LUIS DÍEZ | Publicado: - Actualizado: 11/1/2017 09:12

El cabeza de lista de "Junts pel Si", Raül Romeva, a la derecha, durante su intervención en el mitin de final de campaña para las elecciones catalanas celebrado la noche del viernes en la Avenida María Cristina de Barcelona. /Alberto Estévez (Efe)
El cabeza de lista de “Junts pel Si”, Raül Romeva, a la derecha, durante su intervención en el mitin de final de campaña para las elecciones catalanas celebrado la noche del viernes en la Avenida María Cristina de Barcelona. /Alberto Estévez (Efe)

La sucesión de eutrapélicas ocurrencias de la campaña catalana ha resultado inane para movilizar a los indecisos. Según los datos que manejan los partidos en liza, medio millón de los electores llamados a las urnas el domingo no ha decidido su voto. Si al inicio de la campaña se estimó que 600.000 no sabían a quien iban a votar, el derroche de dinero y energía sólo habría servido para movilizar a una sexta parte de ellos. Los ciudadanos con derecho a voto son 5.510.713, de los que 5.315.180 residen en Cataluña.

La campaña del actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, número 4 de la lista de Junts pel Si, se ha caracterizado por la opacidad. Ni siquiera los beneficios fiscales de la independencia, cifrados en 16.000 millones de euros anuales, eran ciertos. En cuanto salió Josep Borrell a aclarar las cuentas, el mensaje del beneficio se acabó. Mas ha perdido la oportunidad de reconocer definitivamente que la financiación de CDC con cargo al 3% de la contratación de la Generalitat y los ayuntamientos gobernados por la formación de Jordi Pujol era sistemática y, sobre todo, de manifestar en esta campaña la firme determinación de acabar con esas prácticas. Lejos de esto, ha seguido utilizando los resortes del poder para, según ha publicado El País, ir formando el Poder Judicial propio del nuevo Estado y acaso garantizar la impunidad de los ladrones y tramposos con poder.

En términos políticos, la campaña tampoco ha aportado claridad. Mas y sus socios han insistido en que la mayoría absoluta del Parlament (68 diputados) es suficiente para proclamar la independencia, al margen de si alcanzan o no el 50% del voto. Las formaciones independentistas saben que ya cuentan con dos millones de electores. En la actualidad poseen 75 escaños en el Parlament, pero al adelantar un año las elecciones invocando su carácter “plebiscitario” no han aclarado por qué los votos son menos importantes que en un plebiscito ni qué salida darán a la situación si los electores “plebiscitan” a la baja sobre la actual representación de las fuerzas independentistas (CDC, ERC y CUP).

Pedía Miquel Roca hace muchos años que exigiéramos calidad a los políticos del mismo modo que la reclamamos cuando vamos a comprar un frigorífico. Y la calidad del cabeza de lista de JxS, Raul Romeva, antiguo eurodiputado por ICV, no resistió las preguntas argumentadas de un entrevistador de la BBC. La del dirigente de ERC Oriol Junqueras sufrió el embate del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, sobre la pérdida de la nacionalidad española y europea de los catalanes si Cataluña se independiza, algo que el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, no sabía muy bien y se lo tuvo que explicar el entrevistador de Onda Cero Carlos Alsina.

De izquierda a derecha, Mariano Rajoy, Esperanza García, Xavier García Albiiol, Alicia Sánchez Camacho y Nicolás Sarkozy, la pasada noche, durante el cirre de campaña del PP. / Andreu Dalmau (Efe)
De izquierda a derecha, Mariano Rajoy, Esperanza García, Xavier García Albiiol, Alicia Sánchez Camacho y Nicolás Sarkozy, la pasada noche, durante el cirre de campaña del PP. / Andreu Dalmau (Efe)

El desconocimiento del presidente Rajoy, notario de profesión, de que ningún español –sea catalán, vasco o andaluz– pierde la nacionalidad salvo que renuncie expresamente a ella, ha sido otro momento revelador del aturdimiento de esta campaña. Ya la designación del candidato del PP, Xavier García Albiol, proclive a la xenofobia, prometía sorpresas. Pero más allá de la utilización de la mayoría absoluta en el Congreso y del Tribunal Constitucional para cortar las alas a Mas si persiste en la insumisión a la Constitución, nadie podía esperar que el cante lo diera el propio Rajoy, quien para cerrar la campaña se trajo de telonero al jacobino Nicolás Sarkozy.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), y el candidato del PSC, Miquel Iceta, en el acto de cierre de campaña celebrado esta noche en Barcelona. EFE/Jesús Diges
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a la izquierda, y el candidato del PSC, Miquel Iceta, en el acto de cierre de campaña celebrado la pasada noche en Barcelona. / Jesús Diges (Efe)

El baile, en cambio, ha sido cosa de Miquel Iceta. Al candidato del PSC le molan las discotecas y en algunos momentos parecía un cabeza loca en manos de unos asesores de campaña encantados de explotar esa faceta bailonga con su breve recorrido de peonza. Para asombro del mismísimo Pedro Sánchez, el compañero Iceta ha insistido en la marcha, “un cambio de marcha que nos permitirá avanzar hacia una sociedad más justa”. Y ha querido cerrar su campaña con sus canciones preferidas, en un ambiente festivo, con camisetas ilustradas con fotos suyas bailando y el hashtag #icetalopeta. Por la asistencia de público a sus actos no se puede afirmar que levante pasiones precisamente.

