquemas, y examinar la posibilidad de una lista unitaria al congreso del partido.

— ¿Va a negociar con Pedro Sánchez la lista al Congreso por Madrid?

— Aquí no se negocia nada, en este partido todo se habla, todo se consensúa; desde este punto de vista me parece irresponsable que por parte de algún candidato se diga que se puede abrir a primarias la elaboración de las listas al Congreso y al Senado porque eso significa un claro desconocimiento de la realidad del partido porque en todas las agrupaciones se votan ya las listas, y cualquier otro cambio requiere la modificación de los estatutos. Por tanto, no levantemos falsas expectativas sobre algo que ninguno de los dos candidatos podemos cumplir porque no nos corresponde a nosotros.