C’s lidera la alternativa al independentismo en el Parlamento catalán mientras el PP se hunde con Albiol

2

Ana V. Toscano *

C´S_elecciones_arrimadas
Inés Arrimadas y Albert Rivera, anoche, celebran con otros dirigentes del partido los resultados obtenidos por Ciutadans, que convierten al partido en la segunda fuerza de Cataluña / Marta Pérez (Efe)

En sólo diez años de historia, Ciudadanos ha pasado de 3 a 9 y de 9 a 25 diputados en el Parlamento catalán. Números más que destacados para una formación relativamente nueva y cuyo avance parece imparable. Este domingo ha vuelto casi a triplicar el número de escaños conseguidos en 2012 en Cataluña (donde ha pasado del 7,58% de los votos al 17,91%) y su candidata Inés Arrimadas, hasta hace poco una desconocida, será quien lidere a partir de ahora la alternativa al independentismo en el Parlamento catalán.

Publicidad

Anoche ya dejó clara cuál es su hoja de ruta. Ante un panorama que puede convertirse en ingobernable si Junts pel Sí y la CUP no llegan a un acuerdo que les proporcione la mayoría absoluta, pidió la dimisión de Artur Mas y una convocatoria anticipada de elecciones. "La mayoría de los catalanes le hemos dado la espalda a Mas", argumentó. Con este mensaje, dejaba atrás la posibilidad de intentar conformar una alternativa de gobierno frente al soberanismo, algo con lo que ha fantaseado durante toda la campaña electoral.

La alegría de Arrimadas y Albert Rivera, que aprovechó la noche para dar el pistoletazo de salida a su candidatura para las elecciones generales, contrastaba con el rostro serio y frustrado de Xavier García Albiol, que en la sede de los populares catalanes admitía que su resultado no era “bueno” ni el “esperado”.

La apuesta de Rajoy por este político que fuera de Cataluña se dio a conocer por su polémico cartel de “Limpiando Badalona”, ha fracasado. Con Alicia Sánchez Camacho en 2012 consiguieron 19 escaños, pero Albiol ha llevado a los ‘populares’ a ser la quinta fuerza política del Parlamento catalán. Y ya no sólo por detrás de Junts pel Sí, C’s y del PSC, que ha logrado aguantar el tipo con 16 diputados, sino también de Cat Sí que es Pot, que iguala al PP en número de escaños, 11, pero que ha conseguido un porcentaje mayor de votos ( 8,9% frente a un 8,5%).

Quien dio la cara anoche fue, una vez más, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, quien, más que hablar del batacazo de Albiol, se centró en Mas. “Lo que ha hecho ha sido perder, ha fracasado, porque ni tiene mayoría absoluta ni desde el punto de vista hipotético del plebiscito ha ganado, más bien todo lo contrario, ha perdido apoyo”, aseguró. Rajoy fue el único líder político nacional al que ni se le vio en televisión ni se le escuchó en radio ni se le leyó en Twitter, donde se limitó a retuitear los mensajes de la cuenta oficial de su partido para pedir “tranquilidad” a los españoles y recordarles que “el Gobierno va a seguir garantizando la unidad de España”.

Albiol_elecciones_pp
Xavier Garcia Albiol durante su valoración de los resultados de la elecciones catalanas ayer, 27 de septiembre. / Toni Albir (Efe)

Con estos resultados encima de la mesa, y sin olvidar los que se produjeron el pasado mes de marzo en las elecciones autonómicas de Andalucía, lo que está por ver es si pueden ser extrapolables a las próximas elecciones generales.

No es fácil saberlo porque el aldabonazo de Ciudadanos en Cataluña no se debe únicamente −aunque sí en gran parte− al traspaso de votantes del PP, y porque será la primera vez que Ciudadanos se mida en unos comicios de ámbito nacional. Albert Rivera tiene a su favor que nunca ha necesitado pactar con un partido nacionalista para conformar o mantener un Gobierno (como sí han hecho PP y PSOE) y, por tanto, su discurso de que defiende lo mismo en Sevilla o en Murcia que en Barcelona está aún inmaculado. Pero Rajoy lleva semanas anunciado medidas de corte electoralista en el Consejo de Ministros de los viernes y eso también puede afectar a las expectativas de estas dos fuerzas que compiten por el centro-derecha en el ámbito nacional.

Unió, otra gran perdedora

Otra de las incógnitas de los próximos meses será el futuro de Unió Democràtica de Catalunya, otra gran perdedora de la noche. Se ha quedado fuera del Parlament al conseguir únicamente el 2,51% de los votos (el mínimo para obtener representación parlamentaria es del 3%).

Tras 37 años de matrimonio, el precio de su separación de Convergència Democrática ha sido de 13 escaños, una estrepitosa derrota que ha llevado al presidente del Comité de Gobierno de Unió, Josep Antoni Duran, a anunciar que pondrá su cargo a disposición del Consell Nacional de su partido. Muy lejos parecen haber quedado ya los años de poder para UDC, pero su candidato a la Presidencia de la Generalitat, Ramon Espadaler, no se da por muerto: “Pese a no tener ahora representación, sabed que en las próximas elecciones tendremos”, ha advertido.

(*) Ana V. Toscano es periodista.
2 Comments
  1. De muestra un boton says

    UCD se desintegró y se fueron a pastar en AP-PP o PSOE excepto los incondicionales de Suarez al CDS. El PP, el partido de la corrupción española institucionalizada, se desintegrará tras las elecciones de diciembre, y los pocos no corruptos que le queden como militantes se lanzarán en plancha a Ciudadadanos junto con el ala derecha del PSOE, los cachorros de leguina y mister x de los gal. Es el recambio generacional del sistea del franquismo sin franco impuesto por el tirano antes de morir y aceptado por el PSOE infiltrado de franquista y el euroridículo de Carrillo.

  2. Juanjo says

    Con la tabarra que venía dando este partido, por cierto, en varias provincias de Castilla y León (Burgos, por ejemplo) repleto de individuos procedentes de los partidos nacionalistas castellanos (el partido comunero y el PCAS) contra las autonomías y el aforamiento y como lo ha silenciado en estas elecciones. Sobre todo el aforamiento.
    …….. ¿Por qué?

Leave A Reply

Your email address will not be published.