Lidia Falcón seguirá en IU y pedirá el voto para Alberto Garzón

FALCON_LARA
Lidia Falcón, junto a Cayo Lara, cuando anunció la incorporación del PFE a IU. / Efe

El Partido Feminista de España (PFE), liderado por la histórica activista Lidia Falcón, decidió ayer en asamblea permanecer en IU y pedir el voto para Unidad Popular-Izquierda Unida, la candidatura encabezada por Alberto Garzón, así como hacer campaña por esta opción electoral para los comicios del 20 de diciembre. Este partido celebró la asamblea en Madrid y debían decidir si permanecían en la coalición izquierdista tras la polémica que se dio en las primarias para elegir a los candidatos de UP-IU en Sevilla. Tras repetir el proceso de primarias, la dirigente feminista se retiró de la lista, en la que ocupaba el segundo puesto, denunciando «el lamentable y vergonzoso proceso que se ha seguido en las primarias de Unidad Popular para confeccionar la lista en la provincia de Sevilla y el sectarismo mostrado por el Partido Comunista de Andalucía (PCA), que ha sido secundado por el PCE e IU».

El PFE entró en IU el pasado verano, tal y como adelantó cuartopoder.es en aquel momento, con la intención de aportar de cara a estas elecciones sus reclamaciones feministas y su experiencia en este ámbito. De esta manera, el partido liderado por Falcón continuará en la coalición ya que «el programa de Unidad Popular es el único que recoge todas nuestras exigencias feministas», según asegura la propia Falcón a este medio. Unas reclamaciones que van desde «la abolición de la prostitución» hasta «medidas reales para proteger a las mujeres frente a la violencia machista». Entre estas medidas, Falcón subraya: «Tenemos que modificar la Ley contra la Violencia de Género para igualar a todas las víctimas, por un lado a las protegidas por la ley, las compañeras y esposas de los maltratadores, pero también al resto que quedan sin proteción, las hijas, madres, vecinas y prostitutas». «Esa diferenciación vergonzosa se ha de eliminar, además, la carga de la prueba debe recaer sobre el maltratador y no sobre la víctima», añade. «La miseria es la principal causa por la que una mujer cae en la prositución, por ello el programa recoge la igualdad en los salarios y en las pensiones, que hoy son el 38 por ciento más bajas que las de los hombres», continúa la dirigente feminista. «Todo esto se ha sumado en el programa de Unidad Popular, así como otros temas como la enseñanza del feminismo en las escuelas y universidades, se ha asumido prácticamente íntegramente nuestro programa, por eso seguimos en la coalición», prosigue.

Publicidad

Las feministas han comparado en la asamblea los programas electorales de otras opciones políticas. «Podemos está en la indefinción, que es lo que le gusta, también sobre el aspecto de la abolición de la prostitución», comenta Falcón a este medio, quien considera que «Ciudadanos está a favor de regularizarla, parece que este partido debe cobrar de las comisiones de los proxenetas, pues piden que paguen impuestos las prostitutas, es decir, que el Estado sea prostituidor». «El PP no dice nada del tema y, en el PSOE, algunas de sus sensibilidades sí que están por la abolición, pero como no quieren perder los votos de los clientes de prostíbulos, no recogen este tema como sería apropiado», analiza la feminista. «España es uno de los países en los que más se frecuentan los prostíbulos», relata. Sobre Podemos y Equo recuerda: «Nosotras, hace un tiempo, impulsamos el Pacto Feminista por las Mujeres y llamamos a todos los partidos a que se unieran. Podemos y Equo nos dijeron que no podían porque pedíamos la abolición de la prostitución».

La incorporación de la abolición de la prostitución en el programa de Unidad Popular era una línea roja para que el PFE siguiera en IU e hiciera campaña por Alberto Garzón. «La inclusión de este tema en el programa no ha sido una batalla muy dura, pues el PCE ya se había pronunciado por la abolición de la prostitución y otras formaciones de dentro de la coalición también», declara Falcón, para quien también tiene mucha importancia que el programa de esta candidatura recoja reclamaciones de la izquierda como «la salida de la OTAN, el cierre de las bases militares norteamericanas, la supresión de los Acuerdos con la Santa Sede, la apuesta por la República y la reclamación de una escuela pública, gratuita y laica».

Aún así, «ha habido algunas voces críticas minoritarias en la asamblea que estaban muy molestas por cómo había sucedido todo el proceso de primarias en la confección de las listas de Sevilla», explica la dirigente, que describe que «al constatar que el programa incluía todas sus reclamaciones han apostado por continuar en IU y apoyando esta candidatura». «Hemos tenido un debate apasionado, pero cordial, y hemos entendido que no resulta estratégicamente correcto que a los dos meses de entrar en IU nos fuéramos y que, lo fundamental es que el programa es de izquierdas y feminista», reitera. «Es el único programa verdaderamente de izquierdas y feminista», concluye.