ERC y CDC mantienen 'la conexión' estatal y concurren a las elecciones del 20D

2
cataluña_parlament_independencia
Imagen de la última reunión de la Mesa del Parlamento de Cataluña. / Quique García (Efe)

Esquerra Republicana de Cataluya (ERC) y Convergencia Democrática (CDC) concurrirán a las elecciones generales del 20 de diciembre al Congreso y al Senado, según confirmaron ayer fuentes de ambas formaciones. Esto significa que la 'desconexión democrática' con el Estado español no afectará a las Cortes Generales, máximo órgano de representación del pueblo español y de la soberanía nacional. Pese a ello, el alarmismo del poder central ante la iniciativa independentista registrada el martes en el Parlamento de Cataluña ha llevado, por primera vez en cuatro años, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a concertar con el líder del principal partido de la oposición, Pedro Sánchez, la política antisecesionista.

Tanto ERC como CDC quieren seguir formando parte del Parlamento español. No se les ha pasado por la cabeza llevar la 'desconexión' al extremo de no presentarse a las elecciones generales del 20D, aunque todavía no han decidido si les interesa más hacerlo en colación o por separado. La corriente mayoritaria de ERC es partidaria de que cada partido presente sus propias listas, lo que les obligará a diferenciar sus planteamientos y a medir fuerzas en el electorado nacionalista. CiU consiguió 16 escaños en noviembre de 2011 y ERC se quedó en tres. La separación del partido de Josep Antoni Durán i Lleida, en desacuerdo con el independentismo de Artur Mas, y el descrédito de CDC por los casos de corrupción y financiación irregular, puede inclinar el resultado a favor de ERC que, a su vez, tiene un fuerte competidor en las Candidaturas de Unidad Popular (CUP). El registro de coaliciones termina el 9 de noviembre y de presentación de listas el 16 de ese mes.

Publicidad

La continuidad de los nacionalistas catalanes en el Parlamento facilitará el diálogo y la búsqueda del marco de convivencia que la propia sociedad catalana reclama. Sobre la vocación estatal de los nacionalistas catalanes no hay que olvidar que CiU facilitó el primer gobierno del PP con José María Aznar en 1996 y que, igual que ERC, ha permitido gobiernos estables en minoría al PSOE desde 2004 a 2011. La anulación por parte del Tribunal Constitucional de la previsión del nuevo Estatuto de Autonomía de contar con un Poder Judicial propio y la falta de diálogo y concierto económico y fiscal con Rajoy, cuyo partido recurrió el Estatuo, han sido los factores que más han alentado la ruptura.

La alarma manifestada ahora por el propio Rajoy y sus medios afines "no tiene mucho sentido", según entiende el veterano diputado de ERC Joan Tardà, "porque todo lo que se anuncia ya se dijo antes de las elecciones de septiembre". La propuesta de resolución de Junts pel Sí (JxS) y la CUP de iniciar en el Parlamento catalán el proceso legislativo tendente a la creación de “un Estado catalán independiente en forma de república” es una condición para que los 8 diputados de la CUP faciliten con su voto la investidura de Mas. Así lo entienden casi todos los dirigentes consultados. Tardà asegura a cuartopoder que “no haremos nada que no sometamos previamente al conocimiento y la consulta de los ciudadanos de Cataluña. En este caso, no hay un solo punto que no se haya sometido al veredicto de las urnas. Existe un mandato democrático de JxS en las últimas elecciones y a nadie puede sorprender que hagamos todo lo posible para cumplirlo”.

Con todo, la 'declaración de voluntad soberanista' y la aplicación de la 'hoja de ruta', que incluye una consulta en el plazo de 18 meses y unas eventuales elecciones constituyentes si el resultado es favorable a la independencia, ha llevado por primera vez al presidente Rajoy a apoyarse en el secretario general del PSOE, Sánchez, al que ayer citó en La Moncloa (un almuerzo de una hora) para concertar y anunciar el compromiso de “trabajar coordinadamente en defensa de la Constitución, la unidad nacional, la soberanía nacional y la igualdad de los españoles”, según los términos de los escuetos comunicados emitidos por el PSOE y por La Moncloa.

Rajoy ha incluido en el 'bloque constitucional' al presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, con el que ha hablado por teléfono y podría reunirse en las próximas horas. Pero no así a los dirigentes de Podemos, Pablo Iglesias, ni de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón, por estimar que sus planteamientos favorables a una consulta, aunque contrarios a la independencia de Cataluña, no caben en su esquema y desbordan el marco constitucional. De momento, el acuerdo entre Sánchez y Rajoy, extensible a C's, pasa por obstaculizar al máximo la aprobación de la resolución soberanista en el Parlamento catalán y recurrirla después al Constitucional.

Antes de acudir a la reunión en La Moncloa, Sánchez escuchó el parecer de los dirigentes regionales del PSOE en el Consejo Político Federal. La presidenta andaluza, Susana Díaz, resumió que el reto separatista no es sólo del presidente Rajoy, sino de todos los partidos. Como se sabe, el PSOE rechazó la última reforma de la ley del Tribunal Constitucional que permite sancionar e inhabilitar a los presidentes autonómicos que incumplan las sentencias del alto tribunal y apuesta por la reforma de la Constitución para implantar un Estado federal.

2 Comments
  1. javier mateo says

    Si ERC y CDC no quieren ser España, por que van a las «Elecciones» del 20D. Someterse a las leyes de la Monarquía? De los «colonizadores»?. Es um absurdo!!!El poder hace cualquier negocio………

  2. Piedra says

    Malos actores de un tragicomedia absurda para ocultar latrocinios y abusos de poder. ¡Qué verguenza!

Leave A Reply

Your email address will not be published.