El acto de cierre de campaña de Sí que es pot, celebrado en Hospitalet de Llobregat, contó con la presencia del candidato Lluis Rabel, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. / Quique García (Efe)
El acto de cierre de campaña de Sí que es pot, celebrado en Hospitalet de Llobregat, contó con la presencia del candidato Lluis Rabel, aplaudiendo a la izqquierda, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. / Quique García (Efe)

La campaña de Cataluñya si que es pot (Podemos e ICV-EUiA) ha tenido en Pablo Iglesias al gran valedor de Lluís Rabell. Aparte del resbalón prehistórico del dirigente de Podemos al diferenciar entre catalanes de origen emigrante y los demás, lo que le valió la acusación de “étnicista” por parte de la CUP, Iglesias se empleó en ridiculizar a Mas con el lenguaje de película que empleó el presidente catalán para reprochar la presencia de Rajoy, Sánchez e Iglesias en “la reserva” catalana. “Pequeño Pujol –le contestó el líder de Podemos– haber pactado con gran jefe Plasma reforma laboral; no ser Coleta morada sino Pequeño Pujol y gran jefe Plasma los que tener tesoreros con cuentas en Suiza”, etcétera. Luego aprovechó el acto de cierre de campaña para lanzar la oferta a ERC, la CUP y el PSC de formar un gobierno de coalición presidido por su candidato Rabell. “La CUP son gente honrada, no son corruptos; soy amigo de el diputado en el Congreso de ERC Joan Tardà, y sé que el Partido Socialista puede entrar en razón”, dijo Iglesias para reforzar su tesis.

La candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas, y el presidente de la formación, Albert Rivera, durante su intervención en el acto de fin de campaña celebrado en la plaza Virrei Amat de Barcelona. / Toni Albir (Efe)
La candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas, y el presidente de la formación, Albert Rivera, durante su intervención en el acto de fin de campaña celebrado en la plaza Virrei Amat de Barcelona. / Toni Albir (Efe)

Sin salidas de todo destacables, Albert Rivera, dirigente de Ciudadanos, ha pasado la campaña repitiendo con su candidata Inés Arrimadas que quieren ser todo, es decir, lo mismo que son ahora: catalanes, españoles y europeos. Y como en el arte de la pastelería, han empleado un lenguaje dúctil en todas las materias y para agradar a todos los públicos.

Antonio Baños, candidato de la CUP, durante el acto electoral de cierre de campaña que su formación celebró esta en la localidad barcelonesa de Badalona. / Alejandro García (Efe)
Antonio Baños, candidato de la CUP, durante el acto electoral de cierre de campaña que su formación celebró esta en la localidad barcelonesa de Badalona. / Alejandro García (Efe)

En sentido contrario y para que nadie se engañe, los candidatos de la CUP, con Antonio Baños a la cabeza, han repetido que son la garantía del proceso soberanista, republicano y de izquierda. Desde luego no se fían del compromiso de Mas y se han dedicado a marcar las diferencias con la ERC que ha aceptado el papel de tabla de salvamento de la derecha nacionalista.

La pugna electoral también ha ofrecido episodios tan absurdos como el forcejeo entre concejales para impedir que los del PP mostraran la bandera de España en el balcón del Ayuntamiento de Barcelona después de que los de ERC colgaran la estelada; ha provocado un comunicado de las entidades bancarias Caixabank, Sabadell, BBVA, Santander y otras, advirtiendo que reconsiderarán su “estrategia de implantación” en Cataluña si se produjeran la secesión; ha suscitado advertencias de responsables de la UE haciendo saber que quedaría fuera de la Unión, con el consiguiente riesgo de fuga de capitales y de “corralito” bancario. Así las cosas, hasta la jerarquía católica se ha dividido entre los que apoyan la independencia y quieren tocar las campanas y los que piden el diálogo y el concierto que Rajoy y Mas han sido incapaces de lograr.

Artículos Relacionados

  • Piedra

    Esos tontacos ya no saben qué hacer para llamar la atención. Rajoy y mas demuestran menos cerebro que los mosquitos. A ver si los catalanes los mandan a la mierda de una vez y para siempre y la justicia actúa contra esos pájaros y sus testaferros, que ya es hora.

  • RAMON MORENO PALAUr

    Piedra-Los que parece que os mandan ala mierda son los catalanes con su mayoria absoluta de 72 diputados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend